Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Cincuenta años de folclore

Dokumentuaren akzioak

Cincuenta años de folclore

Bodas de oro en Deusto

Komunikabidea
Noticas de Bizkaia - Deia
Mota
Erreportajea
Data
2010/02/27

Desde siempre, el baile ha formado parte del día a día de Deusto. Cuando aún no pertenecía a la villa de Bilbao y no era más que un pequeño pueblo, ya entonces el folclore y la euskal dantza invadían sus fiestas y romerías, en las que nunca ha faltado la alegría y el baile popular. Bihotz Alai Folklore eta Dantza Taldea forma parte de la historia de la tradición cultural vasca de Bilbao, en general, y de Deusto, en particular. Este grupo se ha dedicado desde su creación, en 1958, a la recuperación y fomento del folclore vasco entre los ciudadanos. "En 50 años de historia de Bihotz Alai, el grupo ha cambiado muchísimo. Ha evolucionado, pero su esencia sigue siendo la misma, la promoción de la cultura euskaldun", afirma Jabi Ortega, dantzari de este grupo de danzas vascas de Deusto.

Es cierto. En 50 años de vida, Bihotz Alai ha tenido tiempo de realizar hazañas de todo tipo. En especial, de recuperar tradiciones perdidas que hoy parece que siempre estuvieron ahí, como Olentzero o el Carnaval. Por proezas como estas, los actuales miembros del grupo han querido celebrar de manera especial el 50 aniversario de Biohtz Alai. Y hoy es el día elegido. Todos sus componentes, pasados y presentes, se reunirán en una gran celebración.

La euskal dantza es una parte indispensable del folclore de Euskal Herria. Uno de los primeros documentos, del que tienen constancia Bihotz Alai, sobre euskal dantzak data de 1922. "Es la fotografía de un aurreskulari frente al Ayuntamiento de Deusto", añade Ortega. Hasta 1958 no existe documentación que corrobore la existencia de ningún talde de dantzaris como tal. Sí hay fotografías de dantzaris ataviados con su uniforme, pero no se sabe con seguridad si pertenecían o no a algún grupo. Después llegó la Guerra Civil y con ella el fin o el paréntesis de la tradición cultural vasca. Por lo menos, hasta 1958, cuando el hermano Nicolás, del colegio La Salle, con la excusa de realizar un aurresku de honor en un homenaje, consiguió que un dantzari de Dindirri fuera a Deusto para enseñar a los niños del colegio a bailar la dantza. "La primera convocatoria tuvo tal acogida que siguió repitiéndose. Fue entonces cuando surgió el grupo de danza Bihotz Alai", asegura Ortega. La primera actuación con espatadan-tza y txistularis que el grupo constituido como tal llevó a cabo tuvo lugar en diciembre de 1959, en la iglesia de La Salle.

La primera persona que dirigió el grupo de danza fue Julián Aguirre. Instruyó a la primera generación de dantzaris de Bihotz Alai, desde su inicio y hasta los años sesenta. Esta primera "remesa" fue la encargada de continuar al frente del grupo. "Cuando se produjo el relevo generacional y éstos tomaron las riendas, eran otros tiempos. Se organizaban grandes alardes y campeonatos de danza en el frontón de Deusto", recuerda Jabi.

Tradiciones recuperadas

Carnaval, Olentzero y aurresku de mujeres

En 1968, Bihotz Alai participaba en campeonatos de dantzari dantza, no sólo los que el propio grupo organizaba, sino también los establecidos por otras localidades como Erandio, donde surgieron otros grupos de euskal dantza. En ese mismo año, el grupo de danzas de Deusto recuperó la figura de Olentzero. "Fue el primer año en el que reapareció el personaje", asegura Ortega. Varios vecinos de Deusto estuvieron el año anterior en Nafarroa. Allí, después de escuchar varias historias sobre el carbonero, investigaron sobre su figura y la recuperaron en la siguiente Navidad deustarra. "El grupo prefirió no apropiarse de la figura. Son costumbres que Bihotz Alai recuperó en su día para los ciudadanos. Por ese motivo, no se apropiaron de ello", explica el dantzari.

Posteriormente, la generación instruida en los años sesenta, llegó a la madurez y, en 1970, asumió la dirección de Bihotz Alai. Fue una época con una fuerte dinámica de euskaldunización. Es esta etapa, personajes como Juanjo Mendibil -dantzari- o Mariano Luño -txistulari- asumieron la dirección del grupo y consiguieron encumbrarlo. "Gracias a ellos, el talde adquirió una gran categoría".

Asimismo, en la segunda mitad de los años setenta recobraron el Alkate Dantza de la localidad de Lakun-tza. Y, en 1977, el Carnaval en Deusto de la mano también de Juanjo Mendibil. "Aquel año se disfrazaron de cocineros", comenta Jabi. En definitiva, Bihotz Alai formó parte de una oleada de actividad cultural en pro de la cultura vasca en el barrio de Deusto. "Además de un grupo de danza era un taller de tiempo libre e impartía clases de euskera. Era un modo de euskaldunizar a la población después de 30 años de represión", explica el dantzari. Durante las décadas de los ochenta y noventa, el grupo continuó con una amplia agenda de actuaciones por la geografía vasca, así como en la Aste Nagusia bilbaina. Hoy posee, igualmente, gran actividad, como dice Ortega. "Afortunadamente, ya no somos los únicos".

Hoy en día, una de las actuaciones más importantes que lleva a cabo Bihotz Alai, y que nadie más organiza, es el aurresku de mujeres de Deusto, acontecimiento que se recuperó en 1999. De nuevo, se trata de una tradición rescatada por este grupo de dantzaris, pero que no se centra en la exclusividad. "Todos los años bailan chicas nuevas. Se realiza una convocatoria abierta, en todos los grupos de euskal dantzak de Deusto. Nosotros nos encargamos de organizarlo, pero no nos atribuimos el mérito", señala.

50 aniversario

Bihotz Alai Deustuko Folklore eta Dantza Taldea

Bihotz Alai llegó en 2008 al medio siglo de vida. Entonces, la cita no pudo celebrarse. "Queríamos organizar algo muy especial y nos pilló el toro", confiesa Jabi Ortega, uno de los encargados de planificar el acontecimiento. La organización del evento se complicó en 2008, por lo que, la celebración del 50 aniversario se retrasó hasta 2010. "El motivo del retraso es que hemos querido reunir para la ocasión a todos los componentes del grupo desde 1958 hasta 2010", explica Ortega. Una tarea nada fácil. Para ello, se enviaron más de 300 cartas para convocar a los antiguos miembros.

"Algunos habían cambiado de dirección, otros no contestaron a la citación, y a otros la fecha de la fiesta no les venía bien. Además, estaba la organización de la exposición, la localización y datación de las fotos. Y, por supuesto, la reserva de un restaurante en el que cupiéramos todos. ¡Toda una odisea!", comenta Jabi.

Finalmente, con más de un quebradero de cabeza, consiguieron establecer una fecha para la celebración del evento. Así, hoy, en la plaza de San Pedro de Deusto, y si el tiempo acompaña, tendrá lugar la fiesta en honor de todos los que son y han sido miembros de Bihotz Alai durante sus 50 años de vida. El acto comenzará a las 10.00 horas en la plaza de San Pedro, cuando se inaugurará la muestra de la colección de fotos retrospectivas del grupo desde sus inicios en 1958 hasta hoy. La exposición cuenta con un total de 150 fotos seleccionadas de entre las más de 700 imágenes que los miembros de Bihotz Alai recopilaron. No ha supuesto una tarea sencilla, Jabi Ortega y el resto de miembros realizaron un gran esfuerzo para reunir y datar las imágenes. "El proceso de selección resultó muy complicado. Era como elegir entre una madre o un padre, todas las fotos tenían algo especial", comenta Ortega. La muestra no sólo se centra en el grupo de danzas de Deusto, se trata de un compendio de imágenes, en las que se constata, la existencia de grupos de dantzaris desde 1960 hasta la actualidad.

Simultáneamente, dará comienzo un pasacalles de txistularis, compuesto por miembros de todas las épocas, que amenizarán la jornada. Asimismo, a las 11.00 horas también en la plaza de San Pedro, tendrá lugar un taller para los pequeños. Los niños podrán hacer chapas y otras actividades para su disfrute.

Una hora más tarde, sobre el mediodía, todos los miembros de Bihotz Alai, los que se encuentran en activo y los ya retirados, podrán participar activamente en la actuación. "Todo aquel que se anime podrá bailar un aurresku", cuenta Ortega.

Tras el esfuerzo físico, tocará recuperar fuerzas con una buena comida en la Casa Vasca, en la que participaran también los miembros de todas las épocas, tras la cual la fiesta continuará bailando "hasta que el cuerpo aguante", dice Ortega.

Las neskas y dantzaris del grupo.

Las neskas y dantzaris del grupo.


 

Dokumentuaren akzioak