Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Suma de identidades

Dokumentuaren akzioak

Suma de identidades

Crítica, Illiacan

Egilea
Ana Remiro
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2003/12/15

El coreógrafo donostiarra y afincado en Cataluña, Álvaro De La Peña, trajo hasta Donostia su trabajo Donde habito, una coreografía donde la danza es el medio que permite la comunicación a tres expresiones culturales muy diferentes como son la flamenca, la vasca y la guineana. Es una propuesta rica y abierta cuya principal virtud reside en el permanente diálogo que esperimentan todos los elementos que la componen: movimiento, canto, música y texto. Utiliza un tono natural, de tú a tú, nada pretencioso, que permite un contacto suave y de calidad con el público. Aunque el desarrollo de la obra acusó ciertas desconexiones entre sus partes y algunas descoordinaciones entre sus intérpretes, su talante llano y natural, y su íntima y estrecha comunicación con la sala convencieron, haciendo de esta obra un experiencia emocionante. La danza utilizada fue una clara expresión de un movimiento cuyo valor reside en sí mismo como expresión abstracta del cuerpo y que posee su propia lógica y dicta sus evoluciones con sencilla rotundidad impregnado, además, de una atrayente sensación de plenitud. Uno de los elementos más atractivos y originales, sugerente para el público donostiarra, fue el uso de la txalaparta. El instrumento tuvo su momento estelar en una interesante improvisación en la que dialoga con un intenso y poderoso zapateado flamenco. Los bailarines mostraron una sugestiva calidad de movimiento. Las intervenciones musicales no siempre fueron de calidad, entre ellas, destacó Ana Salazar que demostró gran fuerza expresiva y elevado dominio técnico en sus taconeos, y el músico guineano Oli Silva en percusión. La obra desprendió una agradable armonía fruto de su equilibrado trabajo.

Dokumentuaren akzioak