Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Nada nuevo

Dokumentuaren akzioak

Nada nuevo

Crítica, Ballet del teatro Hermitage de San Petersburgo

Egilea
Ana Remiro
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2004/11/29

El Ballet de San Petesburgo representó en el Kursaal el clásico navideño Cascanueces en la versión clásica y algo menos conocida de Vasily Vainonen. Esta agrupación tiene como objetivo primordial salvaguardar y mantener la más pura tradición rusa y lo consiguen sólo en parte. Efectivamente a lo largo de la representación podemos observar nítidamente las características de la Escuela Rusa en su exquisita limpieza de movimientos, en su pureza de líneas y en la uniformidad de torsos y brazos, así como en la forma de expresión delicada y refinada. Sin embargo el montaje en su globalidad no consigue intensidad ni profundidad.



Se muestra, en líneas generales, monótono y poco sorprendente. Los decorados y buena parte del vestuario resultan anacrónicos y advierten un cierto deterioro. La coreografía, fiel a la versión escrita dos siglos atrás, resulta simple y demasiado predecible. El primer acto tiene un aspecto narrativo que desgrana muy claramente el argumento. El segundo acto, por el contrario, carece por completo de hilo argumental. Las archiconocidas danzas española, china, oriental y rusa se suceden con cierta desconexión, echándose en falta un sentido global que produce una extraña sensación de fragmentación en la que se pierde el sentido del cuento para poner el acento en la pura ejecución. El cuerpo de baile no logra trascender dicha ejecución desarrollando una danza correcta pero plana que no se proyecta ni sabe envolver al espectador.



La intervención de la pareja principal es el único elemento que proporciona calidad y trascendencia a la representación. Eugeny Serdeshnov y Tatiana Frodova llenaron verdaderamente el escenario interpretando sus papeles con sólida técnica y con gusto en el movimiento pero, sobre todo, con emoción.



Sus brillantes intervenciones consiguieron arrancar los definitivos aplausos del público que hasta el momento final se mantuvo algo frío.