Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Una ficción en los Pirineos llevada a la euskal dantza

Dokumentuaren akzioak

Una ficción en los Pirineos llevada a la euskal dantza

Gero Axular Dantza Taldea estrena 'Xereta', con 120 bailarines y 11 músicos, mañana y el domingo en el Principal

Egilea
Enrike Mingo
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Albistea
Data
2011/03/25
Lotura
Diario Vasco
Alrededor de una hora y media dura 'Xereta', un libreto con 22 coreografías en el que los ritmos tradicionales de la euskal dantza como el arin-arin o el fandango se mantienen junto con banakos y zortzikos, con la adaptación de melodías populares como 'Agur Zuberoa' o el villancico 'Ator, ator', que tienen tal variación rítmica que las hace «casi irreconocibles», comenta Juan Luis Unzurrunzaga, director artístico y creador de las coreografías.
Para la obra, que fue pergeñada en la Semana Santa de 2010, «aunque los ensayos comenzaron en septiembre», Gero Axular cuenta con un total de 120 bailarines -a partir de 14 años- y once músicos, gran parte de ellos alumnos de la ikastola «aunque también se han incorporado al grupo chavales externos». Al igual que en el baile, que trata de adaptar a los nuevos tiempos los ritmos de la euskal dantza, en la música, «que se interpreta toda en directo», se combinan instrumentos tradicionales con otros modernos. Así, a los acordeones, txistus, txalaparta, alboka o zarrabetea se les une a las guitarras, el bajo eléctrico y la batería.
Hay que «adaptarse a los tiempos» y crear escenografías y coreografías que motiven a estos chavales que ven espectáculos televisivas llenos de luz y efectos «que les atrapan». Por eso 'Xereta', la cuarta obra de Gero Axular en sus siete años de existencia, ha dada un paso más en su diseño escenográfico potenciando su iluminación, «con más de 100 focos» y los efectos especiales, «con dos máquinas de humo».
Para crear el vestuario adaptado a la época y al lugar, hubo que realizar «un gran trabajo previo de documentación». Además, y por exigencias del guión, parte de dichos atuendos debían tener un tono fantasioso y onírico ya que, hay un momento en el que el pastor, enfermo y con fiebre, sueña con lo que fue su vida. «Por ello se combinan los trajes tradicionales de la zona del Pirineo con los trajes militares de época y un vestuario más fantasioso, todo adaptado a las lógicas necesidades que requiere el baile de comodidad y ligereza».
Unzurrunzaga valora de manera muy especial la colaboración de muchas madres y padres, «tanto para coser vestuario como para hacer la escenografía», en este nuevo espectáculo que también llevarán a principios de julio a Varsovia, y más tarde, en agosto, al Festival de Aberdeen, en Escocia.

Dokumentuaren akzioak