Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Clásica modernidad

Dokumentuaren akzioak

Clásica modernidad

Crítica, Ballet Biarritz

Egilea
Ana Remiro
Komunikabidea
Diario Vasco
Mota
Kritika
Data
2005/12/02

La obligada obra navideña que protagoniza un año sí y otro también la programación de danza por estas fechas tuvo en esta ocasión algo nuevo que aportar en la versión contemporánea que Thierry Malandain hace del clásico. Con una estética muy actual y una expresividad audaz y desprovista de amaneramientos el coreógrafo narra su versión del cuento incluyendo la historia de la nuez dura, una historia dentro de la historia principal que recupera de la versión original de Hoffman y que fue suprimida en su día en el famoso y repetido libreto de Petipa.

Dejando a un lado el argumento, lo que más impacta de este ballet es la puesta en escena. Una espectacular escenografía basada en nítidas formas geométricas de grandes dimensiones y un exquisito trabajo de iluminación encuadran y realzan este actualizado Cascanueces que lleva el sello de identidad de su creador en el lenguaje coreográfico. Es una escritura que sabe armonizar lo clásico y lo moderno en una mezcla a veces sorprendente y que concibe continuos guiños y referencias al mundo clásico en clave de humor y de elegancia.

La mencionada escenografía y la iluminación formaron un todo común durante el espectáculo. La primera tomaba continuidad en la segunda en un concepto compacto entre ambos trabajos muy bien ajustados. Colores puros y formas limpias se adueñaron de la escena y tomaron un protagonismo singular en el, a menudo, poco poblado espacio escénico.

La coreografía se muestra inspirada sobretodo en los pasos a dos y en los momentos corales. Tanto el vals de las flores como la escena de los copos de nieve son coreográficamente ricos y vistosos. Una vez más la musicalidad, libre y ágil, y el sentido poético resaltan como puntos fuertes sobre otros aspectos como puede ser el narrativo.

Con todo, y a pesar del siempre ejemplar trabajo de los miembros de la compañía, la obra no estuvo del todo a punto con la perfección y sincronización con las que nos tiene acostumbrados esta agrupación. El segundo acto enganchó más que el primero con un final en el que pudimos por fin sentir la emoción.

Dokumentuaren akzioak