Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Con 'label' vasco de calidad

Dokumentuaren akzioak

Con 'label' vasco de calidad

Eibar celebró ayer la jornada central de una Euskal Jaia envuelta en el ambiente de las mejores épocas y con unos bailes de auténtica calidad

Egilea
Borja Rodríguez
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Eibar
Mota
Albistea
Data
2005/05/29

También los hosteleros quisieron sumarse a la fiesta y no pasaron por alto los detalles. Bien vestidos para la ocasión, servían los tragos a la antigua usanza. La mañana fue tranquila, y todo comenzó a partir de las seis de la tarde, cuando todos los grupos de 'dantzaris' se concentraron en la zona de Urkizu para realizar un precioso pasacalles hasta la plaza de Untzaga.



Se quiso rendir homenaje a toda la variedad folclórica de Euskal Herria, y por eso acudieron puntuales a la cita los bilbainos de Gastedi, los gasteiztarras de Eguzki Lore, los navarros de Gure Txokoa, los arrasatearras de Arrosaitz y el grupo Angeluarrak, en representación de Iparralde.



Resulta impresionante comprobar cómo varía el folclore y la tradición en muy pocos kilómetros de distancia. Impresionante, a la vez que espectacular. Durante la 'kalejira' por las calles más céntricas de la localidad, todos los 'dantzaris' propusieron ya a los vecinos que se asomaban a las ventanas el pequeño aperitivo de lo que posteriormente se podría ver en la magnífica exhibición de la plaza de Untzaga.



Una vez llegados todos los grupos a la zona del Ayuntamiento, comenzó lo mejor de la jornada. La zona centro de Eibar, como si de un 'calentamiento' para los 'Sanjuanes' se tratara, se tornó más festiva que nunca. Vendedores de globos, terrazas llenas de gente, y las gradas de la plaza de Untzaga a 'reventar' de público. Es evidente que el folclore vasco tiene gran en Eibar. En total, alrededor de 1.500 personas pudieron presenciar los bailes de todos los grupos.



Gran calidad



Este año, los organizadores (el Club Deportivo de Eibar) habían apostado por traer una menor cantidad de 'dantzaris' en beneficio de su calidad. Muchas veces, este tipo de fiestas se dirigen hacia los más pequeños, de ahí que no se pueda ver a los veteranos 'dantzaris' que llevan toda una vida dedicada al baile vasco. Ayer sí que se pudo ver a lo mejor de cada casa, y la apuesta resultó todo un éxito, porque la gente terminó sorprendida y encantada con lo que había visto.



Mención especial merecen los miembros del grupo 'Kezka' eibarrés. Cerca de un centenar de 'dantzaris' locales hicieron las delicias del público y de muchos familiares que desempolvaron la cámara de vídeo para grabar a sus niños y niñas en un día tan especial, y que quedará en sus memorias para siempre. Tomar parte en una Euskal Jaia resulta de lo más emotivo, y hay que vivirlo para poder expresarlo.



En definitiva, un diez a los organizadores de la Euskal Jaia, no ya sólo por lo bien que salió todo y por el éxito de público, sino por el acierto que han supuesto los cambios preparados para la presente edición. Tal vez el más importante, y al que más se temía en cuanto a respuesta popular, era el de celebrar el día 'gordo' en sábado, cuando desde siempre se ha celebrado el domingo. Pues bien, ningún 'pero' a esta decisión, sino más bien todo lo contrario. El horario, la climatología, el público y, evidentemente, los 'dantzaris' otorgaron ayer a Eibar un color que debe recuperar aún más. La de ayer fue una fiesta con 'label' vasco de calidad.

Dokumentuaren akzioak