Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Dantzaris de medio siglo

Dokumentuaren akzioak

Dantzaris de medio siglo

El grupo de danzas Mendi Alde, de Santurtzi, acaba de cumplir 50 años manteniendo viva la cultura vasca

Egilea
Tamara de la rosa
Komunikabidea
Deia
Mota
Albistea
Data
2011/11/14
Lotura
Deia

SU primera aparición está relacionada con las fiestas de San Pedro. El grupo caminaba y bailaba por las calles de Santurtzi en la bajada de las fiestas en 1961. Cincuenta años después, Mendi Alde continúa imparable, trasladando la cultura vasca incluso fuera de sus fronteras -hace unos meses viajaron con sus gigantes hasta Toulouse-. Con más de 80 dantzaris bajo su nombre, el grupo Mendi Alde, nacido en Kabiezes hace medio siglo, recibirá el próximo lunes 21 el premio DEIA Hemendik Kultura Saria, que distingue su trayectoria y su esfuerzo por mantener viva la tradición. "Estamos muy sorprendidos por el premio y muy emocionados. Que reconozcan el trabajo que haces es el mayor premio; lo que te anima a seguir", apunta Raimundo Flores, Mundi, presidente de Mendi Alde.

Los locales parroquiales de Kabieces ya acogían, a finales de la década de los cincuenta, los planes de formación de este grupo de dantzas, que finamente vio la luz en 1961. Seguro que ninguno de los que maquinaban su nacimiento imaginaba que su trayectoria fuera a ser tan larga y exitosa. "El objetivo principal y fundamental del grupo ha sido y es la investigación y difusión del rico folclore de Euskal Herria procurando no desvirtuarlo en ninguno de sus detalles para plasmarlos y proyectarlos a través del lenguaje universal de la danza", asegura el presidente de la agrupación, que da nombre a una de las calles del populoso barrio.

El DEIA Hemendik Kultura Saria no es el primer premio que recibe la formación marinera, que llena las calles del municipio con sus bailes y música en los días más especiales de Santurtzi. Y es que este año la fundación de hostelería Santurtzi Gastronomika también ha querido reconocer su dilata trayectoria cultural. "Estamos en racha", se le escapa a Mundi al enterarse de que han sido seleccionados para este nuevo galardón.

En su camino por no dejar morir la cultura vasca, Mendi Alde ha recuperado los personajes más representativos de Santurtzi en torno a una comparsa de gigantes. El párroco Don Elías, las sardineras La Sotera y la Bella Charo o el más cocinero más reconocido de la localidad marinera, Jose María González Barea, Currito. Corría el año 2005. Desde entonces, pasean bajo ellos los componentes de la comparsa, para darlos a conocer a los más pequeños y para traer viejas historias a la memoria de los vecinos más mayores. "Hubo gente que lloró y todo el día que sacamos por primera vez a los cuatro gigantes", recuerda Mundi.

Recuperación histórica. Con los cuatro viajaron el pasado mes de septiembre hasta un festival en Toulouse. Era la primera vez que el grupo traspasaba las fronteras del Estado. Pero no viajaron solos. Junto a ellos se subieron al autobús, los gigantes que recuperaron en 1995, cuando con la ayuda del Ayuntamiento -más concretamente del Área de Cultura- restauraron dos figuras "que estaban olvidadas y arrinconadas" en una lonja junto al puerto, según explica el presidente. Se trataba de la sardinera y el arrantzale, que ahora lucen como nunca atrayendo la mirada de los vecinos tanto de Santurtzi como del resto de Bizkaia. "Estas figuras representan profesiones que aún hoy en día forman parte de la vida cotidiana de nuestro pueblo marinero", cuenta Mundi. Y es que, además de sardinera y arrantzale, la comparsa cuenta también con un minero y una lavandera de mineral "como referencia a nuestro pasado cuando vivíamos de la extracción del hierro", explica.

Niños, jóvenes, adultos y gigantes forman Mendi Alde, un grupo de danzas que en Ezkerraldea ya no necesita presentación. Su reto durante estos últimos años ha sido, y aún lo sigue siendo, transmitir la ilusión de la dantza a los más jóvenes del municipio. "Hoy día, nuestro principal reto, sobre la que estamos llevando una profunda reflexión, es llevar la ilusión de la danza a las nuevas generaciones que cuentan con una gran cantidad de alternativas de ocio, culturales y deportivas que cuando nació el grupo no había", comenta Mundi.

Cincuenta es un número redondo. Una efeméride asociada con el oro, que a su vez se relacionado con los vencedores. El camino de Mendi Alde, con todos los dantzaris que han pasado por su local de ensayo, solo acaba de empezar.

Imagen de familia de varios de los grupos compuestospor los dantzaris más jóvenes

Imagen de familia de varios de los grupos compuestospor los dantzaris más jóvenes

Dokumentuaren akzioak