Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Txindurri Dantza Taldea de Ermua reivindica el papel de la mujer en el baile vasco

Dokumentuaren akzioak

Txindurri Dantza Taldea de Ermua reivindica el papel de la mujer en el baile vasco

como el fútbol o el balonmano

Egilea
Manuela Díaz
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Ermua
Mota
Albistea
Data
2006/08/20

Pese a que se trata de un baile masculino grupos como el Txindurri, constituido por 20 adultos y cerca de 40 niños, no hubiera podido subsistir sin la participación femenina que en el conjunto de mayor edad representa más de un 70% del total.

El grupo fundado en 1975 por una cuadrilla de padres y madres de la Ikastola de Ermua y cuyo nombre se debe a un conocido vecino vinculado a esta tradición, siempre ha estado muy vinculado con la labor de enseñanza a los niños y niñas de la villa. Se trataba de mantener viva una tradición que tras la década de los 80 comenzó a decaer.

Txindurri es un grupo moderno que rescata bailes antiguos incorporando a las mujeres. «Por necesidad nos vemos obligados a hacer mixtos bailes que nunca lo han sido. Pero antes de dejar de bailar lo que hacemos es mezclar», afirma Juan que sostiene que esta filosofía no está bien vista por otro tipo de grupos o por la federación.

«No se da importancia a detalles como la ropa y sí al hecho de que quien lo baile sea una chica y no un chico» continúa este joven profesor de un colegio de Ermua.

Cada 'Santiagos' Txindurri baila la popular Larraindantza y junto a Gure Ametsa, el grupo de dantza más numeroso de Ermua, escenifica la sokadantza en la romería del día Zezen. Además participa en Euskal Jaiak de Ermua y de otros pueblos, en el 'Txindurri Eguna' y anima la Feria de San Martín, 'San Juan Sua', y las celebraciones de los centros regionales de Ermua.

El futuro

En estos momentos Txindurri, como muchos otros clubes de dantza encuentran dificultades para mantener a los jóvenes entre sus filas. «A medida que falla uno del grupo es más difícil que el grupo siga funcionando ya que muchos de los bailes necesitan de un número determinado de personas para su ejecución» señala su compañera Alicia Lorenzo.

Los cerca de 40 niños que constituyen el grupo van abandonando los ensayos a medida que van creciendo. «Llega una edad en la que el fútbol, en el caso de los chicos, y el balonmano en las chicas acapara su tiempo» afirma Alicia que vaticina un futuro «muy negro» para el baile tradicional.

Sin embargo, este curso se ha matriculado en dicha actividad el doble que hace dos años. Esto es debido en gran medida a que Txindurri Dantza Taldea es una de las actividades extraescolares de Eskolabarri. «Hay un acuerdo de colaboración que ayuda a que se consolide la base del grupo» continúan con la mirada puesta en un futuro no tan derrotista.

«Mientras podamos seguir manteniéndonos de manera independiente y que en Ermua haya dos grupos de dantza lo haremos. En todo caso seguiremos colaborando con Gure Ametsa para lo que haga falta» concluyen.

Dokumentuaren akzioak