Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Su alteza Farruquito

Dokumentuaren akzioak

Su alteza Farruquito

Crítica, Farruquito

Egilea
Otxandio
Komunikabidea
Gara
Mota
Albistea
Data
2004/02/09

No en vano el nieto ha succionado desde temprana edad el arte dancístico del flamenco más tradicional acompañando a su abuelo y a su madre en Broadway, en Madrid, interviniendo en el video-clip "Camarón nuestro" y en la película "Flamenco" de Carlos Saura, en su Sevilla natal y en Barcelona con su abuelo (El Patriarca de la saga) en 1992. En 1997, a la muerte de su abuelo, Farruquito asumió la responsabilidad de perpetuar la estirpe. Bailaor de una nueva dimensión, que acopla toda su tradición a una concepción artística personal prodigiosa. Con el mayor de los respetos, brinda a su madre, La Farruca, el baile que lleva su nombre, se apoya en su tía Pilar Montoya (La Faraona), su primo Barullo, su hermano de 14 años Farruco y demás grupo de baile para desafiar una soleá interpretada por tres generaciones y jalea la vida con Tarantos, Bulerías y Fandangos, tributo a sus ancestros, a los cantes antiguos, al baile más puro, más racial, a lo que se ha vivido y perdurará. Su porte señero, su figura estilizada, su atildado vestuario fino y vario, su elegante compostura gestual, unidas al dominio escénico adquirido y su contenido brío juvenil, que eclosiona de repente en redoble o tecleteo de taconeo y puntas artísticas emocionantes llevan a su nombre artístico al Olimpo del baile flamenco más tradicional. Baila en EEUU y en el Teatro Sadlers Wells, junto al cantaor José Mercé, ó María Pagés, joven bailarina emergente, símbolos de identidad y sellos de calidad. Sus fans se adueñaron del Teatro Arriaga, jalearon a Farruquito y a toda su compaña con denuedo y humor sano. - OTXANDIO

Dokumentuaren akzioak