Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Tronperri celebra su 40 aniversario vinculado a las danzas vascas

Dokumentuaren akzioak

Tronperri celebra su 40 aniversario vinculado a las danzas vascas

La fiesta organizada en San Agustín alternará el domingo la actuación de los dantzaris del grupo durangués con música de txistu y una coral

Egilea
M. Aranbarri
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Durango
Mota
Albistea
Data
2002/11/15

Los homenajeados serán Josi Erdoiza, primer presidente y preparador del Tronperri; Benito Llona, Pedro Mari Ugarriza, Javi Calvo, Paul Astigarraga, Sara Etxabe -la única mujer que ha ocupado ese cargo-, Iñaki Gallastegi, Pedro Mari Uriarte, Jesús Uranga, Ángel Elexpe y Luis Alberto Biritxinaga. «A través de ellos queremos agradecer a todas aquellas personas, entidades o instituciones que han colaborado con el grupo, ya que sin ellos no hubiera sido posible mantenernos durante 40 años», añadió Villanueva. Ésta quiso resaltar, además, que no se ha podido invitar al acto, que comenzará a las doce de la mañana, a todas las personas que han estado vinculadas al Tronperri, «ya que el aforo de San Agustín es limitado».



Antecedentes históricos



La creación del Tronperri dan-tza taldea surgió en 1962 por iniciativa de un sacerdote de San Francisco que animó a nueve jóvenes a tomar el relevo del Gazte Alaiak, grupo de danzas de Durango «que desapareció por los problemas políticos de la época». «Don Eduardo -que así se llamaba el religioso- hizo posible el proyecto ocultando la verdadera finalidad del grupo, que era el fomento de las danzas vascas, como si de un movimiento eclesiástico se tratara», explica Villanueva.



Los fundadores del Tronperri fueron Nicolás Alberdi, Pedro Mari Ugarriza, Javier Garrido, José Ignacio Andreu, José Ignacio Villanueva, Juan Mari Uriarte, José Ignacio García y Javier Idigoras. Su primer preparador fue Josi Erdoiza, que también fue el culpable, entre comillas, de que el grupo fuera bautizado con el nombre que aún mantiene. «Se iban a apuntar a un concurso de ezpatadantza y como no tenían nombre, Villanueva llamó a Erdoiza para consultarle y este último le respondió que provisionalmente pusiera Tronperri, que era como se llamaba a la gente de Durango por aquellos días».



Curiosamente, la denominación tiene antecedentes históricos, ya que 'tronperris' era el nombre que se daba a los vigías en tiempos de la herejía, cuando se celebraban asambleas a espaldas de las autoridades, y tocaban la trompa como señal de alerta si alguien se acercaba. El grupo, que hoy en día reúne a más de 100 dantzaris de entre 4 y 30 años, ha centrado su actividad en la enseñanza, «para que no se pierdan».

Dokumentuaren akzioak