Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Sobrevivir al genio Béjart Ballet Lausanne

Dokumentuaren akzioak

Sobrevivir al genio Béjart Ballet Lausanne

Egilea
Teobaldos
Komunikabidea
Noticias de Navarra
Mota
Kritika
Data
2010/10/24
Lotura
Noticias de Navarra

en la estupenda película documental El esfuerzo y el ánimo, que la directora Arantxa Aguirre ha rodado sobre la nueva etapa del Béjart Ballet Lausanne, se insiste en el enorme reto que supone para el nuevo director y todos los bailarines continuar la labor de Maurice Béjart -huérfanos ya del genio-. Pero todos coinciden en que la única manera de custodiar y seguir bailando las coreografías del maestro, es consolidar una compañía con nuevas producciones y nuevas coreografías. Vivir sólo de las rentas sería suicida. Pase lo que pase, hay que avanzar. Así que el Béjart Ballet -con una prórroga de tres años más de confianza presupuestaria por parte del Ayuntamiento de Lausana-, debe demostrar su proyección de futuro.

El programa presentado en esta gira se ajusta a esa nueva filosofía equilibrada de seguir mostrando la historia del más grande coreógrafo de danza contemporánea del siglo XX, y, a la vez, estrenar nuevas obras. El Pájaro de Fuego, que abría la velada, mantiene toda su fuerza y genialidad; aunque hay algunos pasos -como el ingenuo manoseo en círculo de los bailarines- que hay que verlos un tanto filológicamente, o sea con la innovación que supusieron en su momento. Keisike Nasuno -por figura y agilidad- compone un pájaro extraordinariamente alado, volátil, de elegante y suave vuelo. Técnicamente deslumbra con sus giros, y mantiene un fraseo continuado y sin fisuras en toda su intervención. En contraste, el Fénix de Óscar Chacón es más poderoso de presencia, ideal para la compenetración en los amportés de ambos bailarines. En el cuerpo de baile sigue fascinándonos esos movimientos del cuerpo a cuerpo, -verdaderos hallazgos, luego muy imitados- amoroso e inquietantes, con estéticas entre el escorpión, la mantis religiosa y la libélula. Méphisto Walter -otra coreografía de Béjart- sigue de vigorosa actualidad al enmarcar la historia con elementos actuales como la camilla. La bailarina Kathleen Thelheim hace un recorrido por las posibilidades del movimiento en el cuerpo, prodigioso. De la languidez a la fortaleza. Del sometimiento al mando. La compenetración con su partenaire es total, con fraseo muy ligado en el momento de bajar de la camilla, por ejemplo, y con pasos de bravura de excelsa ejecución, en el estrato más clásico de la narración. Una preciosidad.

La segunda parte de la función la ocupaba Aria, el estreno y reto coreográfico del director de la compañía. Gil Román tiene la gran virtud de no copiar descaradamente al maestro. Más bien hay cosas más cercanas a MayB u otros estilos coreúticos. Cierto que no abandona lo que no se debe abandonar nunca: el guiño al clasicismo, aquí en algún tramo, verdaderamente protagonista. Hay investigación en algunos pasos, aunque siempre en un neoclasicismo muy asequible, y lo más contrastado es la música que pasa, como elemento esencial de la narración, de Juan Sebastián Bach, a un bombeo rítmico -más que música- que alimenta a unos bailarines cuyo esfuerzo físico es notable, y que en algunos momentos llega hasta cierta violencia muscular -violencia nunca gratuita- sobre todo en las tensiones de los dos protagonistas. Las tres bailarinas -Ros, Ivanova, Shalkina- que seducen al que ha de enfrentarse con el minotauro, hacen un verdadero alarde de puntas, incluso descomponiendo su simetría en algunos pasos. Esa conjunción y contraste entre lo rigurosamente clásico y lo más moderno es una baza del ballet. Lo dionisiaco frente a lo apolíneo. Hay excelentes pasos a dos, tanto entre Teseo y cada una de las Arianes, como entre el minotauro y su presa. Quizás lo que no acaba de traspasar del todo el escenario sea la lucha final entre los dos rivales. Concretamente este episodio en la película -con el poder de los primeros planos- impresiona más. La compañía obtuvo un rotundo éxito, con repetidas salidas al proscenio y bravos. Larga vida a su danza.

Dokumentuaren akzioak