Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Recuperar el Carnaval rural

Dokumentuaren akzioak

Recuperar el Carnaval rural

Eraiki Dantza Taldea narra el trabajo realizado para volver a mostrar una antigua costumbre, que hoy trae como aperitivo a los iñudes y artzaiak

Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Irún
Mota
Kronika
Data
2003/02/23

Partiendo del conocimiento de la celebración de esta costumbre, realizada anteriormente en Irún por personas pertenecientes en su mayoría a la familia Zabalo y otras del barrio de Meaka, se recurre a uno de los miembros de esa familia, Ángel, para obtener información y se celebra una reunión en el caserío Bentheonea entre miembros de la comisión del grupo de danza Eraiki y Ángel Zabalo, poniéndonos al corriente de cómo, por dónde, y durante cuánto tiempo se celebra la Puzka Biltzea.



Ángel Zabalo nos recomienda a su hermana Eskola para la obtención de muestras de vestuario. Ésta nos confecciona las muestras completas de dantzari Neska, dantzari Mutil y Laguntzaile.



Salida el Sábado Regular



Mientras tanto, y para obtener alguna documentación sobre los Inhauteriak en Euskal Herria se acude a unas charlas en la sociedad E.K.T. y se da una información muy resumida de dichas charlas junto con el posible programa a realizar el día 3 de marzo de 1984, Sábado Regular, para motivar a los jóvenes del grupo, principal objetivo de este Inhauteriak.



A partir del día 18 de febrero se empieza a trabajar en la confección de los trajes, realizándose toda ella en el caserío Bentheonea, teniendo algunos problemas para lograr las txambrak o blusa de las chicas.



Con la colaboración de un buen equipo de madres y algún que otro padre se consigue preparar todo el vestuario para el Viernes Flaco y así el sábado por la mañana se tiene una última reunión para concretar hora y recorrido y se decide salir a las 14.00 horas.



El día se va animando poco a poco y, a pesar del frío, al ver la respuesta de la gente ya nada se interpone. Vamos con prisa de un lado a otro, con miedo de no poder llegar a todo. La despedida la hacemos en Bentheonea, 20.00 horas, acordando hacer con lo que hemos recogido una cena. Uno de los fines de la Puska Biltzea es ése.



Eso fue durante los carnavales del año 1984 y, a partir de esta primera y muy positiva experiencia, se decide salir los siguientes todo el día de Sábado de Carnaval. Luego, se han sumado otros grupos.



Arin-arin y fandango



Después de unos quince días de preparación del vestuario, contacto con trikitilaris y algunos detalles más, el día de la Puska Biltzea comienza hacia las 9.30 de la mañana. Nos reunimos en el caserío Bentheonea, donde bailamos nuestro primer arin-arin y, sin más, iniciamos el recorrido.



Hasta el mediodía nos dedicamos a casi todos los caseríos del Bidasoa, terminando hacia las dos en el caserío Zinko Enea, en el que comemos. Este caserío nos lo cede la familia Aranburu. Algunos padres colaboran este día preparando y llevándonos la comida. Después de comer, beber y recuperarnos un poco -nosotros y la burra-, continuamos el itinerario.



Por la tarde, después de finalizar en el barrio de Bidasoa y haber recorrido ya parte de Behobia, nos disponemos a tomar fuerzas de nuevo con una merienda en Blaia. Volvemos al casco del barrio y damos la última vuelta antes de reunirnos para preparar la cena con lo recogido. La cena en la que, aunque cansados, nunca nos falta ambiente, da por concluido el día.



Las danzas que se realizan en todos los caseríos son fandango y arin-arin. Al llegar al caserío el portador de la escoba barre la zona delantera del caserío, donde después se realizan los bailes. Se finaliza con una kalejira. Los laguntzaileak no pierden tiempo, recogiendo lo que les dan y charlando un rato con los baserritarrak. Rara vez salimos con las manos en los bolsillos y si esto ocurre no les falta tiempo a los laguntzaileak para darse una vuelta por el gallinero. Todo se permite en estas fechas.

Dokumentuaren akzioak