Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Un rector «de palabra»

Dokumentuaren akzioak

Un rector «de palabra»

El nuevo 'jefe' de la UPV se considera un hombre «tenaz» y de «diálogo» que quiere elevar el listón de la institución

Egilea
J.M.
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Bilbao
Mota
Albistea
Data
2008/12/05

 

El nuevo 'jefe' de la UPV, catedrático en Ingeniería Telemática, ha pasado casi toda su vida vinculado a la Universidad. Casado y con dos hijos, Gorizelaia fue vicerrecto de Relaciones Universidad-Empresa con el rector Pello Salaburu. Posteriormente se encargó del área de Ordenación Académica en el equipo de Juan Ignacio Pérez, un rector afín al PNV. En los presentes comicios, ha recuperado a varios colaboradores de este último para completar su candidatura, que tiene un perfil nacionalista.
La presencia pública de Goirizelaia en la UVP viene de antiguo. Cuando cursaba la carrera en la Escuela de Ingenieros de Bilbao ya fue representante de los alumnos en los primeros claustros. En 1981 comenzó a dar clases en ese mismo centro, si bien abrió un paréntesis docente tres años más tarde para trasladarse a la Universidad de Stanford (California), con una beca de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI). Con 26 años cumplidos, aquella experiencia le aportó un bagaje que luego aprovechó para su tesis doctoral, redactada en euskera y presentada en 1987.
El nuevo rector tiene un doble perfil: técnico y cultural. Consumado dantzari, bailó en la inauguración de los encuentros de Arte y Cultura de la UPV y ayer hizo lo mismo al conocer su victoria. En el marco del Plan Vasco de Cultura, se encargó de elaborar el informe sobre danza y ballet, proponiendo la creación de una compañía de Euskadi. Su compromiso con la cultura autóctona se compagina con sus investigaciones técnicas, gracias a las cuales ha obtenido cuatro patentes. Precisamente, uno de los lemas de su campaña es que «una buena investigación hace un buen modelo docente».
Dos cumpleaños
Gorizelaia conoce bien el mundo empresarial. Tras haber colaborado con los laboratorios Labein, para los cuales creó el área de Inteligencia Artificial en 1986, durante los seis años siguientes centró su trabajo en las aplicaciones industriales de la inspección visual automatizada, una actividad que se vio bruscamente interrumpida cuando le detectaron un cáncer contra el que tuvo que luchar durante dos años.
Desde entonces, celebra dos cumpleaños: el 1 de mayo en que nació, y el 11 de enero, cuando comenzaron las duras sesiones de quimioterapia. Superada la enfermedad, Gorizelaia se reincorporó a la UPV como profesor del Departamento de Electrónica y Telecomunicaciones. Fue entonces cuando obtuvo la cátedra en Ingeniería Telemática, «con un tribunal totalmente externo» de la universidad pública. Sus estudios se orientaron hacia la tecnología del voto electrónico, una línea de investigación que en 2004 le abrió las puertas del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), donde impartió clases durante seis meses en calidad de profesor invitado.
«Tengo contrastada experiencia docente y de gestión, y capacidad para alcanzar acuerdos», afirma Iñaki Goirizelaia, a quien le gusta «debatir ideas, evaluar y desarrollar proyectos». Se siente orgulloso de haber impulsado los estudios de Ingeniería de Telecomunicaciones. También resalta en su currículum su faceta como docente, en la que ha dirigido cinco tesis doctorales y numerosos proyectos de fin de carrera.
«Hay tres actuaciones que son las que más me motivan -anunció en una entrevista concedida a EL CORREO-. La primera es finalizar el desarrollo de los campus. Hay que poner en marcha el mapa de titulaciones adaptadas a Europa, el plan de investigación, culminar el proceso tras la OPE. Y mejorar el sistema de complementos salariales».
Un rector «de palabra»


MIKEL CASAL
 

Dokumentuaren akzioak