Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Comienza el homenaje a Pío Caro Baroja, un documentalista pionero

Dokumentuaren akzioak

Comienza el homenaje a Pío Caro Baroja, un documentalista pionero

El festival proyecta varias de sus películas, entre ellas 'Navarra, cuatro estaciones'

Egilea
Alicia Ezker
Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Pamplona
Mota
Albistea
Data
2005/02/18

"La honradez, elegancia y coherencia en su dedicación profesional a la dirección de documentales y su labor como primer documentalista etnográfico en España asesorado por un antropólogo sitúan a Pío Caro Baroja en un lugar relevante de la cinematografía española como pionero del documental etnográfico". Así presenta el Festival Internacional de Cine Documental de Navarra Punto de Vista al cineasta Pío Caro Baroja a quien este certamen rinde a partir de hoy un merecido homenaje con un intenso programa en el que se proyectará una selección de sus películas, muchas de ellas casi imposibles de ver.



Con ocasión de este homenaje, el Gobierno de Navarra ha editado el libro El documental etnográfico en España: Pío Caro Baroja , de Santiago Aumesquet Nosea y en el que se ofrece un detallado estudio de la obra de este cineasta en el contexto del cine documental español.



Sobrino del novelista Pío Baroja y del pintor Ricardo Baroja, y hermano del historiador y antropólogo Julio Caro Baroja, Pío Caro Baroja, hijo de Carmen Nessi representa la parte más bohemia de esta familia. Además de cineasta es escritor y editor y ha dedicado gran parte de su vida a la memoria y al legado cultural de su familia: Caro Raggio y Baroja y Nessi, actividad que continúa en la actualidad.



Como cineasta ha realizado cerca de 40 películas, entre las que destaca Navarra, cuatro estaciones (1972). Apasionado por el neorrealismo italiano es autor del libro El neorrealismo cinematográfico italiano (1955). Fue crítico de cine en el periódico ClaridadesdeMéxico , también colaboró con la revista italiana CinemaNuovo y la española Objetivo editada por Bardem y Berlanga. En 1957 publicó Estructurasfundamentalesdelcine , una recopilación de las críticas y de sus impresiones sobre la estética del cine.



El cine, la pasión de su vida Pío Caro Baroja (Madrid, 1928) se reconoció ayer como un "apasionado del cine, porque viví una auténtica pasión cinematográfica, por el cine revolucionario y diferente". Discípulo de la Escuela Documental Británica fue la visión de la película El ladrón de bicicleta s, de Vittorio de Sica, la que despertó su afición por el cine. "Hasta entonces el cine no me gustaba, pero esa película despertó mi inquietud. Ahora, cuando miro hacia atrás y veo lo que han sido estos años de dedicación al cine puedo decir que he sido de todo dentro de ese mundo pero que estoy entre los perdedores del cine. Y es que yo lo que quería hacer era cine histórico, con miles de extras y grandes decorados pero he sido solo un currito, que estaba detrás de la cámara. Me resigné ha hacer el cine que tenía más a mano, a documentar tradiciones que se iban perdiendo".



Pío Caro Baroja se traslado a México en 1952, y allí comenzó a trabajar como crítico de cine. También fue ayudante de dirección del director mejicano Emilio Fernández en dos películas que éste realizó con el poeta exiliado español Manuel Altolaguirre. En México dirigió sus dos primeros documentales, de carácter etnográfico; Carnaval en Tepozotlán y Fiesta vasca en México .



A su vuelta a España, en 1964 fundó con su hermano Julio la productora Documentales folclóricos de España, con la que rodó tres documentales: Los diablos danzante s (1964), El carnaval de Lantz (1964) y Romería de la Virgen de la Peña (1969). Con esta productora rodó tres documentales que Televisión Española emitió bajo el título Conozca usted España . Sobre estos rodajes, Caro Baroja recordaba ayer alguna de las muchas anécdotas que se produjeron. Así explicó como tuvieron que pedir permiso al Gobernador para que dejara que se celebrara el carnaval de Lantz para que lo pudieran grabar. "Cuando llegamos al pueblo nos dimos cuenta que nadie sabia como era el carnaval, solo los viajos que estaban en la posada, así que con mi hermano Julio que lo había estudiado nos pusimos a reconstruirlo y así se recuperó la tradición".



"Ahora me pregunto si cuando yo filmaba aquellos documentales era consciente del valor que luego han tenido. El tiempo da validez a lo que haces y ahora me doy cuenta de que lo que recogimos con la cámara es algo importante. Han pasado treinta o cuarenta años desde entonces , y ahora que he tenido ocasión de volver a ver alguna de esas películas creo que son un documento muy valioso de muchas cosas que ya se han perdido", explica ayer.



Su estilo Aumesquet, autor del libro, define a Pío Caro Baroja como el primer documentalista español que realiza sus trabajos a partir de investigaciones etnográficas, es, según este experto, " una aproximación al género en su aspecto histórico y estilístico que recoge las informaciones y reflexiones que se han generado al respecto, tanto de teoría de la imagen como de antropología".



En el libro pone de relieve algunos rasgos formales de la obra cinematográfica de Pío Caro Baroja, entre otros, la claridad didáctica de sus imágenes, el uso de la música como elemento de continuidad, la forma expositiva a través del relato del narrador omnisciente, los planos adicionales que sirven de guiño al espectador y confieren viveza al documento, la orientación poética de la narración para acercar el mundo interior de los personajes, y la robusta base etnográfica aportada por su hermano Julio al guión de los documentales. En palabras de Aumesquet, "el documental de Pío Caro se acerca al pueblo, a las gentes y a las aldeas, a las fiestas, a los deportes, oficios y tradiciones, utilizando sus voces en una lógica textual que la incluye y orquesta de forma que aportan pruebas de aquello a lo que se hace referencia en la obra".



'navarra, cuatro estaciones' El Festival Punto de Vista ha recopilado las películas de Pío Caro Baroja, dispersas en varias instituciones para poderlas proyectar en un ciclo que se abre esta tarde con Pescadoresgallegos y que concluirá el próximo sábado con la proyección de su obra más conocida, Navarra, cuatro estaciones . Esta cinta se filmó en 1972 con financiación de la Diputación Foral, Navarra y constituye un hito de documental etnográfico en la Comunidad Foral en el que se muestra una sociedad tradicional que en el momento de realizar la película iniciaba un rápido e inexorable declive. De hecho, es muy notable la voluntad que guía al documental de los Caro Baroja por dejar noticia de fenómenos culturales que están en vías de extinción.

Dokumentuaren akzioak