Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Burguete recupera su 'Ingurutxo de Auritz' y lo presenta en un festival

Dokumentuaren akzioak

Burguete recupera su 'Ingurutxo de Auritz' y lo presenta en un festival

La danza se bailará hoy , junto a otras 16, en la casa de cultura de la localidad. La fiesta comenzará a las 19.30 horas y contará también con dos cantantes euskaldunes, un bertsolari y una corista

Egilea
Erika Jara
Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Pamplona
Mota
Albistea
Data
2005/02/26

Según el coreógrafo y folklorista Juan Antonio Urbeltz, quien se ha encargado de recuperar y recopilar las danzas del festival, el Ingurutxo de Auritz se perdió poco antes de los años 30 al cambiar de costumbres y hábitos de vida los habitantes de Burguete y de los valles de alrededor. "Hace 35 años mi mujer y yo preguntamos en el valle de Aezkoa a la gente si reconocían las melodías, y algunos nos contestaron: Sí, yo lo escuché una vez ¡en el año 19!", explicó. Por este motivo, el objetivo de este festival es claro: "Que la gente del pueblo pueda recuperar este elemento de identidad y que haga suyas las danzas tanto en las fiestas patronales como en carnavales", señaló Urbeltz.



La recuperación de la danza, puntualizó, "no ha sido complicada, porque este tipo de bailes por parejas se conservan en muchas partes de Navarra y nos hemos quedado con la esencia. Por otra parte, los ritmos están unidos al movimiento del cuerpo de una forma muy elemental, lo que permite recobrar fácilmente los pasos si la gente siente deseos de bailar" reconoció el coreógrafo.



Identidad. Urbeltz destaca la importancia de la danza en la identidad cultural de los pueblos, y avisa de que "nadie se debe pensar que las cosas que se pierden se recuperan con otras, porque si se ha perdido, es para siempre, y lo que venga después será otra cosa diferente". Recuerda los tiempos en que los jóvenes del pueblo se disputaban el puesto de mayordomo del Ingurutxo porque eso les aportaba liderazgo social. Es consciente de que "la gente no puede ir con las albarcas puestas todos los días, pero está bien que una vez al año se recupere un modo de bailar interesante. Esto no impide que luego lleven la vida moderna de los ordenadores". Para ello, propone que se tome alguna medida por la cual "los jóvenes pudieran reunirse los fines de semana para recordar esas tradiciones, sin falta de menoscabar sus salas de fiestas o las reuniones que tengan costumbre de hacer". Incluso se le ocurre alguna original idea: "Si las muchachas entienden de calidad, tienen que saber que estos trajes son elegantes. Si una vestimenta no es adecuada, uno siente que va disfrazado, pero si las mozas de Auritz se ven bellas, eso cambia las cosas".

Dokumentuaren akzioak