Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Yebra baila un 'Romeo y Julieta' que realza el papel masculino

Dokumentuaren akzioak

Yebra baila un 'Romeo y Julieta' que realza el papel masculino

El bailarín vasco interpreta hoy en peralada la versión coreográfica de yuri grigoróvich

Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Tokia
Barcelona
Mota
Albistea
Data
2008/08/17

Ésta será la quinta versión del ballet basado en la tragedia de William Shakespeare y con música de Sergei Prokófiev que Yebra baila y la primera que lo hace en la adaptación con libreto, coreografía y puesta en escena del coreógrafo ruso.

De Romeo y Julieta existen bastantes versiones y en la de Grigoróvich (1927), director artístico del teatro Bolshoi en sus años dorados, "se le da una importancia fundamental en sus valores, en todo, al hombre", indicó Yebra.

Esa importancia del papel masculino en una coreografía en la que el bailarín lleva el peso principal del ballet la resaltó por primera vez Grigoróvich en Espartaco y en Iván el Terrible , papel que Yebra interpretó en Moscú en 2004.

En este Romeo y Julieta , según Yebra, "te das cuenta de que Romeo tiene casi más relevancia que Julieta, sobre todo a nivel técnico y coreográfico". Esa singularidad del coreógrafo destacada por Yebra "se repite en todas sus versiones, como la de El Lago de los cisnes en la que se aparta de lo que era el ballet clásico hasta el momento".

La diferencia radica sobre todo en el tercer acto original, casi un monólogo interpretativo de Julieta, de un ballet que Grigoróvich ha coreografiado en dos actos y un solo intervalo, en el que da más importancia a las entradas de Romeo, apuntó Yebra.

Esas entradas de Romeo (Yebra) se escenifican cuando empieza "el paso a dos" junto a la cama de los amantes, la noche que están juntos, una vez que Romeo ha matado a Teobaldo, cuando empieza a desarrollarse la tragedia.

El papel de Romeo es "muy importante" para el bailarín "porque, dentro de las experiencias de ballet de repertorio, es una de las historias representativas más interesantes a la hora de desarrollarlas, porque tienes un personaje dramático y esos papeles son más interesantes".

Yebra no señaló ningún ballet como su preferido, aunque ha dicho que lo que le gusta sobre todo "es interpretar, poder ofrecer emociones y por ello me llama más la atención una coreografía con argumento o una historia, más que algo abstracto", pese a que también "hay muchas maneras de contar historias sin argumento, que son muy divertidas".

Bailarín invitado del Ballet del Kremlin en Peralada, en donde actúa junto a Natalia Balahnicheva, en el papel de Julieta, Yebra volverá a interpretar el papel en Moscú a principios de 2009 con motivo del homenaje que se rendirá a la esposa de Grigoróvich, fallecida recientemente, para la que el coreógrafo creó el papel de Julieta.

Yebra se desplaza a Peralada tras terminar su actuación en Giselle en el monumental complejo arqueológico de las romanas termas de Caracalla, complejo de baños de la Roma imperial en donde el Teatro dell'Opera de Roma se traslada durante la temporada lírica de verano. El bailarín tiene otros compromisos con la danza clásica que pasan por la escuela que abrió en Bilbao hace dos años y de la que se siente "muy orgulloso" porque "está funcionado muy bien", con 150 alumnos.

El bailarín vasco Igor Yebra.Foto/ N.G.



Dokumentuaren akzioak