Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka El futuro de las dantzas tradicionales, a debate

Dokumentuaren akzioak

El futuro de las dantzas tradicionales, a debate

Juan Carlos Ornat baila desde los 16. 35 años después y como presidente de la Federación Navarra de Dantzaris lanza un debate ambicioso sobre el futuro de la dantza

Egilea
Sara Huarte eta Oskar Montero
Komunikabidea
Noticias de Navarra
Tokia
Villava
Mota
Albistea
Data
2015/11/17
Lotura
Noticias de Navarra

“¿Quién me iba a decir a mí cuando empecé a bailar que después de tanto tiempo iba a acabar aquí?”, se pregunta Juan Carlos Ornat, el presidente de Nafarroako Dantzarein Biltzarra, la federación que agrupa a 74 grupos de toda Navarra, la práctica totalidad de los que están en activo. Juan Carlos comenzó su andadura como dantzari cuando tenía 16 años como integrante de Oberena. “Entré sin referencia alguna, en 1981 hubo un boomen el interés por las dantza. Hubo un despertar tras el franquismo y la gente estaba muy predispuesta a aprender euskera, dantzas...”, recuerda Ornat, que luego estuvo bailando con el grupo Duguna. Además, hace 18 años creó el baile de los Mayordomos en Arrosadia, el barrio en el que creció y vivió antes de casarse y trasladarse a Villava. No obstante, a pesar del cambio de barrio, sigue bailando en Arrosadia. Así que año tras año ve como 10 o 15 parejas salen a bailar la dantza de los Mayordomos. “Desde que lo creamos no se ha dejado de hacer ningún año”, comenta orgulloso.

A día de hoy sigue en activo, con los veteranos de Oberena. Además, desde hace 4 años ocupa la presidencia de la federación desde donde se ha impulsado un interesante debate sobre el futuro de las dantzas. Para ello, la federación ha organizado 4 sesiones en las que varios expertos abordarán diferentes temas para su debate. “El sábado hicimos la primera sesión sobre la música que se utiliza para las dantzas. Estuvimos debatiendo durante dos horas sobre la música en directo o grabada y la participación fue muy buena, hablaron las 20 personas que estuvieron”, explica Ornat.

A pesar de que de esa reunión no pudieron extraer ninguna conclusión, “la preferencia es que la música sea en directo siempre que se pueda”. No obstante, el debate queda abierto mediante e-mails y “será así hasta que lleguemos a una conclusión”.

En la segunda sesión, que será el 21 de noviembre a las 16.30 horas en la librería Katakrak, está previsto tratar la cuestión de las dantzas y el género. “Hablaremos sobre la participación de las mujeres en dantzas que, tradicionalmente, eran para hombres”, apunta. Respecto a la polémica generada por la Mutildantza masculina, Ornat asegura que actualmente no es “viable” un acuerdo pero es necesario “tender puentes” y analizar el tema a fondo porque “no es igual que lo baile un grupo de dantzas como tal o que sean bailes populares....”.

En la tercera, el día 28 a la misma hora y lugar que las otras, se tratará el tema de la religión y la dantza. “Resulta que la mayor parte de los dantzaris no son practicantes ni católicos, pero luego sí que dedican bailes a los santos o patrones en la procesión”, explica Ornat. Y en la cuarta, el 5 de diciembre también en Katakrak a las 16.30 horas, se debatirá sobre la modernización de las dantzas, ya que “se están creando estereotipos acerca de una única forma de bailar y se pierde riqueza en cuanto a formas de bailar un fandango o un aurresku”. En el caso de que de estas charlas salgan conclusiones claras, la Federación procedería “a tomar decisiones hacia esa línea”.

Situación actual

“Confundimos la situación de las dantzas con la de los grupos de dantzas”, comenta Juan Carlos Ornat sobre el estado de salud de este tipo de baile tradicional. Y es que, a pesar de lo que pueda parecer, el interés por las dan-tzas no ha descendido, sino que ha cambiado la forma de disfrutarlas. “Hay un gran número de dantzaris que aprenden un repertorio de dantzas por su cuenta, sin pertenecer a un grupo. Es un fenómeno nuevo y se está impulsando en muchos sitios con actividades como la Dantzan Enparantzan y la Karrikadantza”, explica Ornat, haciendo referencia a la última que se organizó en Corella, con más de cien personas. Para Ornat este fenómeno se debe a que “es menos exigente y más fácil este tipo de prácticas que bailar en un grupo, mucho más exigente”. Por otro lado, destaca que si bien el número de grupos ha aumentado no ha crecido el número de dantzaris que los integran. Además, también se ha dado otro cambio a favor de la cultura y el folclore, ya que cada vez hay más pueblos y barrios que deciden recuperar o crear bailes típicos con los que identificarse. “A todo el mundo le gusta sentirse orgulloso de su pueblo y de sus dantzas”, reitera.

Juan Carlos Ornat, presidente de Nafarroako Dantzarien Biltzarra, baila un aurresku en el puente de la Trinidad (Villava).

Juan Carlos Ornat, presidente de Nafarroako Dantzarien Biltzarra, baila un aurresku en el puente de la Trinidad (Villava). (Oskar Montero)

Dokumentuaren akzioak