Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka "Sobre el escenario soy otra; pierdo el miedo y la timidez"

Dokumentuaren akzioak

"Sobre el escenario soy otra; pierdo el miedo y la timidez"

Eva Yerbabuena bailaora

Egilea
Sandra Atutxa
Komunikabidea
Deia
Tokia
Bilbo
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/04/19

"Lluvia nace de un día gris de pura melancolía. Quiero explorar mis inicios, incomodando quizá un poco a todos aquellos que creen conocerme. Mis orígenes son el amor en la más pura soledad", afirma la bailaora Eva Yerbabuena en referencia al montaje que presenta hoy en la capital vizcaina. La granadina llegó el viernes de madrugada con el tiempo suficiente para disfrutar de la ciudad. "La anterior vez que estuve en Bilbao no pude pasear por sus calles. En esta ocasión he llegado con más tiempo y aprovecharé", comenta.

Es raro que no llueva en Bilbao.

Disfrutaremos de la ciudad de igual manera. Es una maravilla la ciudad que tenéis.

¿La lluvia es sinónimo de tristeza?

Depende... La lluvia es vida, es muerte...

¿Su espectáculo está lleno de vida?

Lluvia es un homenaje a la melancolía y al desamor, al estar vivo, a la vida en general.

¿Cómo reacciona el público vasco ante un espectáculo de flamenco?

Cuando llego a un teatro me olvido de dónde estoy. Independientemente de cuál sea la ciudad, la gente tiene sentimientos y yo intento llegar a esas personas.

El objetivo es que el público vibre.

El objetivo es que a la gente se le ponga el vello en punta. No realizo cambios en el espectáculo en función del público o de la ciudad en la que me encuentro. Da igual que esté en Japón o en Bilbao. Tengo que transmitir lo que siento y mi arte a quienes me están viendo. A veces llego a olvidar hasta de dónde vengo. No somos tan diferentes los unos de los otros.

¿Es más que un trabajo?

Es una pasión, un placer. Es mi amor incondicional.

¿Qué supone el flamenco para Eva?

Es mi medio de comunicación, mi forma de expresión. Es una forma de mostrar cómo soy, cómo me siento... Fuera del escenario existe una timidez que desaparece cuando salgo a actuar.

¿Llega a transformarse sobre las tablas?

Totalmente. En el momento que entro en el camerino, me maquillo me peino y me pongo el vestido... ahí comienza la transformación. Soy otra. Pierdo el miedo y la timidez que me caracterizan. Le tengo muchísimo que agradecer al flamenco.

¿El flamenco le ha ayudado a conocerse un poco más?

Sin duda. He descubierto partes de mí que ni siquiera sabía que existían. Somos dos mujeres. Es un juego maravilloso que no me gustaría perder nunca. Cuando termino la actuación, me lavo el pelo y me desmaquillo, pocos me reconocen. Me ha ayudado a sentirme realizada como mujer. El flamenco me ha dado muchas cosas, pero también he tenido que renunciar a otras muchas.

Lleva mucho años, ¿no?

Empecé con once y tengo treinta y ocho. Más de la mitad de mi vida llevo en esto.

¿Cómo combina lo de ser madre y seguir en activo en la danza?

Cuesta, pero querer es poder. Nadie dijo que sería fácil. He enseñado a mi hija a ser independiente.

¿Qué le gusta a Eva de Yerbabuena?

Lo que me gusta de Yerbabuena es que no tiene miedo. Y de Eva me gusta que es humilde, honesta y que tiene los pies en la tierra.

¿Cuáles son sus referentes en el mundo del flamenco?

Uf, hay muchos... Carmen Amaya, Pilar López, Argentinita. Tengo alumnos que les veo y me fascinan ver las cualidades que muestran. Lo que nunca hay que hacer es imitar.

¿De los errores se aprende?

Por supuesto. Yo he aprendido e intento que mis alumnos lo tengan en cuenta.

sus frases

"El espectáculo 'Lluvia' es un homenaje a la melancolía y al desamor, al estar vivo"

La bailaora granadina actúa hoy en el Euskalduna . Foto: Pablo viñas

Dokumentuaren akzioak