Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Danza hacia la integración

Dokumentuaren akzioak

Danza hacia la integración

Komunikabidea
Diario de Noticias
Mota
Albistea
Data
2008/05/05

Con estas ganas de cambiar las cosas, o mejor, de normalizar la realidad, explica Maite Cueva la filosofía del curso que imparte esta primavera en Civican. Bajo el título Danza hacia el movimiento libre, el taller, que se imparte todos los miércoles (hora y media cada día, de 18.00 a 19.30) entre el pasado 9 de abril y el próximo 11 de junio, acerca la danza contemporánea a siete alumnos de entre 5 y 8 años con discapacidad intelectual, síndrome de Down o parálisis cerebral. Ninguno de ellos había tenido contacto antes con la danza. "El primer día estaban extrañados, a la expectativa, pensando a ver qué pasa, a ver qué nos enseña esta mujer, qué nos hace, qué nos dice", recuerda Cueva. "Y hoy ya me dicen los padres que vienen contentos, y eso me gusta", añade esta docente, que trabajó desde 1991 hasta el año 2000 con la compañía Psicoballet Maite León, "cuando se abrió la delegación navarra", y que posteriormente ha acercado también los beneficios del baile a gente del Centro Infanta Elena, entre otros lugares. Por su experiencia sabe que todo el mundo puede ejercitar la danza contemporánea. En concreto, en el trabajo con niños con necesidades especiales Cueva considera algo clave "respetar los turnos de espera de cada uno, los tiempos, porque no todos vamos al mismo ritmo. Eso que nunca se nos permite a los adultos, o que nosotros mismos no nos lo permitimos, es muy importante para que los chavales se sientan libres y hagan suyo cada movimiento", dice.

ejercicios y objetivos

Trabajo físico y conductual

Las clases, para las que Maite Cueva cuenta con el apoyo de dos educadoras en prácticas, Cecilia y Tamar, empiezan y terminan siempre con un saludo. "Considero importante trabajar, además de la parte física, la parte conductual. La conducta individual y grupal. Por eso, al cierre de cada sesión doy siempre la oportunidad de sentarnos y decir, ¿qué tal? Eso de acabar la clase y adiós, no me va. Así, si alguien quiere decir algo tiene por lo menos la oportunidad de hacerlo", explica Maite Cueva.

Pero la interacción y la sociabilidad también se ponen en práctica con ejercicios físicos, siempre al ritmo de música contemporánea. Se empieza con un calentamiento y, seguidamente, se trabajan diagonales, los conceptos de espacio vacío y espacio lleno, niveles, equilibrios, control postural, los tiempos en espacio y en ritmo... "Básicamente son todos los términos que se manejan en danza contemporánea", explica Cueva. Estos ejercicios les sirven a los alumnos para trabajar la coordinación, el tono muscular, el salto, el equilibrio, para fortalecer la capacidad de levantamiento, para conocer su cuerpo y también para fortalecer la autoestima, porque como dice Cueva, "a través del baile se obtiene la satisfacción de ver algo realizado, se superan retos... uno se siente bien cuando hace algo bieny se lo reafirman". Las sesiones terminan con un tiempo para la relajación y el masaje infantil. Y en medio, con cada ejercicio y cada pequeña coreografía, los niños fomentan la creatividad y el disfrute. Aprenden y se divierten, todo en uno.

Imagen ampliada

Profesora, ayudantes y alumnos, ejercitando algunas de las técnicas de danza contemporánea.

Dokumentuaren akzioak