Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Ramón Eraña, una vida dedicada a los demás

Dokumentuaren akzioak

Ramón Eraña, una vida dedicada a los demás

Falleció el pasado 18 de septiembre y a su funeral acudieron centenares de personas para darle el último adiós

Cuando se llega a la vida, los caminos que tomas a veces vienen marcados por las circunstancias, pero en otras ocasiones, es la propia persona los que los elige.
Egilea
Joxebi Ramos
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Albistea
Data
2015/10/04
Lotura
Diario Vasco

En el caso de Ramón Eraña, no hay ninguna duda posible. Atxabaltarra de corazón y espíritu, decidió dar su vida a los demás. Dedicar su tiempo a ofrecerse a los demás. Y a fe que lo hizo bien, porque ha dejado su huella en miles de corazones, en los que siempre tendrá un 'huequecito'. Porque son los actos los que definen a las personas, y Ramón se entregó en cuerpo y alma en todo tipo de actividades culturales, deportivas y benéficas.

Ramón Eraña falleció el pasado 18 de septiembre y a su funeral acudieron centenares de personas para darle el último adiós. Un grupo de 23 txistularis del valle, fue delante del féretro desde su domicilio hasta la parroquia donde se celebró el funeral. Una vez finalizado el acto religioso, se le bailó un aurresku de honor, Aretxabaletako Abesbatza interpretó un tema ante el féretro de Ramón, cubierto con la bandera de Loramendi Dantza Taldea, grupo del que fue uno de los fundadores. Los txistularis quisieron finalmente despedirle con la interpretación del tema 'Arabako otoitza', de su gran amigo, Demetrio Iriarte.

Emotivo homenaje

El día central de los 'San Migel jaiak' se le rindió un pequeño homenaje en la plaza cuando se bailaron las tradicionales 'Beinke-Loramendi' y 'Larrin dantza'. Ángel Bergaretxe, leyó, unas palabras que trataron de describir la figura de Ramón Eraña. Difícilmente condensada en algo más de folio y medio, pero que en resumen decía que si en el diccionario hubiera que buscar una definición de 'compromiso', saldría entre las posibles respuestas el nombre de Ramón Eraña, por su entrega y su ejemplo de colaboración de toda iniciativa popular que se hiciera en Aretxabaleta. Al finalizar la lectura se hizo entrega de un retrato a plumilla de un metro de altura realizada por Katalin Antxia, a uno de los grandes amigos de Eraña, 'Julito' Revuelta, que visiblemente emocionado recogió el regalo, que ya lo tiene puesto, en lugar preferente, en su 'txoko' de recuerdos. Ramón estuvo arropado en los últimos días de su vida por sus amigos. El punto de encuentro era muchas veces, ese 'txoko' de Julito.

Compromiso con la sociedad

Ramón Eraña, nació en Aretxabaleta en 1950. Fue un hombre comprometido desde temprana edad. Para conocer más sobre su vida, hemos hablado con sus amigos, su cuadrilla, gente con la que colaboró en diversas actividades. Y todos coinciden en lo mismo. Su entrega y compromiso hacia los demás. Fue capaz de compaginar su trabajo diario con actividades culturales y deportivas. A los 12 años ya formaba parte de la banda de música de Aretxabaleta, tocando el clarinete, bajo la dirección de Demetrio Iriarte.

En el año 1963 desaparecían en Aretxabaleta sendos grupos de bailes que había sido bastante fuertes durante unos 10 años. El de los 'Luises' que era para los chicos y el de 'Las hijas de María', para las chicas, vinculados con la iglesia. Jokin Antxia recuerda que le comentaba Ramón la historia de la evolución de los dantzaris atxabaltarras alrededor de los 'Luises', «su cuadrilla sacó un grupo de dantzas, intentando ser aquel grupo que había desaparecido. Durante dos años funcionaron como el grupo de dantzas de los 'Luises'. Desde el año 1966 a 1969, dentro de la asociación cultural Alkar empieza a funcionar ese grupo de dantzas. Pero Ramón veía que el grupo de dantzas tenía que tener una entidad propia. Y empieza a montar como profesor el grupo de dantzas de Loramendi Euskal Dantza Taldea».

'Txino Dantza'

Fue en 1966 cuando colaboró junto con otros 10 jóvenes atxabaltarras, en la creación del primer grupo de dantzaris de Aretxabaleta, Loramendi. El txistulari del grupo en aquella época era José Oliden, pero fue Ramón el que logró asentar el grupo de dantzaris y txistularis. Su primera actuación fue en 1967 con las camisas de los 'Luisarras' en la anteiglesia de Izurieta. Como anécdota, comenta un miembro de la cuadrilla de Eraña, Iñigo Olabe «la bandera de Loramendi Dantza Taldea la compramos con el dinero de nuestros bolsillos, ya que entonces no había ayudas institucionales ni de ningún tipo». Recuerda Olabe que «él fue el que incorporó en los años 90 cantidad de bailes aprendidos en otros lugares, ampliando el repertorio de los dantzaris de Aretxabaleta. Ramón fue el que recuperó el baile de la 'Txino Dantza' en 1975 y ya anteriormente él enseñaba a los quintos a preparar los bailes que realizaban en Santa Ageda y en Carnaval. Fundamos el grupo de dantzaris Loramendi un grupo de chicos y chicas del pueblo».

Con la música en su corazón

Ramón también estuvo de txistulari en el grupo de dantzaris de Loramendi. Tuvo relación con otro gran txistulari, Demetrio Iriarte, con el que colaboró. Precisamente el txistulari oñatiarra le hizo un 'Arin Arin' especial dedicado a Ramón, titulado 'Eraña tar Erramon'.

Desde hace 8 años se realiza una concentración de los txistularis de Debagoiena que va rotando cada año por un municipio, y Ramón formó parte del grupo que organizó esta actividad anual. Jokin Antxia recuerda que «Ramón nos dijo 'el día que se jubile voy a coger de nuevo el txistu y me voy a juntar con vosotros'. Algo que hizo en 2011».

Apoyo al deporte

A nivel deportivo, Ramón hacía atletismo desde joven. Corría maratones. Y en 1980 pasó a formar parte de la junta directiva de Almen Kirol Elkartea, siendo delegado y entrenador de la sección de atletismo. Ramón dio otra dimensión a la sección de atletismo, llegando a ser un club de élite de Gipuzkoa. Hasta 1995 permaneció el Almen KE. Entrenaba a atletas como Matilde Garai, Ramón Jausoro o Joseba Larrinaga 'Mardo'. Precisamente acompañaba a 'Mardo' en sus entrenamientos y llegó a ir con él a los juegos paralímpicos de Atlanta en 1996.

Otras facetas de su vida

Como señala Iñigo Olabe «Ramón era muy abertzale y habrá recorrido todas las cárceles de España, visitando a los presos. También ayudaba a los más necesitados. Tuvo a dos hermanos de un país africano bajo su protección. Ayudaba a la gente emigrante que llegaba, para integrarse y buscarles trabajo. Ha sido un hombre muy comprometido con todas las causas, de personas necesitadas. Era un hombre con un compromiso con la sociedad tremendo».

Ramón colaboraba con el grupo del archivo fotográfico de Aretxabaleta, llevando material gráfico, escaneando y archivando. Era un gran aficionado a la fotografía, y su impronta también quedará reflejada en el material que él mismo ha aportado. Colaboró con Loramendi Kultur Elkartea en los grupos de toponimia o euskera. Eraña fue concejal en el municipio atxabaltarra en la legislatura de 1979 a 1983 por Herri Batasuna. Es difícil cerrar el círculo del compromiso social de Ramón Eraña. Pero quizá podría hacerse con su colaboración durante más de 15 años, con la asociación de donantes de Sangre de Araba.

Dokumentuaren akzioak