Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Generación Gaztefolk

Dokumentuaren akzioak

Generación Gaztefolk

Oskar Lucas, director del festival y presidente de Eraiki Dantza Taldea de Irun, Pilar Galzakorta, encargada de cátering y madre de Gorka Yenes, antes dantzari y ahora guía de grupos, hablan de las dos décadas del evento.

Gaztefolk, el festival internacional de folklore juvenil que organiza Eraiki Dantza Taldea, es hoy un evento que permite conocer las culturas y costumbres de países y regiones de todo el mundo, gracias al lenguaje universal de la danza, que al igual que la música, no entiende de fronteras geográficas, étnicas, culturales o idiomáticas.
Egilea
Xabier Sagarzazu
Komunikabidea
Noticias de Gipuzkoa
Mota
Albistea
Data
2016/07/24
Lotura
Noticias de Gipuzkoa

La vigésima edición, esto días, tiene como invitados a grupos del Perú (Soy del Perú, de Lima, la capital del país andino), Georgia (Abkhazia Danze Ensemble), Polonia (Folk and Song Dance, de la ciudad de Lublin) y Ucrania (Polisianochka, de Rivne).

Detrás de estas dos décadas de andadura “hay mucho trabajo, mucha ilusión y mucha convivencia entre los grupos invitados y entre los dantzaris anfitriones, el grupo infantil de Eraiki, con edades entre los 10 y los 15 años”, señala Oskar Lucas, de 52 años de edad, director de Gaztefolk y presidente del grupo organizador durante todos estos años.

necesidad Cuenta el presidente de Eraiki que Gaztefolk surgió “por necesidad, por la necesidad de dar a los dantzaris de Eraiki un aliciente para seguir en el grupo y no dejar las dan-tzas por otras actividades, como los deportes; la mejor forma fue crear un festival para traer a grupos de otros lugares y a la vez, que esto sirviera para que Eraiki viajara también”.

Pilar Galzakorta, de 52 años, y Gorka Yenes, de 30 años, son madre e hijo y también encargada de cátering y cocina de Gaztefolk, la primera, y antiguo dantzari del grupo juvenil de Eraiki y ahora guía de grupos, el segundo.

Galzakorta dirige hoy el equipo que “prepara y sirve los desayunos para los grupos y sirve y recoge las comidas y cenas, que se preparan a través de una empresa de cátering”. Añora, dice, “los primeros años de Gaztefolk, en los que los grupos invitados se hospedaban en nuestras casas familiares y no en un colegio, como ahora”.

En casa de los Yenes Galzakorta, “que no es precisamente grande, se hospedaron en el primer Gaztefolk cuatro niños de Ibiza, que ocuparon de dos en dos las habitaciones de Gorka y su hermano, que durmieron en el salón”, recuerda Pilar Galzakorta. Por su casa pasaron después niños de otros muchos lugares y países, aunque Pilar recuerda en especial “a un grupo de China, niños que tenían unas costumbres muy distintas a las nuestras y con los que no te entendías apenas, pero que eran encantadores”.

abrir la mente El hijo de Pilar Galzakorta, Gorka Yenes, tuvo en su tiempo la oportunidad de convivir con los grupos que venían a Gaztefolk y de viajar, “a muchos lugares, como Lituania, Eslovaquia, Polonia, Taiwán o Alemania”, una experiencia de la que, dice “ahora, más que entonces, uno se da cuenta que te abre mucho la mente y te hace valorar lo que tienes, al conocer gentes y culturas muy distintas”.

“Ahora, nuestros txikis no perciben tanto ese intercambio cultural, salvo cuando son ellos los que viajan, porque hoy los invitados ya no se hospedan en nuestras casas; sería impensable buscar y encontrar familias para hospedar a 150 personas”, señala Oskar Lucas.

internet Gaztefolk, que ha emprendido un camino de renovación y expansión en los últimos años, también ha vivido en sus carnes la revolución que ha supuesto Internet.

“Ahora, la búsqueda de grupos es más sencilla, porque tienen sus webs y vídeos en Youtube, e incluso algún extranjero afincado en Irun, como este año con Ucrania, ha hecho de lazo. Pero las gestiones de visados y viajes fueron y siguen siendo siempre complejas”, cuenta Oskar Lucas.

Por su parte, Gorka Yenes relata que antes, los txikis de Eraiki se juntaban “para escribir cartas en inglés” a amigos que habían conocido en los festivales y “hoy, son ellos los que dan contigo en Facebook, muchos años después de perder el contacto, o los que escriben en la página de festivaDantzaris de Eraiki Dantza Taldea y de un grupo invitado de China, en Hondarribia, en una de las primeras ediciones de Gaztefolk.

Dokumentuaren akzioak