Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Una bailarina muy enferma

Dokumentuaren akzioak

Una bailarina muy enferma

Komunikabidea
Noticias de Alava
Mota
Albistea
Data
2010/04/11

Nerea Gurrutxaga hace perfectamente palpable esta situación. Ella es la bailarina que representará a través de la danza la pieza Sueño de un bailarín, compuesta por Francisco Escudero. La idea de su participación fue de Iker Sánchez, el director musical de la EIO. Contactó con Miriam Pérez, profesora de Nerea, y ésta propuso a la joven como intérprete. "Tiene buenas condiciones. Por otro lado, teníamos muy poco tiempo para trabajar, y era ella una de las alumnas que podía seguir este ritmo de ensayos", justifica la profesora. La donostiarra tenía una buena base para el proyecto puesto que lleva bailando ballet desde que tenía seis años y contemporáneo desde hace cuatro. "Empecé porque mi mejor amiga bailaba, pero la verdad es que cada vez me gustaba más, y hasta hoy". Ya había trabajado esta pieza durante las clases de Miriam, pero ahora se han adaptado a la música de la EIO, a las energías de sus las melodías, cambiando acentos y haciendo énfasis en determinados puntos.

"Esta idea me viene porque, hace como diez o doce años, en el estreno del Kursaal, la Orquesta de Euskadi interpretó esta pieza y fue con un bailarín. A nosotros nos está funcionando bien", comenta Iker Sánchez. Para que todo encaje, y con el objetivo de aunar danza y música, la rutina de trabajo de Miriam y Nerea se ha alterado durante la concentración de ensayos en Eibar. Nerea no está acostumbrada a ensayar con música en directo. "El oído tiene que estar presente en todo momento. No se puede desconectar de sus compañeros", explica Miriam. "La orquesta repite partes que, en ocasiones, no nos convienen porque nos viene mejor probar otros trozos que los que están ensayando. Nos tenemos que adaptar a ellos y es lo que hay". Nerea está relajada. "Es la primera vez que bailo sola. Siempre he hecho coreografías grupales, pero lo estoy llevando bastante bien, aunque lo que más me cuesta es la expresión", asegura. "He intentado que sea ella misma cuando lo interprete, que lo traslade a su propia experiencia", añade la profesora. Con tan sólo tres días de ensayos, Miriam Pérez ha quedado satisfecha con el resultado." "Creo que lo tiene bien preparado. Siempre se puede mejorar, pero para el tiempo que ha tenido está bastante bien".

La profesora reconoce la dificultad de contar una historia mediante el baile, porque "el que danza lo suele tener muy claro, pero el público no tanto". Pero Nerea sabe enfermar en cuanto se sube al escenario, convirtiéndose en la mejor receta para dar vida a una pieza que expone las dolencias de un mal sueño.

Dokumentuaren akzioak