Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Las mujeres entran en la historia de la ezpata-dantza

Dokumentuaren akzioak

Las mujeres entran en la historia de la ezpata-dantza

Oihane Vicente, Josune y Nekane Martín, Ane Egia, Inés Aztiria y Amaia Plazaola han sido las primeras en interpretar el baile de espadas

Oihane Vicente estaba «emocionada». La primera mujer en interpretar la ezpata-dantza en la ermita de Antigua no dejaba de recibir felicitaciones y besos en el exterior del templo, una vez finalizado el baile. «Al empezar tenía el corazón aquí», decía señalando el estómago. «Al principio estaba muy nerviosa, pero cuando me he arrodillado, me he tranquilizado», explicó. «Cuando he empezado a mover los brazos con las espadas en las manos me han pasado por la cabeza todos los ánimos que hemos recibido durante la subida desde la plaza». Oihane fue una de las seis dan-tzaris de Irrintzi dantza taldea que ayer interpretaron por primera vez el baile de espadas en Zumarraga. Lo hizo como capitana, igual que Josune Martín. Por su parte, Nekane Martín, Ane Egia, Inés Aztiria y Amaia Plazaola bailaron en la cuerda. Las mujeres entraron ayer, 2 de julio de 2015, en la historia de la ezpata-dantza de Zumarraga, un baile cuyas primeras referencias datan del año 1628.
Egilea
Marisol Fernández
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Zumarraga
Mota
Albistea
Data
2015/07/03
Lotura
Diario Vasco

Como es habitual fueron doce los dantzaris que interpretaron la tradicional pieza. Eneko Galdos y Mikel Aranburu fueron los otros dos capitanes, mientras que Mikel Urteaga, Josu Otaegi, Mikel Idiakez y Asier Villalain completaron la cuerda. «Ha sido especial sí, como todos los años. Yo he estado muy tranquilo y muy a gusto con ellas, me daban tranquilidad, afirmó Eneko Galdos. «Hemos ensayado juntos un montón y sabía que lo iban a hacer muy bien», dijo el dantzari.

La jornada de Santa Isabel arrancó, como es habitual, con la subida a la ermita de Antigua en comitiva. Dantzaris, txistularis, autoridades y vecinos se reunieron a las nueve y media de la mañana en la plaza de Euskadi. El encuentro sirvió para descubrir el nuevo vestuario que ayer lucieron los dantzaris de Irrintzi. La novedad estaba en el pantalón, abullonado, plisado y por debajo de la rodilla, igual para la versión roja que para la blanca. En Irrintzi querían un pantalón «unisex», que no fuese ni masculino ni femenino, que fuese «de dantzari». Para su diseño «nos pusimos en contacto con Ane Albisua, una investigadora de trajes de euskal dantza. Es un pantalón similar al que utilizan en otros pueblos en los que la mujer ha empezado a bailar la ezpata-dantza antes que nosotros», explicaron Oihane y Eneko.

La comitiva partió hacia Eitza entre aplausos del público congregado. El barrio los recibió engalanado para la ocasión con hierba y flores. No faltó el lunch atendido por miembros de la sociedad Irrika. «Tengo una sensación que no sé cómo explicar», decía Josune Martín durante la parada. La capitana estaba «muy ilusionada» por poder bailar la ezpata-dantza. «Era algo que las mujeres hasta hace poco lo teníamos descartado, no nos lo planteábamos». Un rato después -una vez finalizado el baile- su madre, Begoña Mendia, aseguraba haber pasado «muchos nervios», pero «todo ha salido bien, así que perfecto». Begoña sufrió por partida doble, porque bailaban sus dos hijas, Josune y Nekane.

Desde Eitza los txistularis volvieron a encabezar la comitiva camino a Antigua. Estaban Aitor Zabaleta, María Jesús Arratibel, Maitane Elgarresta, Maialen Mujika, Maialen Zubizarreta, Mikel González, Lierni Goia, Gorka Janeiro y Oier Zabaleta. Una vez arriba no faltó el hamarretako, en el porche del centro de interpretación, antes de dirigirse a la ermita.

Pleno itinerante de JJ GG

A esa hora comenzaron a llegar los políticos. Zumarraga acogió ayer el Pleno Itinerante de la Juntas Generales de Gipuzkoa. La sesión se celebró a partir de la una y media del mediodía, en el centro de interpretación, pero los junteros se sumaron al protocolo de Santa Isabel. Así, Mikel Serrano, alcalde de Zumarraga, entró en la iglesia acompañado por Markel Olano, diputado general de Gipuzkoa y Eider Mendoza, presidenta de la cámara. Todos disfrutaron de la ezpata-dantza en primera fila. Después, procesión antes de la misa mayor.

Tras la eucaristía, que contó con la presencia de nueve sacerdotes en el altar, el baile salió a la campa. El aurresku de honor también tuvo novedades. No se bailó sólo ante las chicas. Los dantzaris de Irrintzi sacaron al tablado a mujeres y hombres, indistintamente. La primera fue la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza.

Cola hasta la trinchera

Como es habitual, fue al mediodía cuando más gente subió a Antigua. A las doce, la cola para coger el autobús llegaba hasta las escaleras de la trinchera. A partir de esa hora no hubo protocolo. Fue tiempo de cuadrilla. De comida. De romería. Tiempo de fiesta.

Hoy viernes hay pruebas de arrastre de piedra y fiesta Hip-Hop. Asimismo, vaquillas para jóvenes, actuación de Egan y tamborrada.

Oihane Vicente, la primera mujer que baila la ezpata-dantza en Antigua, intrepreta el baile ante la atenta mirada del alcalde y de los fieles.

Oihane Vicente, la primera mujer que baila la ezpata-dantza en Antigua, intrepreta el baile ante la atenta mirada del alcalde y de los fieles. / FOTOS: ARESTI

Dokumentuaren akzioak