Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka «Hay que volver a crear el Ballet de Euskadi»

Dokumentuaren akzioak

«Hay que volver a crear el Ballet de Euskadi»

Egilea
Garatzi Barriuso
Komunikabidea
El Correo
Mota
Elkarrizketa
Data
2011/01/29

 

Londres, Berlín, Suiza, Japón y Portugal han sido testigos de la evolución de Jon Ugarriza Rodríguez (Bilbao, 1978) en su vida comobailarín. Formado en la escuela de Víctor Ullate de Madrid, ha trabajado con la elite del mundo de la coreografía: William Forsythe,Uwe Scholz, Kylian y Bejart, entre otros, avalan su dilatada trayectoria. Retirado de los escenarios como bailarín solista desde 2007 es, en la actualidad, director de la empresa cultural MasQdanza.El pasado mes de junio el

Palacio Euskalduna acogía la coreografía ‘Irheki’de Jon Ugarriza. Pronto, la calidad que desprenden sus piezas volverá a deleitar con la nueva versión de ‘Romeo y Julieta’.

Tras 14 años en el extranjero vuelve a Bilbao ¿tendrá muchas ganas de emprender nuevos proyectos?

– Sí, hay mucho trabajo por hacer, como crear piezas de calidad para que las instituciones tengan referencias. Es importante seguir trabajando duro y presentar al público vasco el talento que existe.

¿Cómo describiría la situación de la danza en el País Vasco?

– Hasta que no tengamos nuestra propia compañía,como era antes el caso del Ballet de Euskadi, no se puede hablar. Por el momento, se están haciendo galas, se invita a compañías extranjeras…. pero

es tiempo de dar un paso adelante y crear de nuevo el ballet de Euskadi, para poder estar orgullosos de ello.

¿Diría que el País Vasco se queda atrás respecto?

– En Euskadi hay trabajos interesantes y propuestas diferentes en todas las modalidades de la danza contemporánea, pero sin ballet de Euskadi nos quedamos atrás.En Europa tienen la posibilidad de mostrar todo su repertorio, cosa imposible en nuestro caso.En Alemania o Suiza, por ejemplo, existe una compañía por cada ciudad. Sería muy interesante tener una compañía de ballet propia, ya que crearía puestos de trabajo y supondría una motivación para la gente que en estos momentos se encuentra estudiando danza.

¿Qué opinión le merece el Centro Superior de Artes Escénicas ‘Eszenika’?

– Es un proyecto muy positivo. Su trabajo podría tener mucha repercusión a nivel internacional.

Espero que los proyectos relacionados con la danza sean mirados al detalle por parte del Gobierno vasco.

¿Siente que faltan infraestructuras o apoyo por parte del Gobierno para llevar a cabo nuevas iniciativas?

–Falta conocimiento en el ámbito de la danza. Sí hay apoyo por parte del Gobierno, mediante

subvenciones para creaciones. Se trata de algo muy positivo, porque mucha gente puede disfrutar de ellas; además, dan la posibilidad de que se creen piezas de diferentes estilos, y que surjan nuevas ideas y talentos.

¿Qué labor deben desempeñar los colegios a la hora de educar?

– Falta educación en danza en los colegios.En el extranjero, los niños se acercan cada año del colegio a las instalaciones de los teatros, para visitarlos y ver cómo trabaja un bailarín y cómo es la profesión.De este modo, se les educa. Es una labor que nos toca a nuestra generación, que hemos vivido con todo ello y vemos que funciona.

¿Cuáles son las nuevas tendencias en coreografía?

– En general, se mueven los mismos coreógrafos. Pero algo se está moviendo.Hay nuevos

coreógrafos que están dando una vuelta a todo con una frescura increíble. Es el caso de David Dawson, que crea unas piezas llenas de belleza y sensibilidad, ballets como ‘Giselle’, basados en una técnica neoclásica pero actual. ¡Es una maravilla!

¿Debería aumentar la presencia de la tecnología en la danza clásica?

– Siguen existiendo las ‘compañías reliquia’: aquellas que ponen en marcha proyectos con un presupuesto bajo y de poca calidad. Pero se está innovando mucho en la danza clásica, con montajes nuevos y utilizando diversos recursos.

¿Cómo definiría el ballet: arte o espectáculo?

– El ballet es el arte por excelencia, me lo ha dado todo:me ha ayudado a madurar, a sentir,

a expresarme sin palabras y me ha enseñado los sentimientos más profundos y bellos. Es arte y espectáculo.

¿Qué cualidades conforman un bailarín completo?

– Las únicas cualidades que hacen falta son inteligencia y tener ilusión por conseguirlo.Un bailarín completo se formadurante toda su trayectoria, cuantos más estilos y conocimientos se tengan en el

repertorio personal, mejor;por ello, es vital formar parte de varias compañías de diferentes países para ver el trabajo y los estilos que existen.

Pero es una disciplina poco mediática.

–Depende del país. En el extranjero hay miles de programas de cultura o ballet clásico y contemporáneo. Es otra mentalidad y creo que la gente de aquí debería adquirirla.

La del coreógrafo parece una profesión solitaria. Por el contrario,conlleva muchas horas de trabajo en equipo.

– Todos los buenos coreógrafos saben trabajar muy bien en equipo.A mí me gusta crear para los bailarines, me gusta ver cómo evolucionan en el movimiento. Siempre aportan cosas diferentes que ayudan a la creación.

Escenario: Japón

¿Cuál es el mejor escenario donde ha actuado?

–En Japón: todo funciona, última tecnología…Es increíble ver todo lo que pasa detrás del escenario. Aún así, lo que más ilusión me ha hecho es bailar en el Palacio Euskalduna de Bilbao, en mi despedida de los escenarios como bailarín en activo.

¿Qué es la ovación del público?

–Todo, es lo más importante. Todos los problemas se olvidan en ese momento y es cuando cojo oxigeno para el siguiente proyecto.Como coreógrafo, es muy importante el público y siempre lo tengo en mente a la hora de crear. Cada espectáculo va dirigido a un público en particular, por

eso las coreografías son tan diferentes.

Si tuviera que elegir la coreografía con la que más a gusto se ha sentido…

– Todas, cada una de ellas es parte de mí, un sentimiento del momento de creación.Probablemente,

la que más haya emocionado a la gente en directo es la de Txoria Txori, de Mikel Laboa.

Sus coreografías se suelen centrar en los estilos neoclásico y contemporáneo pero, ¿se podría decir que tiene un estilo propio?

–He viajado por todas partes y he aprendido bien los estilos que existen, trabajando con los mejores coreógrafos del momento tanto de clásico, neoclásico o contemporáneo pero, sobre todo, en mis creaciones llevo las raíces de mi tierra. Sí tengo un estilo propio, por mi formade crear cada pieza; sin embargo, varía dependiendo de los bailarines y lugar para el cual sea representada.

Dokumentuaren akzioak