Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Tras triunfar en Filipinas, el grupo vasco de danza Aukeran salta a la gran pantalla de la mano del cineasta Saura

Dokumentuaren akzioak

Tras triunfar en Filipinas, el grupo vasco de danza Aukeran salta a la gran pantalla de la mano del cineasta Saura

Egilea
Alain Laiseka
Komunikabidea
Deia
Tokia
Bilbao
Mota
Albistea
Data
2005/01/18

«¿Y en Euskadi sois conocidos?», la pregunta del productor de "Iberia", el último musical del cineasta aragonés Carlos Saura, deja helado, fuera de sitio, a Edu Muruamendiaraz --bailarín y director del grupo de danza Aukeran--. Responde un tímido y poco convincente "sí; un poco", que aclara las dudas iniciales del ávido encuestador. «Pues a partir de ahora vais a tener la oportunidad de que os conozcan por todo el mundo». El frío inicial del bailarín se torna ardiente, aunque su perplejidad inicial no parece poder abandonarle.



Desde el estreno a principios del pasado año de "Izena duen guztia omen da" (Todo lo que tiene nombre existe), Aukeran no ha dejado de sorprender con un espectáculo que parte de la danza tradicional vasca y se funde con el lenguaje contemporáneo, para arrojar una hora de elaborados movimientos que asombran por su variada puesta en escena.



Bailar bajo el aplauso de 1.800 personas



Pero el éxito redondo, el reconocimiento unánime que, en cierto modo, se le ha negado en casa le sorprendió, primero, lejos de Euskal Herria, en Filipinas, durante su participación en el Festival Internacional de Manila, celebrado el pasado 12 de octubre. «Fue impresionante actuar en el teatro Cultural Center of the Philippines de Manila ante 1.800 personas. Al principio les costó reaccionar, porque viniendo de la Península esperan que bailes flamenco. Pero tras la extrañeza inicial se mostraron entusiasmados», narra el propio Muruamendiaraz.



Para los bailarines de Aukeran escuchar el aplauso de 1.800 personas fue una experiencia inolvidable, pero más excepcional si cabe fueron las críticas recibidas por parte de la prensa filipina. Titulares como "La magia de Aukeran"; "Olvídese del flamenco por una vez" o "Extremadamente fascinante" son algunas de las perlas con las que les obsequiaron.



Zortziko de Albéniz a las órdenes de Saura



Tras la novedosa experiencia, vuelta al trabajo en Euskal Herria. Actuaciones en Arrasate, Iruña-Pamplona, Zamudio y Basauri son la antesala de una propuesta que Muruamendiaraz se toma, en un principio, a broma: «Nos llamó el productor de Carlos Saura para proponernos participar en un musical con música de Isaac Albéniz. Pensamos que podría ser una "timada", pero fuimos y nos pusimos a las órdenes de Saura».



Sobre la base de un "zortziko" de Albéniz, Aukeran proyectó una coreografía, preparada expresamente para la ocasión, de una duración de cuatro minutos. Una experiencia reveladora para alguien poco acostumbrado al lujo y al derroche del que hace gala la industria del cine. Una falta de experiencia que llevó al bailarín guipuzcoano a extrañarse ante la ausencia de una valoración de su trabajo. «Saura estuvo muy agradable y simpático con nosotros, pero no decía nada de la coreografía». El hijo de Saura le sacó de dudas: «Éste es supersincero. Cuando dice que no le gusta, no le gusta. Si no dice nada, adelante».



Puertas que se abren, o no



Diecisiete coreografías conforman "Iberia", el nuevo musical de Carlos Saura. En la mayoría de ellas se pone de manifiesto la predilección del maestro Albéniz por la tierra andaluza, pero también hace un guiño a Asturias y Euskal Herria. Formar parte de una producción de esta envergadura --en la que toman parte, entre otros artistas, Sara Baras, Antonio Canales, Aída Gómez o Miguel Ángel Berna-- hace volar la imaginación de Muruamendiaraz: «Aunque puede que no pase nada, cabe la posibilidad de que se nos abran muchas puertas. Imagínate que cuando presenta en Cannes la película nos nombra junto a todos esos grandes bailaores».

Dokumentuaren akzioak