Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Y tú, ¿por qué bailas?

Dokumentuaren akzioak

Y tú, ¿por qué bailas?

Crítica, Ballet de Biarritz Junior 2

Egilea
Teobaldos
Komunikabidea
Diario de Noticias
Mota
Kritika
Data
2007/05/10

La primera obra -Paradizo - tiene el gran mérito de unir la tradición folclórica vasca con el universo del ballet clásico. Sobre música del Renacimiento inglés, los bailarines se apropian de los pasos de la espatadantza, elegante baile donde los haya, estilizada, además, por la figura de los bailarines clásicos. Hay apuntes de jota, también, y evocaciones de otros bailes. Todos muy bien encajados en la música.

En el adagio del concierto para piano de Mozart brilla la coreografía íntima y luminosa de Thierry Malandain -director del Ballet de Biarritz-. Es un dúo amoroso, a ras de suelo, descubridor del cuerpo del otro, muy bien realizado por los bailarines.

La coreografía ideada por Christophe García para el repaso que se da a los grandes ballets del repertorio juega con cierta deconstrucción, sobre todo en los finales, de las grandes coreografías clásicas. Hay mucha pedagogía al hacer bailar al cuerpo de baile los comprometidos pasos clásicos, y mucho sentido del humor al combinar la música tan romántica con pasos modernos que rompen la simetría. Los bailarines se lo pasan muy bien con estas músicas tan de repertorio, y a la vez tratadas tan novedosamente. Esto mismo ocurre con la coreografía de Malandain sobre el Vals de las flores del Cascanueces : es una música tan manida y evidente en su tres por cuatro, que deja que los bailarines se recreen hasta el tarareo de la melodía.

Muy acertada, también, la estética de los contrarios para laSheherazade en camiseta de tirantes, de Rimsky-Korsakov. Gaël Domenger parte del juego de cualquier pareja de jóvenes en la hierba de un parque. La indumentaria, tan cotidiana, y la música marcan esa atemporalidad del tema amoroso. Me gustaron muy especialmente algunos pasos, como el caminar de la bailarina sobre las piernas del bailarín tumbado en el suelo. Lo cierto es que los dúos se lucieron en compenetración a lo largo de todo el espectáculo.

Cerraba el programa una marchosa coreografía de Malandain sobre música de Gershwin. Todos los ritmos cubanos puestos al servicio de unos bailarines que, por su juventud, están encantados de meterse de lleno en la danza jazz-pop, o como queramos llamarla. Pero, eso sí, junto a esa aparente libertad de movimiento corporal, todo queda trazado en una rigurosa simetría que obliga a los bailarines a encajar esa libertad en los estrictos parámetros de la coreografía. Así se completa la belleza. Y así se van haciendo los grandes bailarines.

Programa: Paradizo.
Coreografía: Christine Grimaldi.
Música: Anthony Holborne. Les Reveuses de Cristophe García/Murgmuller, Adam, Minkus. Sherezade de Gäel Domenger / Rimsky-Korsakov. Mozart A 2 , de Thierry Malandain / W.A. Mozart. El Vals de las flores , de Thierry Malandain / Tchaikovsky. Obertura cubana , de Thierry Malandain / George Gershwin.
Día y lugar: 27 de abril de 2007. Auditorio de Barañáin.

Dokumentuaren akzioak