Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka La noche de los Premios Max convertirá en un salón de baile el auditorio del Euskalduna

Dokumentuaren akzioak

La noche de los Premios Max convertirá en un salón de baile el auditorio del Euskalduna

La laureada coreógrafa Sol Picó ha confeccionado una gala «inspirada en el mundo de la danza»

Egilea
Itsaso Álvarez
Komunikabidea
El Correo
Mota
Albistea
Data
2007/04/13

Los galardones, organizados por la Sociedad General de Autores y Editores y la Fundación Autor, a los que concurren todos los espectáculos estrenados o en gira en la temporada anterior, cumplen diez años. Es la segunda vez que la gala recala en la capital vizcaína (en 2001 se celebró en el Teatro Arriaga) y la primera que el desarrollo de la misma se inspira en el mundo de la danza.

El lunes, a las nueve

«Porque no está en España considerada la danza como debería». Lo reivindicó ayer en la presentación de la ceremonia en Bilbao Sol Picó, la bailarina y coreógrafa más laureada en anteriores ediciones de los Max y premio nacional de danza. Con la supervisión de la empresa Focus Madrid, diseñadora de las dos últimas entregas, Picó y el también bailarín Damián Muñoz han sido los encargados de montar para la gran noche del lunes, que arrancará a las nueve y durará «no más de dos horas», un espectáculo que combina estilos diversos de baile (clásico, contemporáneo, flamenco, tradicional vasco...).

Protagonistas de algunos de los números serán rostros conocidos de las tablas españolas: los bailarines vascos Igor Yebra, que hará «algo distinto a lo que suele ser su repertorio habitual acompañado de las alumnas de su escuela» y Virginia García Fernández; los integrantes del grupo guipuzcoano de danzas Kukai y los miembros de la Orquesta Sinfónica de Bilbao; el maestro catalán Carles Santes al piano; el bailaor sevillano Israel Galván... El elemento sorpresa está asegurado durante el acto, como cuando el dramaturgo Fernando Arrabal recoja el Premio Max de Honor flanqueado por un grupo de mariachis.

Hasta la maestra de ceremonias, Gurutze Beitia, deberá hacer sus 'pinitos' en el baile, al tiempo que los espejos cambian de lugar sobre el escenario. Habrá momentos en que algunos de los dos mil asistentes distribuidos en las butacas del auditorio del Palacio Euskalduna «se vean reflejados en uno de ellos», advirtió Pere Pinyol, director general de la compañía Focus Madrid.

«El 90%» de los candidatos ha confirmado ya su asistencia a la gran fiesta anual de las Artes Escénicas españolas. Los ganadores finales volverán a ser elegidos desde dentro del gremio, por los cerca de «siete mil» profesionales que han emitido su voto esta vez. Por primera vez en la historia de los Premios Max, el proceso electoral íntegro -dos rondas de votaciones- se ha llevado a cabo a través de Internet. Parten como favoritas, con once y nueve candidaturas respectivamente, el musical basado en las leyendas griegas 'Antígona tiene un plan' (Jana Producciones) y el montaje teatral 'Peer Gynt' (Teatre Romea).

La noche de los Premios Max convertirá en un salón de baile el auditorio del Euskalduna
DANZA. Actuación de un grupo de ballet en la entrega de los Max de 2001 en Bilbao. / EL CORREO

Dokumentuaren akzioak