Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Premios a la excelencia en la danza

Dokumentuaren akzioak

Premios a la excelencia en la danza

Egilea
Begoña Lebario
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastian
Mota
Albistea
Data
2009/05/03

El Teatro Principal donostiarra acogió ayer la entrega de los VII Premios de la Danza, organizada por la Asociación de Profesionales de Danza de Gipuzkoa, en un acto que combinó varias actuaciones y el reconocimiento a Lucía Lacarra e Itziar Mendizabal y, a título póstumo, a Gene Yurre. Tras las palabras de bienvenida y antes de la lectura del manifiesto elaborado por la UNESCO con motivo del Día Internacional de la Danza, las alumnas de la Escuela Municipal donostiarra interpretaron la pieza Sunrise. Le siguieron el breakdance de la academia Anaiak, Seike de Kaia Bat Dantza Eskola y Ramalama del estudio de danza Thalia. Y, ante los problemas técnicos con el video-homenaje, se procedió a la entrega de los premios.

Itziar Mendizabal, emocionada hasta casi derramar unas lágrimas, recibió el Premio Revelación, que dedicó, en euskera, a su madre, familia, amigas y, en francés, a su partenaireJean-Sebastién Colau, «por estar detrás de mí y también a mi lado». En la fila de butacas, su aita, Jesús Mari Mendizabal, colaborador de EL DIARIO VASCO, su ama, Mertxe Escribano, y su hermana Lierni, con su marido, Haritz Garaialde y hasta su nanny, Cristina Sistiaga, se emocionaron tanto como la hondarribiarra.
Acostumbrada a recibir este tipo de honores, Lucia Lacarra -Premio Trayectoria Artística- más contenida, dedicó su discurso, también en euskera, a su ama, Mila Gurrutxaga, a su familia, a su querido pueblo de Zumaia, y ya en castellano, a Mentxu Medel, su primera profesora de danza. Acompañaban a la zumaiarra su novio, el también bailarín Marlon Dino, su hermana Diana con su marido Carlos Jiménez, y sus hijos Izaro y Aimar. Los tíos Enrique y Azucena Lacarra, Ramón, Pepi y Nieves Gurrutxaga tampoco se perdieron el acto.
El momento más emotivo de la velada lo protagonizó M. Carmen Arrospide, viuda de Gene Yurre -Premio Dedicación a la Danza a título póstumo-, quien reconoció que «la danza ha perdido a un genio y yo, a un gran hombre». Arropaban a Arrospide sus hijas Patricia y Sandra, y los hijos de Yurre, Iñigo y Josu. El relevo de Yurre al frente de Kresala Dantza Taldea, Faustino Aranzabal, siguió al detalle la ceremonia. El mundo de la danza tradicional, con aires más contemporáneos, también estuvo representado por Edu Muruamendiaraz, director y coreógrafo de Aukeran.
Tampoco faltó presencia institucional en la séptima edición de los galardones de danza. Estibalitz Alkorta encabezaba la comitiva de la Diputación. La delegación zumaiarra estuvo comandada por las concejalas Pilar Etxabe y Lide Amilibia, mientras que Ignacio Nogueras hacía lo propio con la hondarribiarra. Al quite de cualquier detalle se encontraba Norka Chiapuso, director de artes escénicas de Donostia Kultura. El mundo de la danza no quiso perderse estos galardones. La presidenta de la Asociación, M. Eugenia Maisueche, sirvió de anfitriona a los muchos asistentes, entre ellos, los padres del bailarín Urtzi Aranburu -Premio Trayectoria Artística 2005-, José Luis y M. Carmen Adrada; los progenitores del primer bailarín Iker Murillo -Premio Revelación 2008-, José y Nati Badiola. Entre el público se encontraba también el coreógrafo donostiarra Juan Carlos Santamaría, Premio Nacional de Danza 2008, junto a Santiago Álvarez.
Hoy, a las 19.30 horas, se pone el broche de oro a las celebraciones de la danza con la XIII. Gala del Día Internacional de la Danza, cuyo cierre llevará a cabo Itziar Mendizabal, en agradecimiento por su Premio Revelación.
Premios a la excelencia en la danza
En honor de Lucía Lacarra, Itziar Mendizabal y Mª Carmen Arrospide, que recogió el premio otorgado a Gene Yurre. /J. M. LÓPEZ
Lucía Lacarra sonríe a dos pequeños bailarines. /J.M. LÓPEZ

Dokumentuaren akzioak