Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Oleada de movimiento

Dokumentuaren akzioak

Oleada de movimiento

Egilea
Ana Remiro
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2001/12/03

Esta pieza presentaba un sobresaliente trabajo de iluminación con propuestas originales y muy bien definidas, consiguiendo momentos de impacto visual así como ambientaciones sugerentes y de mucha belleza.



En su aspecto coreográfico, la pieza presenta un buen desarrollo, haciendo una completa y acertada utilización de todos los elementos inherentes a la coreografía, sin embargo, se percibe escasamente el fondo que da coherencia y sentido al conjunto. La propuesta nos presenta, en un primer plano, el desarrollo de un estilo de movimiento con toda su expresividad plástica y un cierto acento en su ejecución, sirviéndose de una escenografía sencilla e interesante.



La música original de Borja Ramos y Petti y Maite Arroitajauregi desprende una belleza y una calidad soberbias, constituyéndose en un hermoso y rico soporte de la coreografía. Los bailarines dejaron constancia de su calidad y preparación física y técnica, y realizaron una justa y generosa interpretación, logrando momentos de sinceridad.



El juego de las presencias sin movimiento adquirió un interés especial aportando calidez y contacto con el público y proporcionando otra dimensión, en contraste con el puro movimiento, que por sí solo no era capaz de vehiculizar las emociones de los personajes.



Quizás sea este movimiento puro, perfectamente ejecutado pero sin una conexión clara con su orígen o motivación, el responsable de que en la pieza no terminara de emerger el pretendido mensaje, dejando un sabor de ligereza.



Sólo unos pocos momentos trascendieron el movimiento para expresarnos algo más y consiguieron rozar nuestro ánimo para transformarlo muy levemente.



En el resto de la obra pudimos disfrutar, eso sí, de la emoción que produce la observación de tan bellas formas y energías de movimiento, con los infinitos e intrincados recorridos que puede emprender el cuerpo humano cuando se propone crear belleza.