Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Y sin embargo se mueve

Dokumentuaren akzioak

Y sin embargo se mueve

Iratxe de Arantzibia, Periodista y Crítica de Danza

Komunikabidea
Euskonews
Mota
Albistea
Data
2012/01/20
Lotura
Euskonews

La alargada sombra de la crisis ha reinado a lo largo y ancho del recién expirado 2011.1 El mundo del arte, en general, y de la danza, en particular, no ha sido ajeno a su influjo: compañías que se disuelven, revistas y portales web especializados que desaparecen, escasez y bajo perfil de la programación de danza, demora “sine die” del pago de actuaciones y, sobre todo, muchos apuros del sector para llegar a fin de mes. Acostumbrada a las estrecheces económicas, la crisis ha ralentizado el estado de ebullición en el que se encuentra la danza en Euskadi, en los últimos tiempos.

En el plano político, el cambio de gobierno supuso la interrupción del Plan Vasco de la Cultura, un proceso largamente dilatado en el tiempo, y su sustitución por el Contrato Ciudadano por las Culturas. A fecha de hoy, el Ejecutivo de Lakua ha presentado y convocado varias reuniones del Consejo Vasco de la Cultura —con tres representantes de danza— y ha puesto en marcha el grupo operativo sectorial, cuya misión consiste en priorizar los ejes de actuación en este ámbito. Las elecciones de mayo trajeron importantes cambios en el mapa político. Esto se tradujo en diferentes líneas de trabajo de cada una de las Diputaciones Forales. En este sentido, señalar la puesta en funcionamiento de DantzaBiz, Comisión de Asesoramiento en Bizkaia, o el Dantzagune de Gipuzkoa. Uno de los aspectos clave para la vertebración del sector se encuentra en el plano educativo. En ese punto donde convergen Educación y Cultura deberían darse avances para poder poner las bases en los estudios para formar bailarines y coreógrafos. Actualmente, el Conservatorio Municipal “José Uruñuela” de Vitoria-Gasteiz sólo puede expedir titulaciones de grado elemental y medio, a la espera de que el inicio de la actividad en “Eszenika” o Centro Superior de Artes Escénicas en Bilbao pueda subsanar parte del déficit.

Los protagonistas de la 7ª Gala “Los vascos y la danza”

Los protagonistas de la 7ª Gala “Los vascos y la danza” (De izda a dcha): Javier Amo, Maira Fontes, Jon Ugarriza, Andoni Aresti, Itziar Mendizabal, Johannes Stepanek, Beatriz Pérez y Roberto Hernández, al finalizar la 7ª Gala “Los vascos y la danza” con 15 minutos de aplausos.
Foto: Iratxe de Arantzibia

El vigor de las Asociaciones

Ser la “cenicienta” de las artes no ha impedido que la danza continúe con su día a día. En Euskadi, la organización del sector mediante asociaciones ha dado sus frutos. Probablemente, la Asociación de Profesionales de Danza de Gipuzkoa, creada en 1982, sea la más antigua en activo en el País Vasco. Nació con la intención de organizar cursillos complementarios para sus alumnos en fechas vacacionales y, desde 1996, celebra el Día Internacional de la Danza (29 de abril). A partir de 2003, estas actividades fueron denominadas el “Mes de la Danza” y comprenden la exhibición de barra clásica en la barandilla de La Concha, los Premios de la Danza —el pasado año recayeron en Asier Edeso (Ballets de Monte-Carlo) el Premio Revelación, y en la profesora Mª Teresa Fagoaga, el Premio Dedicación a la Danza—, la Gala del Día de la Danza, una muestra de escuelas o la exhibición callejera “Dantza Kalean”.

Muy importante para la creación de conciencia de grupo fue el nacimiento en 2003 de la Asociación de Profesionales del País Vasco (ADDE), que agrupa, principalmente, a coreógrafos y bailarines contemporáneos y cuya función es impulsar el desarrollo social, educativo, laboral, cultural y artístico de la danza desde la experiencia, el compromiso y la reflexión conjunta. En 2006, la Asociación Bilbao Ballet Elkartea (ABBE) irrumpió con mucha fuerza en el paisaje de danza. De carácter cultural, esta entidad busca, entre otras cosas, fomentar la programación de espectáculos de calidad y el apoyo a la enseñanza y formación de nuevos valores. De sus líneas de actuación sobresalen la Gala “Los vascos y la danza” y el Premio Bilbao para Jóvenes Bailarines.

Igor Yebra en “Giselle”

Igor Yebra en “Giselle”. Igor Yebra interpretó uno de sus papeles emblemáticos en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao.
Foto: Sigried Colomyes

El pasado verano, la asentada Gala “Los vascos y la danza” tomó la calle y cautivó a 9000 espectadores en la explanada de Abandoibarra, durante la Semana Grande de Bilbao. Destacaron en la sexta edición, que tuvo lugar el 27 de agosto, Itziar Mendizabal (Primera Solista del Royal Ballet de Londres) e Iker Murillo (Solista del Basel Ballet). Dos meses después, el Auditorio del Palacio Euskalduna de Bilbao fue el escenario de la 7ª Gala “Los vascos y la danza”, que ofreció el estreno absoluto de la producción “Kai”, sobre las canciones de “Lau teilatu” y “Baga biga higa”, con coreografía de Jon Ugarriza, y protagonizado por Itziar Mendizabal. Además, Javier Amo (Primer Solista del Ballet de la Ópera de Munich) tuvo la oportunidad de actuar en casa por primera vez, ese 29 de octubre. En diciembre, ABBE organizó el 6º Premio Bilbao para Jóvenes Bailarines. Esto sólo citando a tres de las Asociaciones de danza que operan en Euskadi.

Clásicos de oro

Se calcula que existen alrededor de sesenta bailarines vascos en el extranjero. Ellos podrían formar a la siguiente generación de bailarines y convertir a Euskadi en un foco reseñable. Dentro de la danza académica, viven una época dorada Lucía Lacarra (Bailarina Principal del Ballet de la Ópera de Munich), Igor Yebra (Estrella del Ballet de la Ópera de Burdeos), Alicia Amatriain (Bailarina Principal del Ballet de Stuttgart) e Itziar Mendizabal (Primera Solista del Royal Ballet en Londres). Constantemente premiados y con el favor del público, sus actuaciones son noticia obligada.

Por citar un ejemplo, sólo en abril de 2011: el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián acogió la Gala “Alicia y las maravillas del ballet”, protagonizada por Alicia Amatriain, los días 2 y 3; Lucía Lacarra recibió el Premio del Público en el Festival “Dance Open” de San Petersburgo, por su interpretación del paso a dos “Thais”, con coreografía del desaparecido Roland Petit. La artista guipuzcoana obtuvo el galardón el día 4; Igor Yebra se adentró en “Giselle”, los días 29 y 30, en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao.

Otros estilos, otros caminos

El estrechamiento de los lazos de cooperación con el Malandain Ballet Biarritz ha desembocado en la creación del Centro Coreográfico Transfronterizo “Ballet-T”. En Bizkaia, la sala alternativa “La Fundición” ha celebrado sus bodas de plata (1986-2011) impulsando trabajos de corte vanguardista y los festivales “Dantzaldia” y “Lekuz leku”. En otra línea, la compañía donostiarra Verdini Dantza Taldea se encuentra próxima a conmemorar sus dos décadas de existencia, realizando la integración de la discapacidad mediante la danza. Donde la actividad es incesante en el mundo de la danza tradicional. Con la intención de buscar nuevas sendas sumando el plus del lenguaje contemporáneo —“Karrikan” de Kukai o “Burnia” de Aukeran—, en versión más tradicional —“Aunitz urtez” de Argia— o destinada para el público infantil —“Buba” de Kresala—, la danza tradicional vasca dio sobras muestras de vitalidad a lo largo de 2011. Como trampolín hacia la profesión, Dantzaz continúa su labor.

Verdini Dantza Taldea

Verdini Dantza Taldea en “Dantzaria naiz”. La coreógrafa Isabel Verdini y una componente de Verdini Dantza Taldea.
Foto: Verdini Dantza Taldea

Euskadi es la cuna de importantes bailarines y coreógrafos, a nivel asociativo posee entidades con gran tradición y actividad, en lo político se está intentando cocinar la danza de los próximos años y es, además, escenario de estrenos mundiales y lugar donde recalan importantes compañías mundiales, ¿qué es lo que falla? Dando por sentado que puede haber un público para cada producto, entre el cartel de ‘no hay entradas’ y un aforo vacío, falta algo a construir por todos: una cultura de danza. Se pierde mucho tiempo en extensas reuniones donde contemporáneos, clásicos y tradicionales luchan más diferenciarse y defender su cuota de poder que por aunar fuerzas por la danza. Cuestión de aprovechar sinergias, porque, mientras la danza “eppur si muove”2 (y sin embargo se mueve).

1 Fotografía cabecera: Alicia Amatriain en el Teatro Victoria Eugenia. Alicia Amatriain interpretando “La muerte del cisne”. Foto: Gorka Bravo.

2 Eppur si muove: Y sin embargo, se mueve. Polémica frase pronunciada por Galileo Galilei después de ser obligado a renegar de la visión heliocéntrica del mundo ante la Santa Inquisición. Desde el punto de vista simbólico, significa la tenacidad de la evidencia científica frente a la censura de la fe.

Dokumentuaren akzioak