Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Nostalgia de los dantzaris de Zaldibar

Dokumentuaren akzioak

Nostalgia de los dantzaris de Zaldibar

Balendin Lasuen recopila la casi olvidada historia de los dantzaris y txistularis del municipio vizcaino

Egilea
Iban Gorriti
Komunikabidea
Deia - Noticias de Bizkaia
Tokia
Durangaldea
Mota
Albistea
Data
2010/06/16

El incansable investigador acaba de editar el vigésimo noveno fascículo de su colección de Cuadernos de historia local. El volumen que será buzoneado a partir de mañana por todos los hogares de Zaldibar recoge la historia de sus txistularis y dantzaris.

Lasuen estima que ha habido tres épocas doradas en la localidad. La primera tiene como protagonistas a la saga de los Ezenarro, que durante cuatro generaciones ocuparon la plaza de Zaldibar de forma ininterrumpida. En la segunda, durante la Segunda República, ocuparon el cargo Zenon Urizar, Eusebio Garitaonandia y el atabalero Fidel Asua. Fueron los primeros de casa, de Zaldibar y la guerra civil les obligó a interrumpir sus actuaciones. En la tercera época, desde alrededor de 1950, el berriztarra Alejandro Aldekoa, Atxanieta, ocupó la plaza municipal hasta 1992. "Fue maestro de txistu y danzas, de la Escuela de la Sociedad Coral, y persona muy querida en Zaldibar", recuerda Lasuen.

Las danzas vascas arrancaron en la anteiglesia con el advenimiento de la segunda República el 14 de abril de 1931 y con el acuerdo tomado en el batzoki de Zaldibar para formar un grupo de dantzaris. Los promotores contactaron con los directivos del batzoki de Berriz para que dantzaris aventajados enseñaran la dantzari-dantza. Blas Gorrotxategi y Dionisio Agirrebeitia fueron los maestros. El grupo de mayores debutó en la plaza el 30 de noviembre de 1931. El txistulari fue Serafín Amezua y el atabalero Jesús Amezua.

La guerra civil truncó la vistosidad y sonoridad de txistularis y dantzaris, pero gracias a la creación de la Sociedad Coral, impulsada por Balendin Lasuen, Zaldibar volvió a recuperar el colorido cultural con un coro mixto, grupo de teatro, Olentzero, Reyes Magos, grupos de dantzaris, hilanderas, campeonatos, concursos, exposiciones o conferencias.

ocho grupos en 1971

Ilusión de retomar las danzas

Sin embargo, el grupo de danzas fue perdiendo fuerza y, sin un relevo, sin la transmisión de padres a hijos por este capítulo de la cultura autóctona. Según el acta de la reunión de octubre de 1971, José Andrés Alberdi informaba de que la Coral disponía en ese momento de cuatro grupos de hilanderas y otros cuatro grupos de dantzaris.

Lasuen se pregunta "qué ha podido suceder para que en la actualidad no dispongamos ni de un solo grupo de jóvenes para amenizar las fiestas populares que organizamos en nuestro pueblo".

El ex alcalde anima a que las familias de Zaldibar acepten la idea de iniciar un contacto con los directivos de la Coral para dar el primer paso y a continuación seguir avanzando algunos más hasta lograr el fin de formar un grupo de hilanderas y dantzaris para las fiestas de 2011. "Los hijos os lo agradecerán, la Coral y el pueblo también", dice.

Lasuen echa en falta aquel ambiente que se creaba desde que aquel primer grupo de la época de posguerra saliera a la plaza en 1956 y recuerda cómo tres años después ya existía un grupo de chicas. Con lo que, al final, los grupos perduraron de una u otra forma durante casi 35 años en la anteiglesia que este año, por ejemplo, ha sido anfitriona del Txistulari Eguna. Este día se celebra en la Merindad de Durango desde hace 55 años de forma anual y su organización va rotando por los trece pueblos que la constituyen. En Zaldibar, ha recalado en seis ocasiones -1959, 1964, 1983, 1996 y 2010-, siendo el municipio que más veces lo ha acogido.

Balendin Lasuen.

Grupos de hilanderas y dantzaris en torno al año 1970.


Grupos de hilanderas y dantzaris en torno al año 1970. (Foto: Deia)