Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Señalada por el dedo

Dokumentuaren akzioak

Señalada por el dedo

Crítica, Marta Carrasco

Egilea
Carlos Gil
Komunikabidea
Gara
Mota
Kritika
Data
2007/04/03

No caben dudas. Hay un sólido discurso escénico de principio a fin; hay una idea desarrollada; hay una progresión, un camino no rectilíneo, pero un camino marcado con muchas huellas, dejando huellas en muchas direcciones, aromas, noticias de una manera de entender el mundo, la vida, el teatro, la danza, el espectáculo. Una coherencia estética, una energía regeneracionista, un acople de los elementos más allá de las circunstancias y las instrumentalizaciones de lo que aparentan.

Nada de lo que sale a escena es neutro, ni un gesto, ni un zapato, ni un apéndice plástico, ningún detalle del atrezzo, ni el vestuario son casuales. Las sillas, las mesas, el agua o la sandía son del mismo valor significante que las luces o la banda sonora, tan rica, variada, tan sentimental o emocional según convenga en cada tramo. Los movimientos, las interpretaciones, los guiños al público, esa constante manera de señalar con el dedo, como si quisieran aludir de tú a tú a cada persona del público, para que quede claro que no es una acción general, sino algo personal, que te llega, te toca, te involucra, lo sientes como algo que sucede en tus ojos, tu cabeza, tu estómago o tu corazón.

Allá cada cual ante la explosión de colores, movimientos, silencios, imágenes, agua, fuego, olores, una cascada de sensaciones imparables, un juego escénico perpetuo, una suerte de bacanal teatral en donde no hay un segundo para la transición, se respira en medio de cada cabalgada. Y el derroche de calidades interpretativas, un equipo muy dúctil y entregado al espíritu de lo que se narra, una prueba de cantidades, de esfuerzo que siempre se transforma en una sonrisa, una risa, una satisfacción. Cuando entendemos que esos seres humanos están jugando a crear, a hacer teatro, a interpretar un mundo al que nos invitan a asistir, es cuando nos entregamos definitivamente. Y lo disfrutamos. Es un gran espectáculo, posiblemente un punto y seguido en la carrera de Marta Carrasco, pero esta antología es un auténtico legado, un manifiesto. No se lo pierdan.

Dokumentuaren akzioak