Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Ullate cree que a los políticos empieza a interesarles la danza

Dokumentuaren akzioak

Ullate cree que a los políticos empieza a interesarles la danza

El coreógrafo critica la programación que se está haciendo en el Teatro Real Presenta el sábado en Madrid 'Samsara', su última creación

Egilea
EFE
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Madrid
Mota
Albistea
Data
2006/04/17

Samsara, que toma su nombre del término budista que define la rueda de la vida y hunde sus raíces en los países de Oriente, se estrena en el Teatro Madrid después de la gira que ha realizado el Ballet de Víctor Ullate de la Comunidad de Madrid por México, donde ha presentado El Sur, una coreografía sobre la violencia de género.

Tras un viaje del que vuelve más que satisfecho, el coreógrafo confesóa que se siente «optimista», no sólo por el recibimiento del público mexicano y por el estreno de una nueva pieza «muy personal», sino porque tratar «con la Comunidad de Madrid es un placer». «El equipo tiene muy buena voluntad y ahora sí siento que soy compañía de la Comunidad de Madrid. Antes, no. Tengo un apoyo y eso se nota. La subvención ha subido un poco más y hay un buen entendimiento», señala.

Tras la Medalla que ha recibido Lucía Lacarra y el Premio Príncipe de Asturias concedido a Tamara Rojo, Ullate opina que «se va viendo un interés por la danza». «Los políticos ya están concienciados de que España necesita una compañía de danza clásica, como ocurre con la Ópera de París o la Ópera de Viena», se congratula Víctor Ullate , quien, no obstante, insiste en denunciar la programación del Teatro Real.

«El Real hace el alarde de traer compañías como el English National Ballet, algo que a mí me parece de denuncia, porque hay compañías españolas -la suya lleva cinco años sin ir a este coliseo-. Está muy bien traer compañías extranjeras, siempre que se dé lo necesario a las de aquí. Es patético e injusto que el bailarín que quiera bailar tenga que marcharse fuera», lamenta.

Mensaje de esperanza

No obstante, esta crítica no nubla en absoluto el «mensaje de esperanza» con el que Víctor Ullate vive el estreno de su nueva coreografía, Samsara, que concibió en una mesa de operaciones, después de realizar un viaje que duró varios meses en 2001 por la India y Nepal.

«He querido decir muchas cosas, entre ellas, '¿Basta ya!'; vamos a darnos cuenta de lo que pasa en el mundo, ser conscientes del hambre, de la guerra... He querido despertar la conciencia de la gente», reflexiona el artista. Al mismo tiempo se muestra convencido de la necesidad de «ser un poco mejor cada día» y que creó una fundación que lleva su nombre para impartir formación artística a niños de centros de acogida.

Imágenes fuertes

Al principio del montaje que ahora presenta utiliza «imágenes que pueden herir la sensibilidad del espectador, pero son necesarias para poder después despegar». Así, entre esas imágenes «muy fuertes», los bailarines se mueven con ejercicios de tai-chí al ritmo de un mantra tibetano, porque «hay una esperanza. Es un resurgir. Del caos total, a la calma total», avanza el creador.

Víctor Ullate adelanta que Samsara -que cuenta con la escenografía de Paco Azorín, el vestuario de Ana Güell y estará en cartel hasta el próximo 7 de mayo- es «un perfume, un aroma» procedente de Oriente, con «momentos de gran belleza», transitando por músicas de Egipto, Irán, Nepal, India, China o Japón.

«Empecé Samsara hace cuatro años y la dejé porque creé El Sur. Ahora la he retomado porque era el momento. Es una pieza que quizá hace cinco años no habría podido hacer. He estado muchos tiempo sin crear, se estaba cociendo algo», aclara este coreógrafo, quien bromea: «Estoy muy filosófico».

Dokumentuaren akzioak