Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Blanco reencuentro entre Ituren y Zubieta

Dokumentuaren akzioak

Blanco reencuentro entre Ituren y Zubieta

El sonido de los cencerros inundó el carnaval de ituren, en un día radiante. El puente de Lasaga fue escenario de una visita que hoy protagoniza Zubieta

Egilea
Esther Áriz
Komunikabidea
Diario de Noticias
Tokia
Ituren
Mota
Albistea
Data
2007/01/30

Una vez lleno el estómago, el sonido de los cencerros anunciaba la inminente partida de los joaldunak pero, antes de iniciar su ruta, éstos necesitaban la ayuda de hasta tres personas para enfundarse los complicados trajes que llevarían durante su desfile por las calles del pueblo.

El característico atuendo que visten los joaldunak se compone de: camisa blanca y pantalón azul cubierto con enaguas almidonadas; abarcas y gruesas medias de lana; un manto de piel de oveja a la que se atan los dos cencerros y el tradicional ttuntturo, un gorro decorado con cintas de colores. "El traje no pesa tanto. Los cencerros son de 10 o 12 litros, pero si están bien colocados y haces correctamente el movimiento de pelvis, al día siguiente no tienes por qué tener ni agujetas", explicaba Iban Isasi, uno de los joaldunak de Ituren.

<br /><br />En cuanto al significado histórico de estos personajes que ya forman parte de la cultura popular, no está del todo claro, pero la tradición dice que, "además de ser un ritual para bendecir la tierra, es una manera de ahuyentar los malos espíritus".

Tras finalizar este laborioso ritual, los joaldunak (entre los que había varios txikis) comenzaron su desfile en el frontón de la localidad, danzando en ordenadas hileras de dos en dos, y ofreciendo a los presentes el ritmo y el sonido ancestral de sus cencerros.

<br /><br />Entre el público asistente al espectáculo, destacó la presencia de numerosos niños, muchos de ellos llegados desde otros pueblos de alrededor que aprovecharon el carnaval para "salir de excursión". "Nosotros venimos de cuatro escuelas de Guipúzcoa: Aizarnazabal, Aizarne, Arroabea y Oikiaia. A los niños les gustan mucho los carnavales y nos hemos animado a venir", explicaba Igone Kalzakorta, profesora de Arrobea.

<br /><br />El momento más esperado<br /><br />El recorrido por las calles del pueblo terminó, como cada año, en el puente de Lasaga, cuando los joaldunak de Ituren (28 en total), los de Aurtitz (14) y los de Zubieta (12) se reencontraron para después reanudar el camino de vuelta que les llevaría de nuevo a la plaza del Ayuntamiento, en donde el público pudo disfrutar del desfile de típicas carrozas como la de talos, u otras curiosas como una que representaba un matadero.

En el día de hoy, el público que se acerque hasta Zubieta podrá disfrutar del mismo ritual, pero siendo esta vez los vecinos de esta localidad, los que salgan al encuentro de los joaldunak de Ituren.

Dokumentuaren akzioak