Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Representación audiovisual del folklore. Interculturalidad latente en un Festival Internacional

Dokumentuaren akzioak

Representación audiovisual del folklore. Interculturalidad latente en un Festival Internacional

Emilio Xabier Dueñas

Egilea
263
Komunikabidea
Euskonews
Mota
Iritzia
Data
2004/07/16

La trayectoria y los resultados de las anteriores ediciones, nos anima a confiar en lo positivo que observaremos en este año. Por otro lado, ya desde hace años, el festival se encuentra consolidado y una muy importante representación mundial ha paseado sus dotes por un escenario de solidaridad y entendimiento entre diversas culturas, plasmado en sus representaciones artísticas visuales de música o danza.



Tradición actualizada



Nos referimos al Folklore, también conocido por la suma de la Cultura Tradicional y la Popular. Rico y variado en todas sus formas a lo largo de toda la geografía del planeta y conservado durante varias generaciones -hoy en día algunas costumbres conservadas entre algodones-, para su revitalización y mantenimiento y, como no, para deleite y disfrute de propios y extraños.



A nivel mundial, toda esta diversidad en el Folklore de los pueblos, ha sido consensuado en un proyecto de recomendación, elaborado por UNESCO y refrendado el 16 de noviembre de 1989 por la misma organización, en el cual se determinan una serie de cláusulas accesibles, de entre las cuales podemos destacar, abreviadamente, los siguientes puntos:



- La Cultura Tradicional y Popular, desde el aspecto definitorio, abarca: la lengua, la literatura, la música, la danza, los juegos, la mitología, los ritos, las costumbres, la artesanía o la arquitectura, entre otros campos.



- Desde el aspecto identificativo, debe ser defendida por los estados miembros de la organización. Cabe añadir la creación de un inventario, colecta, trascripción y fomento de la creación.



- La preservación de los valores, el impulso y la concesión de medios para su divulgación y conocimiento, se deben hacer extensibles hacia el pueblo y compartidos con el mismo.



- El estímulo para la difusión del Folklore; bien a través de los medios de comunicación; bien por los diferentes soportes de comercialización; bien por la vía museística, se hace indispensable para facilitar el saber popular hacia las diferentes clases sociales.



- También en el marco jurídico, la propiedad intelectual y de derecho privado, se hace constar la protección, no sólo de los interlocutores sino, además, del material obtenido por los diversos medios.



- La relación y cooperación entre diferentes asociaciones, instituciones, etc., a nivel internacional, debe redundar en beneficio de todos y cada uno de los estados y como salvaguarda de toda cultura viva.



Desconocemos al día de hoy, la operatividad, puesta en marcha y fases de realización de las distintas disposiciones recomendadas en su momento por UNESCO en 1989.



Patrimonio material e inmaterial



Ante todo, no debemos olvidar el más que importante valor histórico del paso del ser humano sobre la tierra, plasmado en cada una de las formas y elementos que componen el conocimiento adquirido a lo largo de tanto tiempo.



Por un lado, el Patrimonio Cultural intangible, manifiesto en la literatura oral o en el traspaso del saber entre generaciones. Por otro, el tangible, que se puede observar en la escultura, artesanía o los deportes, entre otros muchos aspectos. Lo uno y lo otro se complementan, ofreciéndonos una inagotable fuente de recursos, fruto de los orígenes del pasado.



El Folklore nos ofrece esa parte del saber en el cual se conjugan la transmisión y tradición oral y, en el caso de la danza y la canción, la indumentaria, la ejecución vital y física, la interpretación o la representación: movimiento corporal, color, luz y sonido.



En cuanto al Festival Internacional propio, se ha de tener en cuenta los miles de personas que, durante todos estos años, se han acercado a observar a los variados grupos de folklore que han recorrido nuestra geografía, principalmente en el mes de julio, las cuales esperamos, hayan ido adquiriendo un conocimiento más que notable, acerca de las diferentes representaciones artísticas culturales.



Vestimenta, danza, canción y música o teatro, nos han trasladado en el tiempo y en el espacio. Si bien en todo momento se debe distinguir todo tipo de actuación en un escenario, la coreografía y escenografía que se mueven alrededor de estos espectáculos a nivel mundial, donde prima la espectacularidad de movimientos (estilismo), colorista y llamativa indumentaria y exóticas músicas, a veces vanguardistas, difieren considerablemente con nuestra propia formación, desarrollo y representación para un público que se halla acostumbrado a las propias del país desde hace muchos años.



Quizás se debieran aprender otras fórmulas y corregir, en lo posible, ciertos errores por falta de conocimientos técnicos y siempre intentando evitar en lo posible, esa facultad comparativa entre profesionales, semiprofesionales y amateurismo. Y, sin olvidar, ante todo, que las formas que estamos observando, son las trasladadas desde un espacio público o privado, actual o pasado, hasta un tablado, donde los espectadores van a admirar tales características un tanto modificadas porque el guión así lo exige.



Idiosincrasia diferencial y convergente al mismo tiempo, la cual se hace más palpable, en los apreciables vínculos interculturales, fruto todo ello de la singular relación temporal de todos los participantes llegados de otros lugares y los anfitriones, ya maestros por su experiencia y colaboración.



Intercambio cultural



La preservación de las diferentes formas culturales, se debe hacer extensible a todos los estadios de la sociedad: desde la base ejecutadora de todo tipo de acto hasta el poder público. No únicamente legitimarse en textos oficiales, a veces fríos y carentes de contenido sino, llevarse a la práctica, por medio de apoyos institucionales y con un claro componente difusor hacia la misma colectividad. Inculcando los valores internos e intrínsecos ecológicos, de un mundo que va cambiando velozmente, modificando sus hábitos y facilitando la pérdida de posicionamiento tradicional frente a la mejora escalonada del bienestar social, al menos en ciertos lugares y países.



Como ya se ha especificado anteriormente, este año en homenaje a los estados recientemente incorporados como miembros de pleno derecho en la Unión Europea, han sido invitados grupos folklóricos de los siguientes países: Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y República Checa.



Esperamos que la oportunidad que nos brinda este festival, nos sirva no sólo para crear y mantener relaciones culturales sino, además, para acometer diversas vías de intercambio y tener un conocimiento más cercano de otras realidades sociales y culturales plasmadas aquí en el folklore-espectáculo.

Dokumentuaren akzioak