Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Nuevo pavimento y notables ausencias en la mutildantza

Dokumentuaren akzioak

Nuevo pavimento y notables ausencias en la mutildantza

La reformada plaza de los Fueros aportó nueva estética a una mutildantza ayer menos concurrida. La polémica iniciada en los últimos años, tras la participación de mujeres en este baile masculino, enrareció el ambiente.

Egilea
Pilar Fdez Larrea
Komunikabidea
Diario de Navarra
Tokia
Elizondo
Mota
Albistea
Data
2010/07/26

Y Félix Mena agradecía el renovado suelo de la plaza de los Fueros. "Agarra muy bien, el de antes estaba ya muy mal, casi parecía que estábamos en el Himalaya", bromeaba este elizondarra ataviado, como siempre, con la típica indumentaria de la mutildantza: pantalón oscuro, camisa blanca, pañuelo y zapatos.

Félix Mena, 62 años bailando

 

El nuevo aspecto de la recién reformada plaza de los Fueros de Elizondo cambió ayer el telón de fondo de la mutildantza, baile tradicional en la localidad y en todas las fiestas del valle de Baztan. Nuevo pavimento, y estructuras de diseño en lugar del antiguo quiosco. Pero hubo también caras nuevas y otras ausentes, entre los dantzaris, y en sus necesarios acompañantes, los músicos. Txistularis de Arizkun, en lugar de los de Elizondo.

La polémica iniciada en los últimos años tras la participación de algunas mujeres en la mutildantza nocturna (traducido como baile de mozos y tradicionalmente masculino) parece estar en el origen del ambiente enrarecido que se vivió en la plaza de Elizondo. Sin embargo, sólo hombres tomaron parte ayer en el baile, al menos a mediodía. Interpretaron tres variantes en algo más de media hora, y encabezados por Félix Mena. Le seguía Xabier Torres Letona, actual alcalde jurado de Elizondo. Participaron también algunos de sus kargodunes o ayudantes, pero no estuvieron muchas de las caras habituales en la mutildantza del día de Santiago. Algunos lo interpretan como un boicot al giro que el año pasado tomó el baile, sobre todo por la ausencia de los txistularis de Elizondo.

Polémicas aparte, quienes ayer bailaron la mutildantza estrenaron pavimento en la plaza de los Fueros: losa rojiza de Baztan, donde se ha marcado, con la misma piedra, el círculo que inicia este baile. El sirimiri, langarra en Baztan, acompañó la mañana festiva, así que bailaron sobre mojado. Y, a falta de quiosco, las autoridades permanecieron a pie de calle: alcalde jurado y kargodunes, por un lado, y Virginia Aleman, alcaldesa del valle, a unos metros. En el balcón del Ayuntamiento de Baztan asomaron en algún momento miembros de la corporación municipal. Únicamente la bandera del valle ondeó ayer en el Consistorio, desde donde sí pendían los estandartes locales.

La mañana había empezado con las dianas y reunió a cientos de personas en la iglesia de Santiago para la misa en honor al patrón. La ofició el párroco, Javier Azpiroz y la cantó la coral de Elizondo, dirigida por Isabel Lácar. Concluida la eucaristía se inició el pasacalles hasta la plaza. Pero también aquí hubo ausencia: faltaban, al menos, los dantzaris de Baztan y las banderas oficiales, habituales en el paisaje del recorrido. Estuvieron los gigantes de la comparsa local y también otras dos parejas, de Etxalar y Santesteban. Llegaron justo porque la popular carrera ciclista La Induráin, les tuvo retenidos en plena N-121, a ellos, y a otros muchos conductores ayer en la zona.

Al margen del día de Santiago, la mutildanza se baila, a diario en fiestas, a las diez de la noche. La cita oficial es en la plaza de los Fueros. Pero ayer había prevista una alternativa, la de quienes defienden la forma tradicional del baile, que plantearon reunirse en la explanada de la ikastola Baztan.

Participantes en la mutildantza bailan junto al lugar donde se situaba el quiosco. 	P.F.L.Participantes en la mutildantza bailan junto al lugar donde se situaba el quiosco. P.F.L.