Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Nederlands Dans Theater llega por fin a Gipuzkoa, con dos donostiarras a bordo

Dokumentuaren akzioak

Nederlands Dans Theater llega por fin a Gipuzkoa, con dos donostiarras a bordo

Urtzi Aranburu baila por fin en casa con la compañía en la que lleva 15 años Actuará tambien Jorge Nozal

Egilea
N. Azurmendi
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
San Sebastián
Mota
Albistea
Data
2006/10/31

Ayer lo hizo por primera vez, y hoy ofrecerá una segunda y última actuación en el Auditorio del Kursaal, con la participación destacada de los bailarines donostiarras Urtzi Aranburu y Jorge Nozal y la interpretación de tres piezas creadas por sus coreógrafos residentes, el célebre coreógrafo checo Jirí Kylián y el dúo formado por Paul Lightfoot y Sol León. Dos de ellas -Wings of Wax y Click-Pause-Silence- llevan la firma de Kylián, y la tercera, Signing Off, es una creación de la pareja Lightfoot& León.

Las tres se ajustan al estilo de una compañía innovadora y contemporánea fuera de toda duda pero generalmente alejada de estridencias, que basa su prestigio tanto en el interés y la calidad de sus propuestas artísticas como en el altísimo nivel de sus bailarines, pieza básica de un grupo en el que no hay solistas propiamente dichos, ya que todos sus miembros pueden asumir esa condición sobre el escenario.

Un sueño cumplido

Son precisamente Lightfoot y León los únicos que han actuado con anterioridad en San Sebastián bajo la marca Nederlands Dans Theater. Lo hicieron en 1987, siendo bailarines de la NDT II, la formación «junior» integrada por menores de 23 años que compatibiliza su carácter de compañía profesional con la atención a la preparación de los bailarines que, por norma general, acaban incorporándose a la primera compañía.

Así llegó a la NDT Urtzi Aranburu (Donostia, 1972), otro de los excelentes frutos de la escuela de Mentxu Medel, que ingresó en la NDT II en 1991 animado por Nacho Duato, vinculado durante una década a la compañía holandesa. Desde 1993, es miembro de la primera formación, y ha tenido que esperar quince años para bailar con su compañía en su ciudad y cumplir así un viejo sueño en el momento en el que es consciente que cada vez está más cerca el momento de reorientar su relación con la danza. Jorge Nozal, nacido en Donostia en 1978 y formado inicialmente en el Conservatorio, se incorporó a la NDT en 2003 -procedente del ballet de Sttutgart-, a través de la audición anual a la que se presentan cientos de aspirantes de los cuáles apenas dos o tres consiguen sumarse a las filas de una compañía de la que, como él mismo dijo, «todo el mundo ha oído hablar» pero que hasta ahora no se había dejado ver en San Sebastián.

«A ver si alguna vez pasa algo...»
N.A./

Los miembros del selecto club de bailarines que en los últimos años han elevado a las alturas la calidad de los intérpretes vascos van cumpliendo años. Siguen siendo jóvenes, pero en una profesión tan extremadamente exigente la barrera de los treinta y cinco es más difícil de superar que la de los treinta, y así sucesivamente. Urtzi Aranburu ha cumplido los 34, y ya ha empezado a compatibilizar el trabajo sobre el escenario con otras actividades relacionadas con la danza. Tras pasar más de media vida fuera, quere volver a casa; le gustaría «enseñar aquí lo que he aprendido fuera». No es una idea nueva. El mismo la ha repetido con frecuencia. Surge cada vez que se habla de una generación tal vez irrepetible. «A ver si alguna vez pasa algo», dice, espera, desea...

DATOS
Compañía: Nederlans Dans Theater I.
Lugar: Auditorio del Kursaal.
Hora: 20.00 horas.
Programa: Presentan dos coreografías de Jirí Kylián, Wings of Wax y Click-Pause-Silence, y una de Paul Lightfoot y Sol León, Signing Off.
Bailarines: Treinta bailarines de una veintena de nacionalidades. Entre ellos, dos donostiarras: el veterano Urtzi Aranburu, con más de 15 años de vinculación con la NDT, y Jorge Nozal, miembro de la compañía desde 2003.
Entradas: Entre 20 y 40 euros.