Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Un cuarto de siglo de euskal dantza

Dokumentuaren akzioak

Un cuarto de siglo de euskal dantza

Egilea
Mañu de la Fuente
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Bidasoa
Mota
Albistea
Data
2009/04/21

Las gentes de Meaka Dantza Taldea ya saben lo que es cumplir un cuarto de siglo como grupo cultural dedicado a la euskal dantza, que es su máximo objetivo fundacional. El nacimiento de la entidad se remonta al 25 de julio de 1984. La escena se fija en las fiestas del barrio hondarribiarra de Santiagotxo, donde coinciden Peio Urtxegi y Consuelo Peluaga, una irundarra de Meaka casada en Hondarribia.

Pues bien, entre bailoteo y bailoteo (a 'lo agarrado', incluído) y cuando eran las dos y media de la madrugada, Peio y Consuelo comentan la posibilidad de crear un grupo de baile. Sus respectivas parejas y amigos asienten y la idea empieza a tomar cuerpo con el "vamos a empezar" que pronunciaron los presentes.

La movilización fue inmediata, de manera que empezaron a contactar con todas las personas que bailaban 'fandangos' y 'arin arin', gentes de Irun, Hondarribia y hasta de Hernani.

Empezaron ocho parejas y se estrenaron pocos días después, el 11 de agosto en la Euskal Jira. Al día siguiente, a Hendaia, para bailar en la Euskal Festa. Y siempre, con la 'gurdia' de Meakako Lagun Artea. Nunca han faltado a estas citas, salvo en 2001 que se perdieron la hendaiarra por tener que desplazarse al I Festival de Danza de la italiana Potenza.

En estos 25 años, no sólo ha actuado en Hegoalde e Iparralde, sino también en muchos puntos del Estado y del extranjero, porque, además, de la referida Italia, también saben lo que es bailar en Francia, Alemania, Portugal, Letonia, Argentina o Cuba.

Todo ello bajo el magisterio organizativo y directivo del que ha sido el presidente fundador, que sigue siéndolo hasta hoy. Se trata del ya mentado Peio Urtxegi, que el domingo también estuvo a la cabeza de todo el cuerpo supervisor de la fiesta, que tuvo de todo: misa, caldo, actuación y comida en el 'Borda Txiki' con una asistencia de 110 comensales, para terminar con el 'Muxiko Eguna', que es muy de la casa.

Pero Peio no está sólo, porque cuenta con el eficiente apoyo de su equipo directivo, con su esposa, Nekane Lasa, en primera línea y como vocal. El vicepresidente y también socio fundador es Patxi Urtizberea, siempre escoltado por su mujer, María Luisa Agirresarobe. Las actas quedan para el secretario, Tomás Galarza; y los temas de la 'tela', para el tesorero Laxaro Artola. También ejercen como vocales y junto a Nekane, Itziar Genua y Antonio Petrikorena, éste cuando su pot-operatorio se lo permite.

Luego está el resto de los socios, hasta 37. El más veterano es Pedro Sorzabalbere, que lo borda a sus 77 años, al igual que lo hace su esposa Pakita Alzugaray. Los más jóvenes, los hondarribiarras Saioa Badiola y Aritz Aranburu, que lucen 32 ágiles años.

En medio, Mari Carmen Tolosa, que es la mujer del tesorero. Precisamente, el hijo de Laxaro Artola y de la mentada Mari Carmen, fue quien oficio la misa. José Martín se llegó directamente desde Pamplona, que es donde ejerce su ministerio sacerdotal.

En el equipo, también está el veterano (72 años) José Miguel Orbelzu Lizardi, que en su día fue profesor de ballet, lo mismo que Fani Etxarri, que, a no dudar, es la mujer más alta del elenco. Últimamente hace lo que puede, al igual que Kontxi Amador, pero nunca pierden las ganas ni la ilusión de bailar.

Luego está el grupo de hernaniarras, que meten más horas en Meaka que muchos locales. Se trata de Pepi Arrospide y Jokin Zubeldia, además de Rufi (na) Etxabe. Se meten buenos kilómetros entre pecho y espalda por aquello de los ensayos y las correspondientes actuaciones.

Junkal Astulez es una gran dantzari, pero también le pega y bien a los bailes latinos. A Maritxu Alzugaray y a Ana Mari Soria también les gustaría. Ésta última reside en Hendaia, al igual que Myriam Larroulet, que no se pierde una.

También hay un trikitilari-dantzari como es Patxi Aiorga, un animador nato. De lo que se afirma son testigos Prudencia Etxeberria, Mery Álvarez, Gabriel de la Fuente, Julián Liceaga, Mari Karmen Larretxea, Maribel Blanco, María José Iza, Maite Cortés, Rosa Sarasola, Ramón Larruskain, José Errarte o, por más ejemplo, José Manuel Troitiño. Una buena colección.

Un grupo de buena gente que ama lo propio como pocos y que recuerdan al recientemente fallecido Peio Urtxegi Jr., que fue monitor de la entidad, lo mismo que su hermano Enekoitz.

La celebración del domingo, para enmarcar, lo mismo que sus planes de futuro inmediato.

Un cuarto de siglo de euskal dantza
Así posan los dantzaris que realizaron una exhibición antes de la comida. /FERNANDO DE LA HERA
Peio junto a Nekane, su esposa y gran apoyo. /F. DE LA HERA
Los dantzaris, en plena actuación. /F. DE LA HERA

 

 

Dokumentuaren akzioak