Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Regresa el misterio

Dokumentuaren akzioak

Regresa el misterio

Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Mota
Albistea
Data
2009/06/22

Como defensor de un patrimonio intangible, Nacho Duato (Valencia, 1957) ejerce de traductor de un proceso misterioso, el que va de los sentimientos a la cabeza, y de la cabeza a los pies. Una transformación "muy difícil de explicar" que se plasmará mañana y el miércoles en el Auditorio Kursaal de Donostia en tres coreografías ideadas para la Compañía Nacional de Danza por su director.

Hace tres años, también en junio, presentó en Donostia Alas , donde firmó la coreografía, bailó y recitó textos. El creador de la pieza, el director teatral esloveno Tomaz Pandur (Barroco) , que se inspira libremente en el filme de Wim Wenders El cielo sobre Berlín , considera a Duato "por encima de todo, un escultor del tiempo". En 2010 le espera un reto especial: bailar y coreografiar para el Bolshoi. "Todavía tengo que hacer el ballet, que lo estrenaré en enero en el Teatro Real. Se conmemora el centenario de Chejov, y me han pedido que haga algo sobre este artista", explica. Además, bailará Bach en Multiplicidad. Formas de Silencio y Vacío . Eso será las dos últimas semanas de julio del próximo año. Ahora cincelará el tiempo con Cobalto, Gnawa y O Domina Nostra .

'cobalto'

Un órgano peculiar

"Para hacer una coreografía, primero tengo muy claro de lo que quiero hablar; después me inspiro en la música". Y, en el caso de Cobalto , que bebe del mundo onírico, bañado por la sensualidad y el erotismo, "la música es de Sergio Caballero y Pedro Alcalde, dos compositores catalanes con los que colaboro desde hace siete u ocho años". "Está sacada de un órgano de la iglesia Collbató de Barcelona, uno de los órganos más grandes de Europa. Todo el sonido, toda la música está sacada de ese órgano". "Pero -advierte- pocas veces suena como un órgano, porque no han tocado el órgano de una forma convencional, sentados, tocándolo con los dedos. Por ejemplo, con los tubos del órgano han hecho percusión, han soplado, han grabado el mecanismo interior del órgano... Las teclas del órgano no están tocadas casi nunca con las manos. Se trata de aprovechar el sonido del órgano al máximo". "Un poco como cuando John Cage hace cosas con el piano preparado, le toca las cuerdas, todo menos tocar el piano", dice, entre risas.

'gnawa'

En trance

Gnawa , que estrenó en el festival vasco Dantzaldia, es una pieza en la que ritmos españoles y de raíz subsahariana se funden para evocar los rituales sincréticos que cofradías místicas musulmanas utilizan para llegar a un estado de trance.

"Lo importante es que las coreografías tengan calidad y fuerza y que sean singulares", sostiene Duato, quien nunca se ha escondido. Está comprometido con conflictos internacionales, problemas sociales -una de sus hermanas murió por su adicción a las drogas y el hecho inspiró una de sus coreografías-, es claro y directo, y no tiene miedo a criticar.

Fue así desde el principio. La Compañía Nacional de Danza, fundada en 1979 con el nombre del Ballet Nacional de España Clásico dio un giro a su historia en 1990 con la incorporación de Duato. La formación, que había sido dirigida entre otros por Víctor Ullate y Maya Plisestskaya, derivó entonces hacia un estilo más contemporáneo.

'o domina nostra'

Una Virgen muy fuerte

El compositor Henryk Górecki plasmó en sus piezas su fe católica, también en O domina nostra . Duato recoge esa vertiente religiosa, pero a su manera. "Cuando se habla de la Virgen, se espera verle con el manto azul, ascendiendo a los cielos (ríe)". "Esta música me gusta mucho, está dedicada a la Virgen negra de Jasna Gora, es también solamente para órgano y para una soprano que repite constantemente O domina nostra y está hecha para una mujer y para diez hombres, ella representa a la Virgen y es el eslabón entre lo humano y lo espiritual, entre Jesucristo y el hombre. Pero es una Virgen más cercana a la mujer del Cantar de los cantares , esa mujer que está con las manos pintadas de henna, sentada en la arena del desierto, con los pelos llenos de aceite, con köhl en los ojos y descalza caminando por el desierto...", describe. "¡Como debía ser la Virgen! Y encima dio a luz en un establo, imagínate qué tipo de mujer debió de ser, una mujer muy fuerte y muy de la tierra. Esa es la Virgen que intento representar".

Duato ensaya 'Alas' con sus bailarines, en Donostia, en 2006.Foto: iban aguinaga

Dokumentuaren akzioak