Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Todos invitados al baile que abre la fiesta

Dokumentuaren akzioak

Todos invitados al baile que abre la fiesta

Los espectáculos festivos arrancaron con un festival folclórico en el que se mostraron distintas danzas vascas

Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Pamplona
Mota
Albistea
Data
2009/07/07

Hora y media después de que estallara la fiesta frente al Ayuntamiento, la Plaza de los Fueros comenzó a animarse para recibir un festival folclórico en el que participaron once grupos de dan-tzas: Amaiur, Ardantzeta, Duguna, Harizti, Iruña Taldea, Larratz, Mikelats, Muthiko Alaiak, Oberena, Ortzadar y Txori Zuri.

En la plaza se mezclaron los jóvenes con las camisetas teñidas de rosa, recién llegados del Chupinazo, con familias completas que inauguraban la fiesta de blanco impoluto. Unos y otros disfrutaban de uno de los primeros actos del programa festivo cuando los dantzaris comenzaron a desfilar por la plaza y abrieron el festival con el baile del Agintariena. Este año el peso del acto recayó sobre el grupo Muthiko Alaiak, encargados de poner la música al festival y de hacer ondear la ikurriña en el Agintariena.

Ainhoa Munarriz y Marga Larrea, dantzaris de Muthiko Alaiak, reconocían que estaban "un poco nerviosas" al principio, antes de empezar a bailar. "Es el tercer año que bailo en Sanfermines, pero esta vez ha sido más especial", afirmó Ainhoa.

El espectáculo se prolongó durante cuarenta minutos en los que se fue animando la concurrida plaza. Y como cierre, los dantzaris invitaron a todos los espectadores a que se unieran a ellos para una última danza en común: el tradicional baile de la Era. Recordando así que también existe un hueco para las danzas vascas durante estos días de celebración.

Bastaba con saber algunos pocos pasos o tener ganas de aprenderlos para dejarle a alguien el vaso de cerveza y lanzarse a bailar al centro de la plaza. Algunos como la pamplonesa Virginia Iturgaiz se quedaron, sin embargo, con las ganas. Virginia intentó en vano que alguno de sus acompañantes, Mariano Pérez y David González, se animaran a salir a la pista con ella. "Me gusta mucho ver los bailes, porque es el folclore de todos", aseguró David. "Pero hay que ser bueno para bailar", añadió Mariano, reiterando su negativa a marcarse unos pasos. Virginia acudía a danzas de pequeña y el espectáculo de ayer le sirvió para recordar sus días como dan-tzari. "Los actos como éste están muy bien, ves los bailes de toda Euskal Herria", añadió.

La misma opinión compartían Katerine Guerra y Eneko Apaolaza, que habían venido empujando el carrito de su hijo para disfrutar de un espectáculo que consideraron "muy vistoso". "Una vez bailé, pero hice tal ridículo que no repetí", bromeó Eneko.

A los auténticos protagonistas del espectáculo, días como el de ayer, les sirven para disfrutar cerca de la gente. Ibai Díaz, de Amaiur, explicó que para los dantzaris, el festival folclórico supone un día destacado dentro de su calendario porque "se almuerza, se come, y te juntas con gente diferente a la que no ves el resto de año". Además, permite el contacto directo con el público, cuando todos se unen al ritmo de la música: "Se está muy a gusto con la gente, y te quitas de tener que hacer todos los pasos perfectos".

Imagen ampliada

Los dantzaris de once grupos diferentes ofrecieron todo tipo de bailes al público de la Plaza de los Fueros que se llenó tras el estallido del chupinazo.

Fotos: Oskar Montero

Dokumentuaren akzioak