Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Iñaki Urrutia, de dantzari a bailarín clásico profesional en ocho años

Dokumentuaren akzioak

Iñaki Urrutia, de dantzari a bailarín clásico profesional en ocho años

Cuando tenía 16 años bailaba con Baztango Dantzariak

Egilea
Alicia del Castillo
Komunikabidea
Diario Vasco
Tokia
Elizondo
Mota
Albistea
Data
2005/01/14

A sus 24 años está viendo como sus sueños comienzan a cumplirse. Ha sido 'cascanueces' durante dos meses, en un total de 47 representaciones en Gran Bretaña e Irlanda. Pero lo extraordinario es que comenzó a bailar clásico hace hace apenas 6 años.

Cuando tenía 16, comenzó a bailar con Baztango Dantzariak. Mari Cruz Goñi, profesora de dantzas tradicionales en Baztan y Malerreka se dió cuenta muy pronto de sus aptitudes, y le animó a profundizar. Tras estar tres años en la academia de Almudena Lobón en Pamplona, dió el salto a Madrid, becado por el Gobierno de Navarra, donde estuvo dos años en la escuela de Víctor Ullate.

«La verdad es que esa fue la etapa más dura. La danza ante todo, pero ahora pienso que sin Madrid nunca me habría ido a Londres». Su formación continuó en la capital inglesa de la mano de Isabel Elizondo, gracias a una beca de la escuela 'Central School of ballet', en la que se incluían también clases de inglés y un seguro. Tras obtener el título, ya que entró en el último año comenzó las audiciones.

«Eso ya es diferente. En Londres hice tres y finalmente me eligieron para hacer de 'cascanueces' con el Ballet Nacional de Irlanda".

Tras esta experiencia tiene claro que «a Baztan siempre se puede volver. Parece algo lógico, pero cuando naces aquí cuesta un poco hacerte nuevos planteamientos, salir de lo habitual y saber eso, que siempre puedes volver».

En aquella época contó con algo fundamental para él, el apoyo total de su familia y «ahora es cuando más se lo creen, porque saben que voy muy en serio».

Iñaki Urrutia vuelve a Baztan siempre que puede, pero las audiciones se han convertido en algo habitual de su vida y conllevan viajar. Esta semana ha realizado una con el Ballet de Biarritz, el 23 de enero tiene otra en Montecarlo y el día 30 una más en Londres para el Scottish Ballet.

Sabe que todavía le queda mucho por hacer «y por aprender», pero una de sus ilusiones es «fundar una compañía de ballet en Navarra. Pero una que pueda funcionar todo el año, con muchas representaciones, una compañía profesional».

SUS ÚLTIMOS 8 AÑOS

Supo que quería dedicarse a la danza clásica a los 18 años. Entonces llevaba dos como dantzari con Baztango dantzariak. No se amedrentó, tres años en Pamplona, dos en Madrid y uno en Londres. Después, el título y un contrato para ser el 'cascanueces'. Una carrera meteórica que no ha hecho más que empezar.

Dokumentuaren akzioak