Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Con dantzas a la Virgen

Dokumentuaren akzioak

Con dantzas a la Virgen

La fiesta de la Virgen de Arrate congregó ayer en las campas a varios cientos de eibarreses en una mañana soleada pero no festiva

Egilea
Manuela Díaz
Komunikabidea
El Correo
Tokia
Eibar
Mota
Albistea
Data
2008/09/09
No importaba el medio -a pie, en autobús o en coche-, lo importante era estar en Arrate un año más. Una vez arriba, los recién llegados se repartieron entre la zona de las txosnas, los puestos de repostería y el propio santuario en el que se oficiaba la misa mayor y del que partió la esperada procesión a las 12.20 horas. La Virgen de Arrate recorrió los alrededores del santuario en su tradicional paso, vestida con su manto y corona y escoltada por los cuarenta dantzaris de Kezka, la banda de txistularis Usartza, miembros de la Cofradía de la Virgen de Arrate, representantes de la Corporación municipal, religiosos y media docena de niños del barrio.
El ritmo marcado por Usartza hacía agitar las espadas guerreras de los dantzaris eibarreses entre los ancestrales árboles de Arrate y las tiendas de campaña en las que descansaban los más noctámbulos, hasta llegar a la cruz de Arrate. Pese a que el recorrido de la procesión no ha cambiado en los últimos siglos, sí que lo ha hecho la dantza que ha pasado de ser un acompañante más de la Virgen a, con todo respeto, robarle más de una mirada y ser uno de los grandes atractivos de la fiesta en los últimos cuatro años.
En 2005 el grupo de dantza Kezka 'formalizó' un repertorio de dantzas para ejecutar durante las fiestas de la Virgen de Arrate. Tras la procesión, los integrantes de Kezka interpretaron un año más en medio de la campa el 'Arrateko Amaren Dantzak' compuesto por la Espatadantza y la 'Trokeo Dantza', incluyendo esta última 'makil txiki', 'makil haundi' y 'brokel makil'. Un repertorio que «encaja de manera natural» en la romería y que corresponde a bailes que se desarrollan en pueblos de alrededor como las espatadantzas de Markina o Deba, o la 'Trokeo dantza', que busca similitudes con las danzas de Corpus de Oñate o las del Duranguesado.
Andra Mari
La particularidad de los bailes viene de la mano de los invitados de Kezka, dantzaris con una larga trayectoria en el ámbito de la dantza tradicional y que actúan como solistas en las piezas. En esta ocasión fueron cuatro dantzaris venidos de Galdakano, componentes del grupo Andra Mari de Bilbao. Se trataba de la segunda vez que asistían a Arrate puesto que en 1968, año en el que hubo un intento frustrado de impulsar la dantza en la romería eibarresa, también fueron invitados de la mano del txistulari Jon Oñatibia, conocido folklorista de la época. Hoy, cuarenta años después, Kepa Artetxe, alma mater del grupo Andra Mari y que bailó en aquella ocasión, pudo comprobar 'in situ' el giro que ha tomado la dantza en esta festividad. Emocionado laureó la labor de Kezka y calificó de «gran interés folklórico» el ciclo de dantzas ofertado.
Andra Mari de Bilbao, «grupo insignia del panorama vasco», según precisó Oier Araolaza, miembro de Kezka, bailó el 'Arrateko Amaren Espatadantzak' dentro de la iglesia, acompañaron a la Virgen con sus dagas mirando al cielo y tras la procesión ejecutaron de nuevo la Espatadantza frente a la Virgen, además de ser solistas en la campa. «Cada vez estamos más cómodos con las dantzas, las hemos interiorizado y vemos que la gente empieza a conocerlas y sabe por donde vamos a ir y nos hace sitio», aseguró Oier Araolaza. Un espectáculo que emocionó a eibarreses como María Zubía, que agradeció el empujón dado por Kezka a las fiestas de Arrate.

 

Tres kilómetros de tradición
La Virgen recorre el alto a hombros. / J. C

Dokumentuaren akzioak