Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Un 'Dantzari Eguna' con estilo propio

Dokumentuaren akzioak

Un 'Dantzari Eguna' con estilo propio

Este año, la fiesta se celebró en el barrio de la chantrea

Egilea
Erika Jara
Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Pamplona
Mota
Albistea
Data
2004/10/25

Este año, se incluyeron novedades con respecto a los anteriores: además de la participación de los grupos de danza llegados desde todos los puntos de la Comunidad Foral, incluso los de la Baja Navarra, "esta vez se ha roto el protocolo. Hemos chantreanizado un poco y lo hemos hecho a nuestra manera. Nunca se ha hecho el desfile en tres columnas, y, además, algunas danzas, como la Ttun-Ttun de la Chantrea, baile de fiestas del barrio, las van a bailar todos a la vez, a diferencia de otros años en que cada grupo venía, bailaba lo suyo y ya", manifestaron los organizadores del evento.



Las tres columnas partieron a las 11 de la mañana desde las plazas del Félix, Ezkaba y Arriurdiñeta, y llegaron al campo de fútbol del UDC Chantrea a las 13.00 horas, después de haber efectuado una parada cada grupo para realizar una actuación. Una vez que las tres columnas hubieron llegado al campo de fútbol, tuvo lugar un baile de Gigantes, seguidos de los Zanpanzares, que recorrieron todo el campo, y el canto de dos bertsolaris. Los diferentes danzas se fueron sucediendo hasta que todos los grupos, repartidos por el césped, bailaron juntos la Aginatariena, Matelota, Lesaka y el Ttun Ttun de la Chantrea.



A pesar de la cuidada puesta en escena de la fiesta durante todo el día, los encargados de la organización informaron de que no habían recibido ayuda económica alguna de ningún organismo público. "Sólo Uldalbiltza nos ha ayudado. Los demás no nos han puesto ni condiciones; automáticamente se nos ha dicho que es una fiesta autosuficiente y que no tiene por qué recibir subvención", apuntaba Iker Iriarte, presidente de la Federación Navarra de Danza, y añadió que esta razón no tenía mucho sentido porque "igual se ha pensado que esto es el Nafarroa Oinez, que se genera muchísimo dinero, pero la verdad es que tenemos muchos gastos y pocos ingresos, y los que seguimos aquí, lo hacemos por amor al arte". Desde la organización del evento se manifestaba otro motivo para la falta de financiación: "Todo lo que está continuado por la palabra Euskadi da miedo, además, parece que dar dinero para ello es colaborar con otras cosas, y no es así". Iker Iriarte añadió que "antes teníamos un convenio con el Gobierno de Navarra, y, con el dinero que nos daba, podíamos pagar dantzaris, charlas, cursillos, eventos... pero el presupuesto se ha ido reduciendo y este año ya no se nos ha subvencionado nada".



Habida cuenta de esta situación la Federación tuvo que buscar la manera de conseguir 7.000 euros para cubrir los gastos mínimos, entre empresas o comercios privados y dinero de particulares. Una vez conseguidos, y ya a día del Dantzari Eguna, Iriarte aseguró que "al final el gasto no va a salir deficitario, aunque sí irá bastante justo".



El día transcurrió sin más problemas que el olvido de una cesta, objeto necesario en una de las danzas, o la caída de dos gigantes vacíos, empujados por el viento. "Se han superado las marcas de público y de grupos de danza participantes", se decía desde la organización. El año que viene, la localidad de Larráun toma el relevo en la organización del Dantzari Eguna.

Dokumentuaren akzioak