Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Tradición renovada

Dokumentuaren akzioak

Tradición renovada

Crítica folk

Egilea
Iñaki Zarata
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2011/01/24
Lotura
Diario Vasco
Como se pudo ver ayer, la novedad es que los instrumentistas bizkaitarras se han hermanado con Oinkari Dantza Taldea, veterano grupo de baile de Villabona, renovado desde 2003 por el coreógrafo Edu Muruamendiaraz y dirigido por Eneko Arteaga. La comunión teórica (actualizar el legado folk tracional) se muestra perfecta a la hora de la acción y anoche la audiencia disfrutó en un Victoria Eugenia casi lleno.
Korrontzi bebe animoso de los manantiales del pasado musical euskaldun y adapta ese bagaje a nuevas sonoridades. Oinkari recoge los bailes tradicionales y los fusiona con un tipo de pasos, coreografías y vestuario de intenciones estéticas contemporáneas. El resultado es un dinámico puente entre el pasado y el presente de las músicas y dan-tzas euskaldunes. La acertada conjunción de los más veteranos músicos vizcaínos y los más jóvenes bailarines guipuzcoanos es un experimento de reflexión creativa que se convierte en escena en pura fiesta.
Sonó una mayoría de composiciones instrumentales, más algunos cantos. La alegría de 'Aldaban' y 'Urarte' abrió boca para la primera irrupción de la cantera dantzari de Villabona en la canción 'Joxek andreari'. Siguió la fiesta con 'Meñakoz' y el nervioso 'Xoxua' del lesakarra Pepe Yanci. A la altura de la canción 'Aititxe mukurrunduko', la energía folk-rock de Korrontzi recordó las influencias «celtas» de su currículum con un cierto aire a Celtas Cortos. Tras el himno del último 'Ibilaldia' bermeotarra 'Marigoran', el intenso Agus Barandiaran bajó su triki al patio de butacas para sacar a una pareja de jóvenes espontáneos que resultaron ser unos perfectos intérpretes de fandangos.
Hubo más jaleo casi folk-rock ('Atalatoi'), alguna melodía casi pop ('Ametsak') de coreografía libre y la fiesta aceleró en su sprint final con 'Fandango', 'Arin latin', 'Sitzes' (dedicada al maestro trikitilari Rufino Arriola) y la marcha de 'Belardi'.
De propina, el nervioso crescendo de 'Arin ruso', la alegría de 'Ataungo ardi beltza' y la cadeneta de despedida entre los espectadores con 'Fasioaren martxea'. No va a descansar Korrontzi porque tiene tres actuaciones en Marruecos el próximo febrero. Una buena embajada de la música popular vasca del 2000.

Dokumentuaren akzioak