Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Jóvenes dantzaris llenaron de bailes la Euskal Etxea de Chivilcoy, en un exitoso encuentro de centros vascos

Dokumentuaren akzioak

Jóvenes dantzaris llenaron de bailes la Euskal Etxea de Chivilcoy, en un exitoso encuentro de centros vascos

Komunikabidea
EuskalKultura.com
Tokia
Chivilcoy, Argentina
Mota
Albistea
Data
2006/08/04

La Euskal Etxea de Chivilcoy vive con gozo la 'resaca' del exitoso Taller de Bailes Vascos realizado el pasado sábado en su sede a cargo del grupo de dantza Aurtzaka. Los dantzaris guipuzcoanos, de gira por Argentina, fueron los encargados de impartir una clase abierta de euskal dantzak, que superó todas las previsiones de sus organizadores y reunió a un significativo grupo de centros vascos de la región. El taller se convirtió así en un encuentro de dantzaris, jóvenes y mayores, así como de las personas comprometidas y simpatizantes de la cultura vasca en la región.

El éxito de la jornada ha sido acogido con especial alegría en la Euskal Etxea chivilcoyana, que desde hacía meses trabajaba con ilusión preparando el encuentro y la recepción de Aurtzaka. 'Hemos visto cumplido el sueño de ver la casa vasca --que se encuentra en la etapa final de su construcción y aún sin inaugurar-- llena de niños y jóvenes, de centros vascos y cultura, a través de la música y la danza', explica con mal disimulado orgullo Nelba Calonge de Letamendi, referente de Danzas Vascas del Beti Aurrera.

La jornada contó con la participación de dantzaris, profesores de dantza y miembros de Comisiones Directivas de los Centros Vascos de Azul, Laprida, Rauch, 9 de Julio, José C. Paz, Cañuelas, Bahía Blanca, Pergamino, Paraná y Suipacha. Más tarde se les sumarían respresentantes de los centros de Mercedes, Bragado y Alberti. Las distintas delegaciones fueron llegando a lo largo de la mañana del sábado, algunos haciendo largos desplazamientos para estar presentes en el encuentro. 'En primer lugar llegó Laprida, desde 400 km, con un grupo de chicos, jóvenes, profesores de danzas, directivos y adultos acompañantes', explica Nelba. Otros, como la delgación de Azul, habían llegado a Chivilcoy a las seis de la mañana, debido a las malas combinaciones de los medios de transporte público de que disponían.

Nuevas amistades y pasos de baile


A partir de las dos de la tarde, las delegaciones fueron entrando en el Centro Vasco, donde fueron recibidas por los jóvenes del Centro Vasco de Chivilcoy y los miembros del Grupo de Danzas, que participaron activamente en la organización, acreditando a los visitantes y ejerciendo de orgullosos anfitriones del encuentro.

En este punto comenzaron a ensayarse los primeros pasos de baile y a gestarse las primeras complicidades entre jóvenes de unas y otras euskal etxeas. 'Les mostraban su casa, les hablaban de lo que hacían y trataban de hacerse amigos de otros jóvenes con iguales inquietudes por la cultura vasca. Verlos a todos juntos, fue para nosotros como una ilusión cumplida', cuenta Nelba con emoción.

La tarde comenzó a animarse con estos bailes, a la espera de la llegada de la actuación de Aurtzaka. Tras el recibimiento a los dantzaris guipuzcoanos dio comienzo la clase abierta, que se extendió hasta las 19:00. Los más txikis por un lado y los mayores por otro, todos siguieron atentamente las explicaciones de los profesores de Aurtzaka, al ritmo marcado por los músicos de la agrupación beasaindarra. Tras la clase, profesores y alumnos disfrutaron de una mateada, ofrecida por las madres del Beti Aurrera. El perfecto punto final de la noche fue la actuación del grupo Aurtzaka, que deleitó a los presentes con su espectáculo de bailes del Goierri.

Ya se planean próximas ediciones

El Encuentro dejó muy buen sabor de boca a los participantes, tanto a los organizadores de Chivilcoy como al resto de Centros Vascos asistentes. Fuentes de la Euskal Etxea chivilcoyana expresaron su gratitud a los dantzaris de Aurtzaka, agradeciendo su visita tanto desde el punto de vista artístico, como 'por su calidad personal, su humildad y su forma de ser'. 'Aurtzaka fue algo muy bueno para nosotros, no sólo por su actuación, sino porque dio lugar a un encuentro de colectividades vascas que superó todas nuestras previsiones', destaca a euskalkultura.com la referente de danzas chivilcoyana.

'Fue una jornada de caramadería vasca', describe Nelba. Las Euskal Etxeas participantes en el encuentro agradecieron a Chivilcoy el haberles brindado la oportunidad de participar en él y manifestaron su interés por repetir la experiencia en próximas ediciones. 'Nos lo agradecían, cuando éramos nosotros los agradecidos con los grupos que habían aceptado nuestra invitación y habían venido a visitarnos', señala. Era una constante el deseo de que estos encuentros regionales se repitan, y las directivas de los centros vascos participantes ya trabajan en el proyecto de repetir la experiencia y organizar reuniones de las euskal etxeas de la zona. Se trató, en opinión de muchos de los presentes, de una jornada única, que permitió trabar amistades e intercambiar pareceres, creando lazos que se espera contribuirán a un futuro desarrollo aún más coordinado de la cultura vasca en la región.

Dokumentuaren akzioak