Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Nacho Duato y Sara Baras ganan los premios nacionales de Danza

Dokumentuaren akzioak

Nacho Duato y Sara Baras ganan los premios nacionales de Danza

El jurado premia el «empuje» de la bailarina y el «talento y proyección internacional» del coreógrafo. Los galardones están dotados con 30.000 euros.

Egilea
Miguel Lorenci
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Madrid
Mota
Erreportajea
Data
2003/11/25

La joven bailora gaditana ganaba el premio de danza por el «empuje» de su último espectáculo, Mariana Pineda, mientras que en Duato se premiaba un «creativo talento» coreográfico puesto desde hace años a disposición «de las mejores compañías del mundo».



Dotado en cada modalidad con 30.000 euros, el galardón se concede anualmente por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) en reconocimiento «a la creatividad y la actividad artística de los profesionales de la danza de nuestro país». En anteriores ediciones obtuvieron este premio Antonio Gades, Cristina Hoyos, Cesc Gelabert, María Giménez y María José Ribot.



En el bailarín y coreógrafo Nacho Duato el jurado valoraba «su talento creativo» y «su importante labor coreográfica desarrollada en los últimos años tanto en España, como en las mejores compañías del mundo». Duato recibía el galardón agradecido y sorprendido, ya que creía que alguien ligado al Ministerio de Cultura, como es su caso, no podría ser el ganador. «El galardón me alegra el día y me impulsa a seguir trabajando con el mismo empeño», se felicitaba Duato, reconociéndose «mejor coreógrafo que bailarín».



'Mariana Pineda'



Se distinguía en el hacer de Sara Baras «el empuje otorgado a la danza española y el salto de calidad conseguido con su espectáculo Mariana Pineda, refrendado por el público y la crítica».



El espectáculo Mariana Pineda llegará a San Sebastián el próximo 16 de diciembre, con una actuación en el Auditorio del Kursaal.



Nacho Duato nació en Valencia en 1957 y desarrolló una brillante carrera internacional como bailarín antes de hallar acomodo en la coreografía. Por su parte Sara Baras, nació en San Fernando (Cádiz) en 1972 e inició sus estudios con su madre, la bailarina y coreógrafa Concha Baras. Con 18 años obtiene el premio de Televisión Española Gente Joven y en 1989 baila ya en la compañía de Manuel Morao en la Alhambra granadina y en París.



El jurado que premió a Duato y Baras estuvo presidido por el director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), Andrés Amorós, y vicepresidido por la subdirectora general de Música y Danza del Inaem, Elena Martín-Asín.



Los vocales fueron Julio Bravo, Tony Fabre, José Manuel Garrido, Cristina Marinero, Carmen Roche, Virginia Valero, y la premiada el pasado año, María Pagés.



Sara Baras: «Me siento honrada en mi trabajo»



«Llevamos más de trescientas funciones de Mariana Pineda pero creo que después de esto me voy a poner a ensayar otra vez porque con los nervios no paro de decirme... Dios mío, yo tengo que bailar bien a la fuerza...», bromeaba ayer la bailaora Sara Baras en el diálogo que mantuvo después de conocer, emocionada, la noticia del premio.



El jurado del galardón promovido por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas (INAEM) reconoció en Sara Baras «el empuje otorgado a la danza española y el salto de calidad conseguido con su espectáculo Mariana Pineda, refrendado por el público y la crítica».



La bailaora, que dedicó el premio a su madre, en cuya escuela, dijo, «lo he aprendido todo», expresó que «en mi trabajo me considero muy honrada, lo hago así porque considero que tiene que ser así. Por eso me he unido a directores de teatro como Luis Olmos o Lluis Pascual, para compartir no sólo una soleá, sino un espectáculo diferente, con escenografía, argumento y una historia, a pesar de lo que cuesta mover esta función».



Sara Baras formó pareja artística en 1992 con Javier Barón, con quien se presentó en Lyon y París. La localidad de Montellano le concede en 1993 el Madroño Flamenco, premio que se otorga al artista mas destacado del año.



En 1996 forma parte del espectáculo Mujeres, de Merche Esmeralda y bailó durante un año junto a Antonio Canales como artista invitada de la producción Gitano. Presenta en 1997 su propia compañía. Ha estrenado espectáculos como Sensaciones, Sueños de Sara y Juana la loca, por el que ganó el premio de la Crítica de Jerez organizado por la Cátedra de Flamencología.



Nacho Duato: «Soy mejor coreógrafo que bailarín»



Nacho Duato, en quien se ha reconocido «su talento creativo y su importante labor coreográfica desarrollada en los últimos años tanto en España, como en las mejores compañías del mundo», acogió ayer el premio con cierta ironía.



«Ha llamado el director general y me ha sorprendido porque creí que una persona que está en el Ministerio, como yo que dirijo la CND, no puede tener este premio. Pero me han dicho que es por la labor realizada en el extranjero. Estoy muy contento, me ha alegrado el día... seguiré trabajando con empeño», declaró a Efe Nacho Duato.



«Soy mejor coreógrafo que bailarín y desde luego en España se me conoce mucho más en esta faceta y además creo que hago más falta en esta faceta», confesó Nacho Duato, antes de reconocer que «si no hubiera tenido éxito como coreógrafo seguiría bailando».



Con 23 años Nacho Duato firmó su primer contrato con el Cullberg Ballet de Estocolmo. Su gran talento pronto le impuso a superar las limitaciones de un bailarín y dedicarse también a la coreografía. Con su primera tentativa, Jardí tancat (1983) ganaba el premio del concurso coreográfico internacional de Colonia. En 1998 fue nombrado Coreógrafo Estable del Nederlands Dans Theater. Es nombrado dos años después director artístico de la Compañía Nacional de Danza (CND), para la que ha creado numerosas coreografías como Tabuelae, Ecos, Por vos muero, o Romeo y Julieta.



Duato suma este premio nacional a distinciones como el grado de Caballero de la Orden de las Artes y as Letras de la Embajada de Francia en España, o la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes.