Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Viejos pasos para abrir caminos nuevos

Dokumentuaren akzioak

Viejos pasos para abrir caminos nuevos

Partiendo de la danza tradicional vasca, y al frente de sus respectivas compañías, Jon Maya y Edu Muruamendiaraz llevan años apostando por la innovación

Egilea
Nera Azurmendi
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Erreportajea
Data
2007/06/11

Con sus compañías llevan caminos propios y bien diferenciados, realizando propuestas distintas y personales, pero coinciden en lo básico: en afirmar que el baile tradicional no tiene por qué verse restringido al terreno del folklore -muy respetable, por otra parte-, sino que les facilita herramientas y recursos para expresarse, para experimentar y para abrir nuevos caminos, contando otras historias a otros públicos.

Los inicios. «En 1996, después de haber ganado tres años consecutivos el campeonato de Euskadi de baile al suelo por parejas de Segura y, en solitario, el de aurresku de Pasaia, sentí que los concursos ya me habían dado todo lo que me podían dar y mi objetivo estaba cumplido, pero seguía teniendo ganas de bailar, de hacer algo nuevo», recuerda Edu Muruamendiaraz. Comenzó con una pequeña coreografía de corte todavía tradicional en la que sobre todo cambió elementos como el vestuario o la iluminación. Y, poco a poco, «nos fuimos metiendo en un mundo, el del baile contemporáneo, que para nosotros era completamente nuevo y en el que nos hemos ido formando, al tiempo que intentábamos ir haciendo evolucionar la danza tradicional en contacto con otras disciplinas». Así surgió Aukeran, que tomó su nombre de la primera coreografía que montaron con una pequeña subvención del Gobierno Vasco. En general, «al público le gustaba», pero tampoco olvida que «algunos nos dieron unos palos tremendos. Ahora a nadie le extraña que bailemos en calzoncillos, pero la primera vez que bailamos con un chaleco de calle o cambiamos el pantalón blanco por las mallas tuvimos que oir de todo».

Cuando en 1999 Jon Maya participó como dantzari en el renovador y multidisciplinar proyecto Upeletan Erronka del grupo Laxok, todavía le quedaban por vestir varias de las siete txapelas que ha conquistado en el campeonato de Euskadi de aurresku guipuzcoano de Pasaia. Al final de aquella experiencia, en 2001, «tenía ya la inquetud de que la danza tradicional, más allá del folklore, podía utilizarse en otros formatos, para crear otros espectáculos y contar otras cosas, con otros valores distintos de los tradicionales». Y así surgió Kukai, en estrecha relación desde su origen con Tanttaka Teatroa. De hecho, Mireia Gabilondo es la guionista y directora de los dos espectáculos de larga duración del grupo, cuyas coreografías ha creado Jon Maya.

Las propuestas. Uno de los objetivos iniciales de Kukai, como consecuencia también de esa relación casi fundacional con Tanttaka, fue «dotar a la danza de un argumento, y utilizarla para contar una historia». La experiencia de los niños vascos que en plena guerra tuvieron que abandonar Euskadi o el mundo de Jorge Oteiza constituyen el material narrativo de sus dos espectáculos, más tradicional el primero y de estética más contemporánea el segundo. También Aukeran presta una especial importancia al argumento en los espectáculos que viene creando y representando desde hace diez años y, en su caso, firman los guiones de los mismos dos profesionales con mucha experiencia en la escena vasca, Garbi Losada y José Antonio Vitoria.

Pero, ¿que nombre se le puede dar a ese cruce entre disciplinas, a esa convivencia entre lo tradicional y lo moderno?. «A lo que nosotros venimos haciendo desde hace diez años le han llamado de todo -recuerda Edu Muruamendiaraz, con más de 300 representaciones con Aukeran en su haber-, incluyendo cosas como danza neotradicional. En cualquier caso, nuestro objetivo es ser una compañía de danza estable que se basa en la danza tradicional para hacer su propio camino. Yo tomo de la danza tradicional los elementos que más me interesan y, aunque cambie el contexto y la estética, mantengo lo que creo que debo enseñar de nuestros bailes. Hay elementos tradicionales que nunca faltan ni faltarán en mis coreografías. Reconozco que cada vez somos más arriesgados y que hemos evolucionado mucho, sobre todo a la hora de cuidar los espectáculos».

Las etiquetas tampoco preocupan mucho a Jon Maya: «Nosotros no hacemos folklore o danza tradicional, pero nuestra danza tiene una base tradicional, porque es lo que mejor sabemos hacer y es el mundo del que procedemos. Lo decimos con orgullo, y constituye la identidad de la compañía», afirma Jon Maya. «Queremos crear un espectaculo de danza, y la herramienta principal que utilizamos para ello es la danza tradicional vasca, junto con otros muchos recursos. Si se explican bien las cosas, no hay ningún problema. A unos les gusta mucho y a otros nada, pero eso es lo normal».

Los dos reivindican la tradición, pero mantienen relaciones distintas con ella desde el punto de vista profesional -ambos enseñan danza- y artístico. Maya procura en la Escuela de Música y Danza de Errenteria «dar continuidad a la tradición, porque sería peligroso empezar a hacer experimentos sin conocer la base». Está vinculado a la danza tradicional a través del grupo Ereintza, que dirige. Muruamendiaraz trata de transmitir a sus alumnos o a los grupos con los que colabora -como Oinkari de Villabona, que estrena espectáculo esta misma semana- una impronta más personal.

La percepción. Etiquetas al margen, tanto Aukeran como Kukai se han ido integrando con normalidad en los circuitos de teatro y danza, tanto en Euskadi como fuera de aquí. Que es, por cierto, donde han obtenido las mayores satisfacciones. «Fuera -subraya Muruamendiaraz- el público te juzga sin prejuicios; gusta lo que haces, o no gusta. Y generalmente, gusta». «También aquí -prosigue-, la respuesta que tenemos del público es muy buena, pero estamos en una especie de tierra de nadie entre la danza tradicional y la contemporánea. Deberían apostar más por la danza en general, y también por este tipo de propuestas. Recibimos palmaditas, pero nos ayudan menos que a otras compañías». Maya afirma que «cuando el público valora lo que haces solo en términos de danza es cuando mayores satisfacciones obtienes». E ilustra su afirmación con una anécdota muy significativa: «Preparamos una pequeña coreografía para la entrega de los premios Max, en Bilbao. La crítica de fuera habló de una compañia vasca que realizó un gran trabajo. Los de aquí dijeron que cinco jóvenes ataviados con trajes bailaron un aurresku».

EDU MURUAMENDIARAZ

Nació en Bergara en 1965.
Compañía: Aukeran Dantza Konpainia.
Creación: 1997.
Componentes: En el último espectáculo intervienen doce bailarines.
Espectáculos: Tras Aukeran, la breve coreografía que marcó origen del grupo, han creado tres espectáculos de larga duración: Sutargi (2001), Izena duen guztia omen da (2003) y Bideak (2006), que recorre la trayectoria de una década.
Web: www.aukeran.com

JON MAYA

Nació en Errenteria en 1977.
Compañía: Kukai Dantza Konpainia.
Creación: 2001.
Componentes: Siete.
Espectáculos: 1937-Gogoaren bidezidorretatik (2002); Otehitzari biraka (2005), ambos en colaboración con Tanttaka Teatroa. Taupadak-Latidos (2007), en colaboración con Logela Multimedia.
Web: www.kukai.info

Dokumentuaren akzioak