Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Surrealismo bajo el tutú

Dokumentuaren akzioak

Surrealismo bajo el tutú

Les Ballets Trockadero de Monte Carlo traen a Bilbao su atípica danza clásica

Egilea
Miriam Sainz
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Bilbao
Mota
Albistea
Data
2010/03/29
Quién le iba a decir al virtuoso de Tchaikovsky que su 'Lago de los cisnes' iba a ser parodiado por unos cuantos hombres que, a pesar de calzar más de un 43, se mueven con la soltura de una escuálida bailarina. Y es que Les Ballets Trockadero de Monte Carlo mantiene intacta la filosofía con la que nació en 1974 en el Off-off Broadway, que no fue sino hacer realidad el sueño de un grupo de entusiastas de la danza clásica interpretando, sin pudor alguno, los roles femeninos más famosos desde un punto de vista muy irónico, satirizando las formas tradicionales y enfatizando los refinados gestos del ballet.
Los 'Trocks', como popularmente se les conoce, son un montón. Nada más y nada menos que dieciséis. Algunos con más vello que otros, pero todos con una preparación conseguida en las mejores escuelas de danza. Entre los curtidos cuerpos de los bailarines, destaca el del catalán Fernando Medina Gallego, único español del grupo. Su formación corre a cargo de la prestigiosa Escuela Víctor Ullate, de Madrid, y la Mudra Centre, de Bruselas, fundada por el controvertido Maurice Béjart en 1970. A través de su alter ego, Sveltlana Lofatkina, da vida, entre otros personajes, a la reina del legendario 'Lago de los cisnes'.
Los irreverentes muchachos no se cortan a la hora de escenificar míticos papeles femeninos de grandes emblemas de la danza clásica más romántica. En el programa bilbaíno se incluyen, además de su particular homenaje al primer ballet del ruso Tchaikovsky, el 'Grand pas de quatre', de Cesare Pugni, y las 'Majísimas', de Jules Massenet.
Sílfides y princesas
Todo un 'show' de más de dos horas de duración en el que muestran su elasticidad, la combinación perfecta entre el elegante clasicismo de giros limpios y el surrealismo más socarrón marca de la casa, así como la grandeza de una comedia firmada por hombres que emulan ser sílfides y princesas con incongruentes coreografías. Y todo ello, no consigue ridicularizar la danza, sino engrandecer el espíritu del ballet clásico.
La última vez que pisaron un escenario español fue hace dos años, cuando estos genios del movimiento pasaron por Madrid para deleitar al respetable con sus trabajadas ideas en el Festival de Otoño. Más de 10.000 personas no quisieron perderse sus ensayados y múltiples 'accidentes'.
Los 'Trocks' consiguen, en su justa medida, aunar belleza y comedia sin exceder los límites de la crueldad crítica. Pasados 36 años de su fundación, planean incorporar nuevos ballets a su repertorio, pero siempre manteniendo el propósito original.
Tras estar en Alicante, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, la atípica banda masculina recalará en el escenario del Teatro Arriaga para cerrar las diez únicas funciones previstas en España. Serán tres días para disfrutar de la farsa de un espectáculo que refleja de forma superlativa el encanto y la belleza de un arte que no pasa de moda.
Surrealismo bajo el tutú Los ocho bailarines de Les Ballets Trockadero de Monte Carlo que interpretan su particular 'Lago de los Cisnes'

Dokumentuaren akzioak