Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Una de folk vasco

Dokumentuaren akzioak

Una de folk vasco

Egilea
Oscar Cubillo
Komunikabidea
El Correo
Mota
Iritzia
Data
2011/09/10
Lotura
El Correo

Intentemos hoy ser más valorativos que descriptivos. Korrontzi, liderados por el trikitilari Agustin Barandiaran, más que influidos están inoculados por la escuela de Kepa Junkera y de él asimilan desde los arreglos de las composiciones hasta los títulos evocadores... y los músicos, pues con ellos va el guitarrista exjunkeriano Alberto Rodríguez. Una cosa que no usa Kepa es el exceso de almíbar melódico en algunas canciones lentas, como por ejemplo 'Ametsak'. Su música tiene un pie en el folk tradicional y otro en la romería moderna, en la verbena rural, con el ritmo remarcado por bajo y batería. Agustín, que se expresó todo el rato en euskera, preconizó que se debía mantener la trikitixa porque es nuestra, pero el sonido diatónico surgido durante el triki-boom de los 90 poco tiene que ver con las parejas tradicionales y mixtas de trikitixa y pandero.

Además, a priori, barruntamos que 'Urratsa' -el espectáculo estrenado en Getxo por Korrontzi, el grupo de baile de Villabona Oinkari y el bailarín Igor Yebra- guardaría concomitancias con el show 'Hostoak' de los txalapartaris exjunkerianos Oreka TX, pero no. En 'Hostoak' están muy integrados el baile vanguardista, el cante femenino de Iparralde y el folk vanguardista pero con sello vasco. Por el contrario, en 'Urratsa' no acaban de amalgamarse las disciplinas. Musicalmente Oreka TX llegan mucho más lejos con sus riesgos, viajes e improvisaciones, mientras Korrontzi se conforman con emular a Kepa Junkera rebajando la exigencia para que su cancionero pueda ser presentado en las romerías. Aparte, la belleza de las canciones melódicas del grupo femenino Amaren Alabak que agrandan 'Hostoak' es lírica y estéticamente incomparable, por superior, con la entonación más pop que folk de los temas de Korrontzi.
Y en la faceta del baile, 'Hostoak' va más lejos con sus sugerencias, aparte de que los números resultan más naturales. El grupo Oinkari en Getxo dibujó bonitas coreografías, pero arraigadas en la tradición y la ezpatadantza (no en vano, lo que más aplaudió el respetable fueron los fandangos ejecutados entre las filas de sillas), y cuando Yebra actuó como protagonista a veces bailó a su bola, sin empastarse en la música (en 'Ametsak' pareció incluso pedante), y quedando mejor en las codas de varias piezas. Ah, también intervino una grácil bailarina canadiense de Quebec, Sandy Silva, que hizo claqué y percusión corporal también de manera poco integrada y demasiado modernista.
A pesar de lo expuesto, el estreno de 'Urratsa' no cursó aburrido. Oinkari hilvanaron vistosas coreografías mixtas ('Aldapan'), las chicas sugirieron un can-can casto ('Joxek Andreari', un ejemplo de la alegría de romería de los Korrontzi amplificados), donde menos se lo esperaba uno surgieron hallazgos musicales ('Meñakoz', con el xilofono), Yebra cosechó ovaciones en la mentada y afectada 'Ametsak', Korrontzi hollaron su cima al reivindicar la trikitixa e interpretar un instrumental aindiado y atávico ('Baratze'). Acabó el estreno y la gente aplaudió encantada unos tres minutos a los oficiantes.

Dokumentuaren akzioak