Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka "Estamos en una situación de absoluta pobreza con las compañías de ballet lírico"

Dokumentuaren akzioak

"Estamos en una situación de absoluta pobreza con las compañías de ballet lírico"

Adolfo Yebra. presidente de ABBE

Egilea
Tamara de la Rosa
Komunikabidea
Deia
Tokia
Bilbao
Mota
Elkarrizketa
Data
2009/06/08
Conoce de primera mano lo que sufren los bailarines vascos por hacerse un hueco en un escenario euskaldun. Lo ha vivido con su hijo, el bailarín Igor Yebra. Quizá por eso tenga tan clara la solución para que las figuras vascas de la danza no tengan que abandonar Euskadi, crear una compañía municipal. De momento, el presidente de ABBE, se conforma con poder traer de vuelta a casa a estos artistas con la 4º gala 'Los vascos y la danza'.

Ya es la cuarta ocasión en la que celebra la gala 'Los vascos y la danza'. ¿De dónde nació esta iniciativa? ¿Con qué fin?

Nace con la idea de que, sabiendo que aquí no existen compañías de ballet y demás, casi todos nuestros bailarines se ven obligados a emigrar. Al final siempre nos llevamos la gran sorpresa cuando encontramos que la gran mayoría de los ballets de Europa están repletos de bailarines vascos y además en sus primeras posiciones, tanto primeros bailarines como solistas.

¿Por qué ocurre esto?

Aquí desconocemos que existe esa riqueza cultural tan nuestra. Conocen a algún bailarín en su entorno pero aquí no hay una cultura muy desarrollada en el mundo del ballet.

Y eso es lo que intentáis evitar con estas galas...

Nuestra idea es que todos esos bailarines de cuyo arte está gozando todo el mundo vengan a Euskadi, porque nosotros no podemos acercarnos hasta los lugares donde están triunfando. Empezamos a traer a gente de Montecarlo, de Burdeos... Para que nosotros sepamos que esos bailarines existen y podamos gozar de su arte a la vez que ellos demuestran todas sus cualidades delante de su gente.

Es que al final, la mayoría de los bailarines vascos deben abandonar Euskadi para poder vivir de la danza, para triunfar.

Sí, sí, y a desarrollar su carrera también, porque aquí no hay compañías. Un ejemplo, imagina que tuviésemos una buena cantera de futbolistas pero no que tuviésemos un equipo de fútbol como tal. ¡Los futbolistas tendrían que irse a jugar fuera, donde sí tuvieran un equipo! Eso mismo es lo que pasa con el ballet vasco. Hay unos grandes bailarines pero aquí no hay ballets.

¿Crear una compañía sería la solución?

Sí. Casi todas la ciudades que poseen teatros de ópera o teatros municipales tienen su propia orquesta, su coro y también su compañía de ballet. Cada vez que hacen óperas o espectáculos de este tipo, si requieren un gran ballet tienen su propia compañía. No haría falta que contratasen a nadie de fuera pero si lo hacen, si incluyen a bailarines de otros países en su ballet es porque quieren reforzarlo. Esto ocurre en Italia, Francia, Alemania, Rusia... por todas sus ciudades, incluso hasta por sus pueblos. Pero aquí, en este país, sí hay orquestas, hay coros pero no hay ballet. Hasta el punto de que en todo el Estado, no sólo en Euskadi, en estos momentos no hay una compañía de ballet lírica. Ni una Hay alguna particular, en la que se hacen mezclas de neoclásico, contemporáneo y clásico, como puede ser el caso de Víctor Ullate, o la de Nacho Duato, que es más de contemporáneo. Estamos en una situación de pobreza tremenda. Además que fíjate, el ballet suele gustar a la gente. Debe resultar demasiado caro o no sé, porque nadie se moja en esto.

¿En manos de quién está la decisión?

Pues en las mismas manos que está el tener una orquesta sinfónica. Son las mismas manos. La cultura no tiene por qué estar desarrollándola particulares. La cultura tiene que nacer desde la base y lo lógico es que sean las instituciones las que arranquen con esto o lo apoyen en gran medida. El Arriaga trae buenos espectáculos a precios asequibles y eso es porque está en manos del Ayuntamiento de Bilbao. Cuando quieres educar a los niños lo primero que tiene que haber no son los particulares sino que tienen que existir escuelas municipales en las cuales se empiece a preparar a la juventud, pero culturizar a un pueblo lo tienen que hacer las instituciones.

A pesar de eso, aquí hay muchísimo interés por la danza.

En Euskadi, sin buscar mucho, se ven nombres de gente que funciona muy bien: Igor (Yebra), Lucia Lacarra, Itziar Mendizabal, propuesta a los Oscars de la danza, Juan Carlos Santamaría, Premio Nacional de este año... Este país está dando grandes figuras.

Y usted las reúne en una gala anual en el Palacio Euskalduna.

Una gala de estrellas de este tipo o se hace con bailarines que están bien, sin más, sin ser primeras figuras, y se hace un collage con todos que queda mono, o se hace bajo la base de un gran bailarín que le da nombre a la gala y los demás lo acompañan. Pero es que a esta gala traemos buenos bailarines como Mikel Jáuregui, Juan Carlos Santamaría. Y encima damos un paso más y traemos a Itziar Mendizabal. Hemos llenado la gala de figuras y durante estos cuatro años hemos conseguido hacer galas que normalmente no se dan porque es muy difícil reunir figurones como los que vamos a traer este año.

Además los bailarines vienen encantados de participar en la galas.

Para ellos es una gran oportunidad de bailar en su casa, así que imagino que estarán encantados. Ellos son los primeros que están deseando venir a casa. Imagínate qué orgullo el de estar trabajando fuera y poder mostrar tus habilidades delante de tu ama, tu aita, tu cuadrilla de amigos... que no te pueden ver habitualmente porque estás en la antípodas (risas). Para ellos es un orgullo.

sus frases

"La gran mayoría de los teatros de Europa están repletos de grandes figuras vascas"

Dokumentuaren akzioak